Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

Montevideo, 25 de octubre de 2016

Comunicado del Comité de Estabilidad Financiera

En su reunión del día de hoy el Comité de Estabilidad Financiera evaluó la situación del sistema financiero doméstico y los potenciales riesgos que podrían afectar su estabilidad.
Los miembros del Comité concordaron en que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y operando con normalidad. En este sentido, luce apto para facilitar el desempeño presente y futuro de la economía, así como para gestionar los riesgos que podrían afectarle.
La moderada volatilidad en los mercados financieros en el último trimestre ha determinado una coyuntura financiera internacional más favorable para las economías emergentes. De todas formas, el bajo dinamismo de las economías avanzadas, los desafíos que enfrentan sus instituciones financieras en un contexto de tasas de interés negativas y alta morosidad (particularmente en Europa), así como la incertidumbre política en algunos ciclos electorales y procesos de negociación, como el de salida del Reino Unido de la Unión Europea, podrían implicar episodios de mayor volatilidad que la anticipada en los mercados financieros. A este riesgo se suma el de un menor dinamismo que el esperado en las principales economías emergentes, en particular China.
La situación a nivel regional continúa siendo compleja aunque se podría estar ante un punto de inflexión. Desde el último Informe se han resuelto factores de incertidumbre, fundamentalmente de carácter político en Brasil, al tiempo que se han comenzado a procesar ajustes largamente postergados en Argentina. De todas formas, en ambas economías persiste la necesidad de continuar mejorando la situación en el plano fiscal para evitar el riesgo de un deterioro de la situación económico-financiera.
La economía uruguaya mantendría en 2016 el ritmo de crecimiento económico del año previo. En un marco global y regional complejo, los indicadores del sector real se mantienen desacoplados de los de la región. En este contexto, las autoridades económicas han tomado medidas para lograr una senda de sostenibilidad de los indicadores financieros y la reducción de la inflación. Estas medidas complementarán otras capacidades de la economía uruguaya para la gestión de riesgos tales como la flexibilidad cambiaria, el nivel de reservas internacionales, la estructura de liquidez y endeudamiento del sector público y la gestión de la deuda pública.
Una vez evaluados los factores de riesgo se concluyó que su materialización no tendría impactos significativos sobre la estabilidad del sistema financiero doméstico. Esto se debe a la solidez del propio sector financiero, a su baja exposición a los riesgos identificados, así como a la naturaleza de los mismos y a las capacidades de la economía uruguaya para su gestión.
En síntesis, el mapa de riesgos para la estabilidad financiera en Uruguay no muestra señales de alerta ya que por su naturaleza, probabilidad de ocurrencia, impacto potencial y capacidades de gestión, los riesgos relevantes podrían ser procesados por el propio sistema financiero sin ocasionar perturbaciones de carácter sistémico.
La situación del sistema financiero doméstico y los riesgos para su estabilidad continuará siendo monitoreada por el Comité en el lapso que medie hasta su próxima reunión, fijada para el mes de abril de 2017.