Cómo reducir gastos​
 
No es sencillo de realizar ya que siempre es más fácil pensar en nuevos gastos que en nuevos recortes de gastos…De todas formas, como muchas veces no hay otra opción, lo importante es tener claro cuáles son nuestros gastos ineludibles y cuáles de ellos se pueden suprimir o modificar.
 
Conviene distinguir entre:
 
Gastos fijos: Tienen presencia previsible y relativamente constante en el presupuesto. Algunos pueden modificarse con la conducta de la familia (tarifa Ute, Antel, etc) y otros no (alquiler, contribución inmobiliaria, cuota de un préstamo, etc). Los primeros son gastos fijos modificables y los segundos gastos fijos no modificables. En su gran mayoría se caracterizan por llegar al hogar en forma de tarifas o estados de cuenta.
 
Gastos variables: varían de un período a otro y siempre se pueden modificarvoluntariamente.. Algunos tienen presencia todos los meses en el presupuesto, como los de alimentación, transporte, vestimenta, salidas a comer afuera, y otros son extraordinarios, como la reparación de un electrodoméstico, el festejo de un cumpleaños).
 
Cuando hay que recortar, normalmente es más fácil empezar con los gastos variables.
 
Ya sea que deba manejarse con menos ingresos, o simplemente, que quiera administrar mejor su presupuesto, recortar gastos puede ser difícil cuando todas sus cuentas mensuales parecen ser necesarias. Sin embargo, incluso si Ud. gasta con inteligencia, es probable que haya gastos que pueda recortar de todos modos.
 
¿Es posible reducir gastos?
 
Para cada tipo de gasto, existen diferentes tácticas que se pueden utilizar para intentar hacer recortes:
 
Gastos fijos no modificables
 Presupuesto-Recorte.png
Estos gastos tienen un monto en pesos que no cambia de un mes a otro, como los préstamos hipotecarios, cuota de educación o de alquiler. Son difíciles de modificar en el corto plazo.
 
Cómo hacer recortes, ejemplo:
 
Si se trata del alquiler, quizá sea posible encontrar un lugar más accesible o conseguir un compañero para compartir el lugar, si el contrato lo permite.
 
Gastos fijos modificables 
 
Estos gastos, aunque necesarios, pueden variar de acuerdo con su uso, como costos de luz eléctrica, agua, o teléfono, por lo que son más fáciles de reducir que los anteriores. Si bien tienen un monto fijo mes a mes, hay una parte de la tarifa que puede ajustarse con el comportamiento de la familia (apagando luces, cerrando la canilla cuando no se use, etc)

Cómo hacer recortes de gastos fijos modificables, ejemplo:
 
Aire.png
Los costos de energía eléctrica pueden bajar sensiblemente, limitando el uso del aire acondicionado en verano y bajando el termostato en invierno. Apagar las luces cuando no se necesitan y desconectar los electrodomésticos cuando se va de vacaciones, puede redundar en beneficios.
 
 
 
Gastos variables
 
Estos gastos incluyen todo aquello que responda a sus deseos y necesidades personales, como gastos en vestimenta, comida fuera del hogar, etc. ¡¡¡Cuidado con las “necesidades” de cosas prescindibles !!!
 
Cómo ajustar gastos variables:
 
- Si concurre en auto al trabajo o a una institución educativa, considere la posibilidad de utilizar bicicleta o el transporte público.
- Aprovechar ofertas de los productos que se necesitan.
 
Cómo ajustar el presupuesto
 
Ante todo, hay que concientizarse que habrá que priorizar gastos y posponer o eliminar algunos. Priorizar necesidades también puede ayudar a alcanzar el éxito financiero a largo plazo. Algunos tips para gastar menos:

- Analice sus gastos diarios y piense cuáles puede recortar. Por ejemplo, cuando pasa por el kiosco y compra golosinas. Es poco dinero el que gasta, pero si sumamos todo lo que gasta en el año, el monto es más considerable.
- Considere cocinar más en su casa y que las comidas fuera del hogar sean más ocasionales.
- Intente reducir la cantidad de servicios personales que paga, es posible que se sorprenda al ver cuánto ahorrará.Intente reducir la cantidad de servicios personales que paga, es posible que se sorprenda al ver cuánto ahorrará.
 
El cuadro que sigue le ayudará a ordenarse, analizando y priorizando sus gastos, de modo de poder determinar qué tipo de gasto podría o querría ajustar. Hay gastos que son obligatorios, que pueden ser a su vez fijos modificables o no, o variables. Hay otros que, si ser obligatorios, son necesarios, y otros, secundarios. Evidentemente, los gastos secundarios, ya sean variables o fijos modificables, son los más sencillos de ajustar.
 
Cuadro para ordenar el presupuesto
 
 
Imprevistos
  
Por más que se tenga un detallado listado de gastos, hay muchas variables que se escapan a nuestros cálculos. Accidentes, divorcios, pérdida de trabajo, rotura de electrodomésticos, gastos médicos, son algunos de los posibles problemas no planificados.
 
Si no se cuenta con un fondo de dinero para imprevistos, lo normal es tener que recurrir a opciones más costosas, como por ejemplo:
 
1. Pedir un préstamo o agregar dichos costos en una tarjeta de crédito. Endeudarse más en tiempos difíciles, aumentarían nuestros gastos fijos a través de los intereses cuando menos nos lo podemos permitir. Es la mejor forma de caer en la trampa de un endeudamiento cada vez mayor.
 
2. Deshacernos anticipadamente de inversiones amás largo plazo, como acciones o bonos. Convengamos que si necesitamos el dinero no podremos evaluar si en ese momento el mercado nos es favorable o no, lo que puede implicarnos hasta una pérdida.
 
Fondo de Emergencia
 
Si bien no se pueden evitar los imponderables, tener un fondo de emergencia aliviará la situación al poder enfrentar económicamente tales inconvenientes.
 
Los expertos aconsejan acumular un fondo de emergencia no inferior a tres meses de gastos normales, es decir, lo suficiente para pagar la hipoteca o el alquiler y las cuotas de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. durante ese período. Es conveniente monitorear continuamente para confirmar que, en caso de una urgencia, el monto de dicho fondo alcance.
 
Muchas veces lleva más de un mes completarlo, por tanto, como sugerencia, se propone apartar una cantidad razonable cada mes a estos efectos hasta cubrir la cantidad objetivo. A partir de entonces se podrá destinar el ahorro mensual a las inversiones.
 
Los fondos de emergencia tienen que estar disponibles para poderlos utilizar enseguida, ya que los imprevistos ocurren sin avisar previamente. Por tanto, conviene mantenerlo separado de la cuenta que utilizamos para el funcionamiento mensual, ya que la idea es no tocarlo excepto para verdaderas emergencias  A tales efectos, tenemos que tener en cuenta que ese dinero tiene que contar con las siguientes características: liquidez y seguridad y en menor medida, rentabilidad.
 
Liquidez: El dinero que destinamos a este fondo debe estar disponible para cuando se necesite.
 
Seguridad: El fondo de emergencia tiene que estar colocado no solamente dónde lo pueda retirar enseguida sino en productos sin mayor riesgo, que garanticen la preservación del capital. No conviene invertir el fondo en acciones, o inversiones a largo plazo.

Rentabilidad: Si bien el objetivo de este fondo no es obtener rentabilidad, se puede evaluar que el mismo dé alguna  rentabilidad, por pequeña que sea.
 
A vía de ejemplo, entre otras opciones, es posible utilizar una cuenta de depósitos, que puede ser caja ahorro u otra (información sobre depósitos). También, actualmente se ofrecen alternativas de inversión líquidas, por montos muy chicos, tales como algunos fondos de inversión,  participaciones en letras de regulación monetaria, a las que es posible acceder con facilidad, a través de distintos agentes, como por ejemplo las redes de cobranza, bancos, corredores, etc.