Cómo hacer un Presupuesto paso a paso
 
 
Tenga en cuenta que todos los ingresos y gastos deben corresponder al mismo período de tiempo. Es decir, si introducimos ingresos y gastos mensuales, aquellos gastos que sólo pagamos una vez al año, se tendrán que dividir entre los doce meses.
A continuación se detallan los pasos a seguir a fin de realizar un presupuesto:
 
1. Determinar en forma detallada, los ingresos, los gastos y el ahorro
Ingresos:

Dinero
En primer lugar se deben detallar los ingresos con los que se cuenta. Es decir, los ingresos de dinero que tenemos mensualmente. Estos pueden ser por sueldos, pensiones, jubilaciones, alquileres, trabajos independientes, honorarios, intereses de inversiones, etc. En caso de que los ingresos no sean mensuales y se reciban en determinados meses (ejemplo intereses de un plazo fijo, etc.), se consideran ingresos variables, y se aconseja sumarlos y dividirlos entre doce, a afectos de asignar una parte de ellos a cada mes.
 

Gastos:

facturasLos gastos son todas las salidas de dinero que se concretan. Al elaborar un presupuesto se deben de tener en cuenta TODOS los gastos, sean estos grandes o chicos. Estos gastos irán desde la cuota de alquiler o del préstamo de vivienda, hasta la
propina que damos por un servicio.
 
Hay que identificar y apuntar todos los gastos, por pequeños que sean. Tengamos en cuenta los gastos que tenemos todos los meses, algunos cuyo importe no varía, como el alquiler, la cuota del préstamo de vivienda; , otros, como la cuenta de luz, agua, teléfono, transporte, comida, cuyo monto puede variar mes a mes y también, los gastos extraordinarios, como por ejemplo: cumpleaños, rotura de un electrodoméstico, remedios, etc.
Una vez obtenidos los datos de ingresos y egresos, se podrá pasar al siguiente paso:
 
Ahorro:
 
Una buena medida es que se asigne un porcentaje del ingreso mensual al ahorro, por ejemplo, el 10% del sueldo. Esto se podrá destinar en un futuro para eventuales gastos imprevistos, como la rotura de un electrodoméstico, la futura compra de una casa o simplemente para mejorar la vida post jubilación.
ahorro
  
La mejor forma de lograrlo es incorporar ese 10% dentro de los gastos fijos obligatorios del presupuesto.  Es decir, asumir la obligación de retener una cantidad fija cada mes, antes de presupuestar otros conceptos variables. Lo importante es incorporar el hábito del ahorro y, a principios de mes antes de gastar el dinero en otras cosas, apartar una cantidad para destinar al mismo.
 
Probablemente, después de realizar todos los recortes posibles, el presupuesto no le permita ahorrar ese 10% de su sueldo. En tal caso, destine un porcentaje menor, pero no deje de ahorrar. Por más que el monto sea pequeño, la idea es incorporar el hábito del ahorro sistemático.
 
2. Ajustar las desviaciones
 
La clave de este paso es tener claro que, gastar más del dinero que recibimos como ingreso, es muy peligroso, por tanto, si se está en esa situación no hay otra solución que aumentar los ingresos o bajar los gastos y adecuarse a los ingresos.
Para que el presupuesto no sea deficitario, los ingresos tienen que ser mayores o iguales a los egresos.
Si bien aumentar los ingresos es una posibilidad, muchas veces es difícil de concretar y no depende de nosotros. En cambio, reducir los gastos, sí depende de nosotros.