Proceso Fundacional del Banco Central del Uruguay

Edificio del BCU BANCO DE LA REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

Por Ley N° 2.480 de 4 de agosto de 1896 se aprobó la carta orgánica del Banco de la República Oriental del Uruguay, bajo la forma de persona jurídica dotada de amplísima descentralización.
Este banco, que  quedó efectivamente constituido el 24 de agosto de 1896, reunía entre sus competencias funciones bancocentralistas.

Por Ley N° 9.496 de 14 de agosto de 1935 se dispuso una importante modificación en su regulación jurídica, en la que aparece, el primer atisbo de lo que sería la base del Banco Central del Uruguay, dado que independiza de los demás servicios del Banco, al Departamento de Emisión con facultades de emisión y las inherentes a una organización bancocentralista (estudio de todas las cuestiones relacionadas con el régimen monetario y su gobierno y dirección, supervigilancia y fiscalización de las disposiciones que se dicten sobre el régimen de la banca privada, nacional y extranjera).

Por Ley N° 9.808 de 2 de enero de 1939 se aprobó una nueva Carta Orgánica de la institución, que fue categorizada como un ente autónomo y consagró  dos Departamentos separados: el Bancario y el ya referido Departamento de Emisión.
A las funciones de este departamento se agregan disposiciones que confieren competencia en materia de acuñación de monedas, en la forma que disponga el Poder Legislativo.

HACIA LA CREACIÓN DEL BANCO CENTRAL DEL URUGUAY (1939-1966).

Mientras se contribuía por diversos sectores de la opinión a la creación de un banco central, a partir de 1939, pese a mantenerse la estructura del Departamento de Emisión dentro del Banco de la República, se comenzó a legislar en forma independiente sobre aspectos concernientes a la temática bancocentralista.

 

Acceder al documento completo



07 de julio de 2021
Hacia una moneda de calidad: Financiamiento de riesgo y de largo plazo en pesos
El segundo taller en el marco del proceso de diálogo que lidera el Banco Central del Uruguay (BCU) para avanzar en el desarrollo de mercados en pesos se llevó a cabo este miércoles 7 de julio. Esta instancia, al igual que la del día anterior, fue realizada en coordinación entre la Unidad de Maestrías y Postgrados en Economía (UMPE) de la Universidad de Montevideo (UM) y el BCU.El primero de los talleres, “Perspectivas de la desdolarización del ahorro y el crédito del sistema financiero”, realizado el martes 6 de julio, contó con la apertura del vicepresidente del BCU, Washington Ribeiro​ y las exposiciones del presidente del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), Salvador Ferrer; del Chief Executive Officer de Scotiabank Uruguay, Horacio Correge; y de la economista Bárbara Mainzer, quienes en sus respectivas disertaciones brindaron distintas perspectivas de la “desdolarización” de la economía por el lado del sistema bancario.El segundo taller, “Financiamiento de riesgo y de largo plazo”, realizado el miércoles 7 de julio, contó con la participación del gerente de Asesoría Económica del BCU, Gerardo Licandro y las exposiciones del presidente de la Comisión de Promoción del Mercado de Valores, Alberto Estrada; del gerente Financiero del Shopping de Tres Cruces, Marcelo Lombardi; del gerente de Inversiones de República AFAP, Martín Larzábal; y del vicepresidente de SURA Asset Management, Gerardo Ameigenda; quienes disertaron sobre el desarrollo del mercado en pesos en relación con el desarrollo del mercado de valores.Durante ambas jornadas, se plantearon ideas para avanzar en el camino hacia una moneda de calidad.Entre los temas tratados se destacan los avances presentes y necesarios en materia de política monetaria, la necesidad de avanzar en el perfeccionamiento de las referencias para la asignación del crédito con el desarrollo de las curvas de rendimientos en pesos y unidades indexadas (UI), el desarrollo de los fondos mutuos, la reducción del costo de crédito en moneda doméstica y la necesidad de atacar la dolarización de precios de inmuebles y los componentes culturales de la dolarización. Asimismo, se discutió sobre un conjunto de incentivos desde el punto de vista tributario y regulatorio que podrían contribuir en el proceso.Estos talleres forman parte del proceso de diálogo que lidera el Banco Central del Uruguay para reducir la dolarización y avanzar en el desarrollo de mercados en pesos y forma parte de la estrategia del BCU en materia de la construcción de una moneda de calidad.
06 de julio de 2021
El vicepresidente Washington Ribeiro sobre moneda de calidad: “Alcanzar una inflación sostenidamente baja es una condición necesaria para que la sociedad confíe en su moneda”
​​Los dos talleres sobre moneda de calidad organizados por la Unidad de Maestrías y Postgrados en Economía (UMPE) de la Universidad de Montevideo para los días 6 y 7 de julio permiten continuar con la agenda de actividades de intercambio que lleva el Banco Central del Uruguay (BCU) con los actores económicos.El primero de los talleres, realizado este martes 6 de julio, contó con la apertura del vicepresidente del BCU, Washington Ribeiro; y la participación del gerente de Asesoría Económica del BCU, Gerardo Licandro.En las palabras de apertura de esta instancia, el economista Ribeiro recordó que el Banco Central promueve el diálogo abierto con diferentes organizaciones que agrupan a los agentes económicos o partes interesadas. Esto ha generado un debate respecto al asunto que “es muy positivo porque el intercambio de opiniones nos enriquece”, dijo Ribeiro.“Hemos escuchado desde las ventajas de la desdolarización hasta posiciones de dolarización extrema. En última instancia la dolarización está impregnada en la cultura económica uruguaya. Por diversas causas, pero sobre todo por fuertes crisis, inflaciones altas, el hecho de ser una economía abierta y con libre movilidad de capitales. Y por qué no pensar también en los diferenciales de rendimiento y falta de productos atractivos”, subrayó Ribeiro.En ese sentido, recordó la condición necesaria de que para contar con una moneda de calidad se requiere estabilidad financiera sostenida a lo largo del tiempo en sentido amplio. “Los cambios culturales se procesan en tanto la sociedad vaya ganando confianza en el escenario resultante”, remarcó el vicepresidente del BCU, y añadió que “alcanzar una inflación sostenidamente baja es una condición necesaria para que la sociedad confíe en su moneda”.No obstante, la configuración del nuevo escenario requiere que los agentes económicos se sientan confortables con los cambios y en ese sentido el debate contribuye en el diseño de las políticas, finalizó Ribeiro. El taller contó con las exposiciones del presidente del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), Salvador Ferrer; del Chief Executive Officer de Scotiabank Uruguay, Horacio Correge; y de la economista Bárbara Mainzer quienes en sus respectivas disertaciones también dieron una perspectiva del lado de los usuarios del sistema y beneficiarios últimos de políticas públicas.El segundo taller sobre el tema moneda de calidad organizado por la Unidad de Maestrías y Postgrados en Economía (UMPE) de la Universidad de Montevideo tendrá lugar el miércoles 7 de julio.
05 de julio de 2021
El vicepresidente del BCU expuso en reunión de ministros de Economía y presidentes de bancos centrales del MERCOSUR
​El vicepresidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Washington Ribeiro, participó este lunes 5 de julio de la Reunión de Ministros de Economía y Presidentes de Bancos Centrales de Estados Parte y Asociados del Mercado Común del Sur (MERCOSUR)​, que se realizó en formato virtual.Durante su intervención en el encuentro, el economista Ribeiro contextualizó que en 2020, al asumir la nueva gestión de gobierno en Uruguay, el Banco Central se enfocó en trabajar en el alineamiento de la inflación y sus expectativas al rango meta, una agenda que se lleva adelante más allá de los desafíos que plantea la pandemia.En el contexto de emergencia sanitaria, Ribeiro expuso que la prioridad estuvo en asegurar la liquidez necesaria para el funcionamiento de la economía, fijando la tasa de interés de referencia en niveles reales históricamente bajos, incluso en la comparación internacional. Asimismo, explicó que se implementó un régimen de reducción de encajes de forma temporaria y con el objetivo de estimular el crédito, además de otras excepciones normativas.Posteriormente, repasó que se adoptó la tasa de interés como instrumento de política monetaria, a lo que se añade una serie de avances en la comunicación de la política monetaria.“Tratamos que nuestro mensaje se entendiera mejor a nivel de las partes interesadas y, sobre todo, iniciamos un camino de diálogo con analistas económicos y formadores de precios siempre con el objetivo de fortalecer la credibilidad del banco, hacer el banco más transparente y brindar una mayor rendición de cuentas”, sostuvo el vicepresidente del BCU.De forma complementaria, el economista Ribeiro señaló que el Banco Central lleva adelante dos agendas. Una referida a la modernización del sistema de pagos, y otra referida a la consolidación de una moneda de calidad.“Creemos que en la medida que Uruguay logre un nivel de inflación estable y perdurable en el tiempo, sumado otro tipo de cambios, podemos hacer que la moneda nacional sea mucho más fuerte y, por lo tanto, la política monetaria y sus canales de transmisión sean mucho más potentes”, finalizó el vicepresidente del BCU ante las delegaciones que participaban de la Reunión de Ministros de Economía y Presidentes de Bancos Centrales de Estados Parte y Asociados del MERCOSUR.En representación de Uruguay también asistió el director de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Hernán Bonilla, quien repasó aspectos relacionados con la gestión de la pandemia con énfasis en los aspectos económicos.Durante el encuentro las delegaciones de los diferentes países que integran el bloque repasaron las medidas adoptadas en cada caso para enfrentar la pandemia del COVID-19 en la región y mencionaron la importancia que tiene el multilateralismo para hacer frente a estos desafíos.