Noticias sobre Política Monetaria

Imagen Resumen
Imagen Noticia
26/12/2019
Comunicado del Comité de Política Monetaria
​​​​​​​​​​​​​​El entorno económico internacional se mantiene caracterizado por un elevado grado de incertidumbre política y económica. Existen perspectivas más favorables desde el punto de vista financiero, luego del acuerdo de primera fase entre China y EE.UU., y por el mantenimiento de la política monetaria laxa por parte de los principales bancos centrales. Sin perjuicio de lo anterior, las proyecciones de actividad mundial se corrigieron levemente a la baja.   En Argentina se han implementado medidas de control de cambios y reprogramación de obligaciones de corto plazo, mientras que en el caso de Brasil, se verificó un mayor impulso a la agenda de reformas lo que podría implicar una mejora en las perspectivas de crecimiento económico.   En este contexto, el nivel de actividad de la economía uruguaya mostró signos de recuperación en el tercer trimestre, más allá de las expectativas de crecimiento para el próximo año basadas en los proyectos de Participación Público Privada y otros emprendimientos de gran porte como por ejemplo la planta procesadora de celulosa.   Se ha mantenido una depreciación de nuestra moneda superior a la registrada para la mayoría de las monedas de economías emergentes y otras monedas relevantes de economías desarrolladas. Durante el cuarto trimestre se observaron instancias de alta volatilidad en el mercado de cambios derivadas del entorno global y particularmente regional, con fuertes presiones compradoras de divisas, ante lo cual el Banco Central intervino a efectos de evitar volatilidades excesivas en dicho mercado.   Asimismo la prima por riesgo país de Uruguay registra niveles bajos y estables y las reservas internacionales brutas y netas se encuentran en niveles que dotan a Uruguay de una situación de liquidez internacional confortable. Todos estos elementos, junto a las fortalezas del sistema financiero han conformado una plataforma sólida desde la cual la economía uruguaya ha enfrentado la creciente incertidumbre y desaceleración económica global y el entorno regional.   La inflación alcanzó 8,40% en el año móvil cerrado a noviembre, donde se continúa notando un fuerte un impulso por parte de los bienes transables internacionalmente, principalmente asociado al aumento del precio de la carne, compensado parcialmente por un descenso en los bienes no transables.   En este marco se verificó una variación interanual del agregado monetario M1' de 7,6% al 19 de diciembre, guarismo que se encuentra dentro de la referencia indicativa definida en el último Comité de Política Monetaria (COPOM).  En función de la evolución de la actividad económica, de la inflación y de las expectativas de inflación y de acuerdo a la coyuntura y perspectivas macroeconómicas, el COPOM estimó necesario mantener una política monetaria moderadamente contractiva, consistente con la actual fase del ciclo económico. De esta forma se incidirá sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación, en especial consolidando el acercamiento de las expectativas de inflación al rango meta. Tomando en consideración estos factores y la evolución esperada de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay decidió fijar como referencia indicativa de crecimiento interanual de M1' para el primer trimestre de 2020 un rango entre 6% y 8%. Esta pauta es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta de 3%-7% para los próximos 24 meses y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria.   La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, el que tendrá lugar en abril de 2020. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional y regional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
09/10/2019
Comunicado del Comité de Política Monetaria
​El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) en función de su evaluación del contexto macroeconómico global, regional y doméstico decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% para los próximos 24 meses.En el panorama económico internacional se mantiene un entorno caracterizado por la persistencia de medidas proteccionistas y un elevado grado de incertidumbre política y económica. Ello ha traído aparejado una sostenida reducción de la actividad económica y del comercio internacional, acompañados por una nueva revisión a la baja en las proyecciones de crecimiento a nivel global. En este marco se verificó una reducción de la tasa de referencia por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos. De acuerdo a indicadores de los mercados financieros se espera una nueva modificación a la baja de dicha tasa.En Argentina se profundizó la inestabilidad macroeconómica y financiera luego del incremento de la incertidumbre verificado en el mes de agosto. En el caso de Brasil, si bien se avanzó en el proceso de aprobación de la reforma previsional, la misma aún está en proceso.En este contexto, el nivel de actividad de la economía uruguaya continuó mostrando síntomas de desaceleración, no obstante lo cual la confirmación de la instalación de un importante nuevo emprendimiento en el país provoca un incremento de la actividad en el horizonte de formulación de la política monetaria. Por su parte la cuenta corriente de la balanza de pagos mostró un superávit de 0,2% del Producto Interno Bruto, cuya evolución es acompañada por una depreciación de nuestra moneda superior a la registrada para la mayoría de las monedas de economías emergentes y otras monedas relevantes de economías desarrolladas. Asimismo la prima por riesgo país de Uruguay registra niveles bajos y estables, extremo que fue ratificado en la reciente reapertura de los bonos globales con vencimiento a los años 2031 y 2055. Las reservas internacionales brutas y netas se encuentran en niveles que dotan a Uruguay de una situación de liquidez internacional confortable. Todos estos elementos, junto a las fortalezas del sistema financiero han conformado una plataforma sólida desde la cual la economía uruguaya ha enfrentado la creciente incertidumbre y desaceleración económica global y un entorno regional caracterizado por bajas tasas de crecimiento en Brasil y la profundización de la crisis en Argentina.La inflación alcanzó 7,78% en el año móvil cerrado a setiembre, verificándose un impulso por parte de los bienes transables internacionalmente, principalmente asociado al aumento del precio de la carne, compensado parcialmente por un descenso en los bienes no transables.Asimismo, durante el trimestre se observaron instancias de alta volatilidad en el mercado de cambios, con presiones vendedoras durante el mes de julio y compradoras durante el mes de agosto. Como en anteriores oportunidades el Banco Central intervino a efectos de evitar volatilidades excesivas en dicho mercado.En este marco se verificó una variación interanual del agregado monetario M1' de 8.2%, guarismo que se encuentra dentro de la referencia indicativa definida en el último Comité de Política Monetaria (COPOM).En función de la evolución de la actividad económica, de la inflación y de las expectativas de inflación y de acuerdo a la coyuntura y perspectivas macroeconómicas, el COPOM estimó necesario mantener una política monetaria moderadamente contractiva, consistente con la actual fase del ciclo económico. De esta forma se incidirá sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación, en especial consolidando el acercamiento de las expectativas de inflación al rango meta. Tomando en consideración estos factores y la evolución esperada de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay decidió fijar como referencia indicativa de crecimiento interanual de M1' para el cuarto trimestre de 2019 un rango entre 7% y 9%. Esta pauta es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria.La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, el que tendrá lugar en diciembre de 2019. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional y regional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
12/07/2019
Comunicado del Comité de Política Monetaria
​El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) en función de su evaluación del contexto macroeconómico global, regional y doméstico decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% para los próximos 24 meses.El panorama económico internacional se caracteriza por un entorno pautado por la persistencia de medidas proteccionistas y un elevado grado de incertidumbre. Ello ha traído aparejado una reducción de la actividad económica y del comercio internacional, acompañados por una nueva revisión a la baja en las proyecciones de crecimiento a nivel global. Al mismo tiempo aumentaron las perspectivas de una reducción de la tasa de referencia por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.En Argentina se mantiene el panorama observado en el trimestre anterior caracterizado por la presencia de desequilibrios macroeconómicos, caída de la actividad económica e inflación persistente. A su vez se ha producido un aumento de la incertidumbre política en vísperas del proceso electoral. Por otra parte en Brasil se observan algunas señales de recuperación económica y se verifican avances en el proceso de aprobación de la reforma previsional.En este contexto, el nivel de actividad de la economía uruguaya continuó mostrando síntomas de desaceleración, mientras que se produjo un descenso en la inflación a fin del trimestre, alcanzando 7,36% en el año móvil cerrado a junio. Paralelamente, en el margen se ha verificado un aumento en las expectativas de inflación, las que actualmente se ubican en 7,66% para el final del horizonte de política.Asimismo, durante el trimestre se observó un cambio de portafolio por parte de inversores institucionales con una mayor preferencia por la moneda extranjera. Ello provocó una importante presión compradora en el mercado de cambios durante el mes de mayo. Como en anteriores oportunidades y a efectos de evitar volatilidades excesivas en dicho mercado, el Banco Central intervino a través de diferentes modalidades: ventas al contado, ventas a futuro y una operación de recompra de instrumentos de regulación monetaria integrada mayoritariamente en dólares estadounidenses.Cabe destacar que en lo que va del año se ha producido una depreciación de nuestra moneda superior a la registrada para la mayoría de las monedas de economías emergentes.En este marco se verificó una variación interanual del agregado monetario M1' de 10%, guarismo que se encuentra dentro de la referencia indicativa definida en el último Comité de Política Monetaria (COPOM).En función de la evolución de la actividad económica y de la inflación antes expuesta y de acuerdo a las perspectivas del contexto macroeconómico, el COPOM estimó necesario mantener una política monetaria moderadamente contractiva, consistente con la actual fase del ciclo económico. De esta forma se incidirá sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación, en especial consolidando el acercamiento de las expectativas de inflación al rango meta. Tomando en consideración estos factores y la evolución esperada de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay decidió fijar como referencia indicativa de crecimiento interanual de M1' para el tercer trimestre de 2019 un rango entre 8% y 10%. Esta pauta es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria.La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, el que tendrá lugar en octubre de 2019. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional y regional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
22/05/2019
Comunicado
Dado el entorno macroeconómico y financiero global y regional el Banco Central del Uruguay (BCU) ha decidido efectuar una operación de recompra de Letras de Regulación Monetaria (LRM) en pesos con vencimientos no mayores al 31 de diciembre de 2019 por un valor nominal de hasta 35.000 millones de pesos.   El objetivo de la oferta de recompra de LRM es facilitar el cambio de portafolios de los agentes económicos y contribuir a mitigar la volatilidad que se ha venido observando en el mercado de cambios doméstico como fruto del entorno referido en el párrafo anterior. A la vez, con esta operación el BCU bajaría su nivel de endeudamiento, obteniendo un beneficio sobre su resultado operativo, con efectos patrimoniales positivos.   Los agentes que participen de la operación efectivizarán el cobro de los títulos vendidos al Banco Central en dólares estadounidenses o pesos uruguayos de acuerdo a su elección. El plazo de recepción de las ofertas será del 27 de mayo a las 11 horas hasta el 29 de mayo a las 14 horas. Los resultados de la operación se darán a conocer el 29 de mayo a las 17 horas y la liquidación se hará el 30 de mayo.  De este modo el BCU reafirma la decisión de utilizar en su gestión de política monetaria y de deuda, todos los instrumentos disponibles a efectos de que eventos externos no se transmitan en forma desordenada a los mercados domésticos. Recompra de Letras de Regulación Monetaria emitidas por BCU en pesos por hasta un valor nominal de $ 35.000.000.000.- ​​
Imagen Noticia
14/05/2019
Comunicado
​​Dado el entorno macroeconómico y financiero global y regional el Banco Central del Uruguay ha decidido otorgar a las instituciones financieras la opción de elegir, al momento del vencimiento de las Letras de Regulación Monetaria, la moneda en la cual se efectuará el pago, pudiendo el mismo efectuarse en moneda nacional o dólares estadounidenses.  Esta opción estará vigente para los instrumentos que venzan con anterioridad al 31 de mayo de 2019, y tiene como objetivo poner a disposición de los agentes económicos una alternativa que viabilice de forma ordenada cambios deseados en sus portafolios.  De esta forma el Banco Central del Uruguay reafirma, como en oportunidades anteriores, su decisión de utilizar en su gestión de política monetaria y de deuda, todos los instrumentos disponibles a efectos de que los shocks externos no se transmitan de forma desordenada a los mercados domésticos. Condiciones para el pago de Letras de Regulación Monetaria en pesosuruguayos con vencimiento desde el 20 al 31 de mayo de 2019. ​
Imagen Noticia
02/04/2019
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) en función de su evaluación del contexto macroeconómico global, regional y doméstico decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% para los próximos 24 meses.  En el panorama internacional se ha verificado una revisión a la baja en las proyecciones de crecimiento a nivel global mientras que persiste un alto grado de incertidumbre, derivado de la escalada de medidas proteccionistas entre las dos principales economías del mundo. Asimismo, se continuó observando un cierto fortalecimiento del dólar respecto a las monedas emergentes. Por otra parte, se estaría verificando un alto en el proceso de suba de la tasa de referencia por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.  A nivel regional, si bien se registran indicios de corrección de los desequilibrios macroeconómicos, ello se da en un contexto de caída de la actividad, mayor inflación en Argentina y aumento de la incertidumbre política.  En este contexto, el nivel de actividad de la economía uruguaya continuó creciendo a tasas moderadas. Se verificó la concreción de la gran mayoría de los acuerdos salariales, en línea con las pautas oficiales. Paralelamente, se ha verificado una baja en las expectativas de inflación, las que actualmente se ubican en 7.25% para el final del horizonte de política. En el mismo sentido, se verificó una moderada caída de la inflación en el trimestre, destacándose la menor inercia de los bienes y servicios no transables de mercado.  Durante el trimestre se observó una mayor preferencia por la moneda nacional por parte de inversores institucionales y del sector privado no financiero. En dicho período se presentó una presión vendedora en el mercado de cambios en enero y febrero que se revirtió durante marzo, cuando el peso uruguayo mostró una tendencia a la depreciación frente al dólar. Este marco de mayor preferencia por la moneda nacional determinó una variación interanual del agregado monetario M1' de 10.4%, por encima de la referencia indicativa definida en el último Comité de Política Monetaria (COPOM).  En función de la evolución de la economía antes expuesta y de las perspectivas del contexto macroeconómico, el COPOM estimó necesario llevar adelante una política monetaria moderadamente contractiva, consistente con la actual fase del ciclo económico. De esta forma se incidirá sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación, en especial consolidando el actual proceso de acercamiento de las expectativas de inflación al rango meta. Tomando en consideración estos factores y la evolución esperada de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay (BCU) decidió fijar como referencia indicativa de crecimiento interanual de M1' para el segundo trimestre de 2019 un rango entre 8% y 10%. Esta pauta es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria.  La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, el que tendrá lugar en julio de 2019. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional y regional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
27/12/2018
Comunicado del Comité de Política Monetaria
​El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) en función de su evaluación del contexto macroeconómico global, regional y doméstico, decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% para los próximos 24 meses.El panorama internacional mantiene un alto grado de incertidumbre, derivado de la escalada de medidas proteccionistas entre las dos principales economías del mundo y sus posibles efectos sobre el crecimiento global. En este marco se continuó observando un cierto fortalecimiento del dólar respecto a las monedas emergentes, menores flujos de capitales y aumentos de las primas de riesgo en forma diferenciada según fundamentos. Por otra parte, se estaría verificando un mayor gradualismo de la Reserva Federal en cuanto a las subas esperadas de su tasa de referencia. A nivel regional, si bien se registran indicios de corrección de los desequilibrios macroeconómicos, ello se da en un contexto de caída de la actividad, mayor inflación, incremento de la prima por riesgo país y aumento de la incertidumbre política por el ciclo electoral en el caso de Argentina, y de interrogantes respecto a los cambios en la política económica que implemente el nuevo gobierno que asumirá la presidencia en Brasil.En este contexto regional, el nivel de actividad de la economía uruguaya continuó creciendo a tasas moderadas. La menor depreciación del peso respecto a trimestres previos, acuerdos salariales en línea con las pautas oficiales y la reversión de shocks específicos sobre alimentos determinaron una senda decreciente de la inflación en el trimestre. De esta forma, no se estarían registrando efectos de segunda vuelta de los shocks cambiarios anteriores. Esto se ha reflejado en las expectativas de inflación, las que se ajustan a la baja y se ubican en 7.5% al final del horizonte de política.Durante el trimestre se continuó observando una mayor preferencia por la moneda extranjera por parte de inversores institucionales y del sector privado no financiero. Puntualmente, durante diciembre se registró una presión vendedora estacional, por lo que el Banco Central adquirió dólares en el mercado a efectos de evitar presiones excesivas sobre el tipo de cambio. Sin embargo, el panorama general sigue marcando un cambio de portafolio hacia la moneda extranjera en un contexto de fortalecimiento global del dólar. Este marco de menor preferencia por la moneda nacional junto a un nivel de actividad levemente inferior al esperado determinó una variación interanual del agregado monetario M1’ de 5.5%, por debajo de la referencia indicativa definida en el último Comité de Política Monetaria (COPOM).En función de la evolución de la economía antes expuesta y de las perspectivas del contexto macroeconómico, el COPOM estimó necesario mantener la instancia contractiva de la política monetaria consistente con la actual fase del ciclo económico, a fin de continuar incidiendo sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación, en especial, consolidando el actual proceso de acercamiento de las expectativas de inflación al rango meta. Tomando en consideración estos factores y la evolución esperada de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay (BCU) decidió fijar como pauta indicativa de crecimiento interanual de M1’ para el primer trimestre de 2019 un rango entre 6% y 8%. Asimismo, es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria.La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, que tendrá lugar en abril de 2019. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional y regional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
10/10/2018
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) basado en su evaluación del contexto macroeconómico global, regional y doméstico, decidió ratificar el rango objetivo para la inflación en 3%-7%. En el plano internacional sigue presente un elevado nivel de incertidumbre como consecuencia de la escalada de medidas proteccionistas anunciadas e implementadas por parte de las dos principales economías del mundo. Ello constituye un factor de riesgo con respecto a las perspectivas de crecimiento de la economía global. En paralelo, continúa el proceso gradual de subas de tasas de interés por parte de la Reserva Federal y las tasas de los bonos del tesoro de Estados Unidos a más largo plazo han seguido subiendo, como consecuencia de las mayores necesidades de financiamiento del gobierno de ese país. En este marco, el dólar se ha fortalecido globalmente y persiste la salida de capitales en algunas economías emergentes, con la consiguiente depreciación de sus monedas locales y aumentos diferenciales, según fundamentos, de las primas de riesgo. En la región, mientras que continúan los riesgos asociados a los desequilibrios macroeconómicos, no se descarta que la incertidumbre política persista. Esta situación ha generado revisiones a la baja del crecimiento económico en los países vecinos y una mayor depreciación de sus divisas, en particular del peso argentino. El nivel de actividad de la economía uruguaya continúa creciendo, aunque a un menor ritmo. En ese contexto, el gasto doméstico muestra una evolución moderada. La depreciación del peso y su impacto en los precios de los bienes transables, así como la dinámica seguida por los precios de las frutas y verduras, han determinado que la inflación al cierre de setiembre continúe por encima del rango objetivo. Por su parte, las expectativas de inflación se mantienen estables en torno al 7.5%. Durante el tercer trimestre la variación interanual del agregado monetario M1’ se ubicó en 8.6%, levemente por debajo de la referencia definida en el último COPOM, debido a un crecimiento de la economía levemente menor al esperado y a una menor demanda de dinero asociada a la depreciación cambiaria. En este marco, el Banco Central del Uruguay entiende necesario mantener la instancia contractiva de la política monetaria a fin de incidir sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación. Tomando en consideración el contexto macroeconómico en que se prevé que opere la economía uruguaya y la evolución esperada de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay decidió fijar como pauta indicativa de crecimiento interanual de M1’ para el cuarto trimestre de 2018 un rango entre 7% y 9%. Dicho intervalo es consistente con una gradual convergencia de la inflación al rango meta y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria. La situación internacional y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, que tendrá lugar a fines de diciembre de 2018. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de mantener la inflación próxima al rango meta e incidir positivamente sobre las expectativas de inflación, mitigando el traspaso de la incertidumbre internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
05/09/2018
El BCU realiza operación de recompra de LRM
Dado el entorno macroeconómico y financiero global y regional el Banco Central del Uruguay (BCU) ha decidido efectuar una operación de recompra de Letras de Regulación Monetaria (LRM) en pesos con vencimientos no mayores al 31 de diciembre de 2018 por un valor nominal de hasta 30.000 millones de pesos. El objetivo de la oferta de recompra de LRM es poner a disposición de los agentes económicos una alternativa que viabilice de forma ordenada cambios deseados en sus portafolios. Los agentes que participen de la operación efectivizarán el cobro de los títulos vendidos al Banco Central en dólares estadounidenses o pesos uruguayos de acuerdo a su elección. El plazo de recepción de las ofertas será del 10 de setiembre a las 11 horas hasta el 12 de setiembre a las 14 horas.  Los resultados de la operación se darán a conocer el 13 de setiembre a las 17 horas y la liquidación se hará el 14 de setiembre. De este modo el BCU reafirma la decisión de utilizar en su gestión de política monetaria y de deuda, todos los instrumentos disponibles a efectos de que los shocks externos no se transmitan infundadamente a los mercados domésticos.   Acceder a la Comunicación con el detalle   ​
Imagen Noticia
13/07/2018
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) en función de su evaluación del contexto macroeconómico global, regional y doméstico, decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política monetaria para los próximos 24 meses. En el panorama internacional se ha venido observando un fortalecimiento del dólar en un marco de creciente incertidumbre derivada principalmente de medidas proteccionistas de las principales economías del mundo. En consecuencia, se han observado salidas de capitales de las economías emergentes, con la consiguiente depreciación de las monedas locales, y aumentos diferenciales, según fundamentos, de las primas de riesgo. A nivel regional la situación se ha vuelto más compleja, producto de los desequilibrios macroeconómicos en Argentina y Brasil y la incertidumbre propia del próximo ciclo electoral en este último país. Este comportamiento, ha determinado cambios de precios relativos y correcciones significativas a la baja de las perspectivas de crecimiento de la región. En este sentido, se observó en el pasado trimestre que el peso uruguayo acumuló una depreciación de 11%, siguiendo la tendencia del dólar a nivel global y regional. El nivel de actividad de la economía uruguaya ha continuado creciendo, aunque a un menor ritmo, lo que combinado con un gasto doméstico que vuelve a mostrar una evolución moderada, continúa reflejándose en un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos. El fortalecimiento del dólar, con su impacto directo en los precios de los bienes transables, así como la dinámica seguida por algunos de los rubros más volátiles de la canasta de consumo, producto de condiciones climáticas adversas, han determinado que la inflación al cierre de junio se ubique por encima del rango objetivo. Al mismo tiempo, se ha producido un cambio en las expectativas de inflación, las que se ubican en 7,2%. Por su parte, el Comité de Política Monetaria (COPOM) verificó que durante el segundo trimestre la variación interanual del agregado monetario M1’ se ubicó en 11.5%, en línea con la referencia definida en la instancia precedente. En función de lo expuesto, el Banco Central del Uruguay estima que es necesario mantener la instancia contractiva de la política monetaria a fin de incidir sobre los canales de transmisión relevantes para la evolución futura de la inflación. Tomando en consideración el contexto macro en que se prevé que opere la economía uruguaya y la evolución de la demanda de dinero, el Banco Central decidió fijar como pauta indicativa de crecimiento interanual de M1’ para el tercer trimestre de 2018 un rango entre 9% y 11%. Dicha variación es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria. La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, que tendrá lugar en el mes de octubre de 2018. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional a los mercados domésticos.
Imagen Noticia
05/07/2018
Comunicado del Comité de Coordinación de Deuda Pública
El 27 de junio de 2018 se reunió el Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay y el Ministerio de Economía y Finanzas.  Durante la reunión se abordó la siguiente agenda:   - Análisis del contexto financiero local e internacional, así como los cambios recientes en los precios de los títulos públicos de Uruguay, en la liquidez en los mercados secundarios y preferencias de los inversores. En este sentido, se destaca la creciente incertidumbre en el contexto político y financiero internacional a partir de las medidas proteccionistas anunciadas por las principales economías del mundo. Asimismo, en el plano regional se observa un aumento en la volatilidad financiera a partir de la persistencia de desequilibrios macroeconómicos y en el sector externo. En este marco, se reevaluó la implementación de las estrategias de gestión de deuda y de liquidez de ambas instituciones para el próximo semestre, de manera de propender al logro de los objetivos en materia de política monetaria y financiamiento del gobierno.  - Financiamiento del Gobierno en moneda local en el segundo semestre del año y nuevas emisiones en la Unidad Previsional. El Ministerio de Economía y Finanzas presentó su calendario de emisiones en el mercado doméstico para el segundo semestre de 2018. El mismo se encuentra conformado por la reapertura de Notas del Tesoro en Unidades Indexadas e incluye, por primera vez, emisiones en Unidades Previsionales . La oferta recurrente de estos instrumentos de mercado, junto a los cambios normativos en materia actuarial dispuestos por el Banco Central, darán la posibilidad a las empresas aseguradoras públicas y privadas en el mercado de rentas vitalicias, así como a las cajas paraestatales, de una mejor gestión de sus riesgos operativos y financieros en sus horizontes de negocios.  - Operaciones de financiamiento y cobertura financiera con organismos multilaterales de crédito. En el marco de una gestión integral de la hoja de balance del sector público, y en línea con el objetivo de reducir los descalces de monedas, se analizaron potenciales operaciones de conversión de moneda de préstamos en moneda extranjera con organismos multilaterales de crédito, a moneda local.  La próxima reunión del Comité tendrá lugar en setiembre del 2018.​ ​
Imagen Noticia
06/04/2018
Comunicado del Comité de Política Monetaria
Al evaluar el contexto macroeconómico global, regional y doméstico, el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de los próximos 24 meses. La incertidumbre de política económica en el panorama internacional ha recrudecido a partir de las medidas proteccionistas anunciadas por las dos principales economías del mundo. Asimismo, pese a algunas correcciones observadas en el trimestre, la valuación de los activos financieros continúa siendo elevada. A nivel regional se observa un crecimiento moderado no exento de riesgos, tanto macroeconómicos, producto de la persistencia de desequilibrios, como políticos. El nivel de actividad doméstica ha evolucionado favorablemente, en particular las exportaciones de bienes y servicios, lo cual, unido a la evolución moderada del gasto, generan un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos. La inflación se encuentra dentro del rango meta, al influjo de la moderación de la evolución de los precios de los bienes no transables, consecuencia en buena medida de la reducción de las expectativas de inflación, la que es necesario continuar consolidando. Este fenómeno, unido a la evolución de los precios de los bienes transables, compensa las presiones inflacionarias de los rubros más volátiles de la canasta de consumo, como son las frutas y verduras, y tiene por efecto que la inflación subyacente permanezca en el rango meta. Durante el trimestre se continuó observando un cambio de portafolio favorable a la moneda nacional, tanto de inversores institucionales como del sector privado no financiero, quien canaliza de esta forma el ahorro generado por su superávit de cuenta corriente. En este marco, el Banco Central continuó adquiriendo dólares a efectos de evitar que este cambio de portafolio resulte en presiones excesivas sobre el tipo de cambio, acumulando una cifra cercana a los 4.000 millones de dólares (unos 6.4 puntos del PIB) en el último año móvil. Esa acumulación de reservas internacionales mejora la situación de liquidez internacional del país, aspecto relevante desde el punto de vista de las fortalezas macroeconómicas de Uruguay. Por otra parte, esta mayor preferencia por instrumentos rentados en moneda nacional también implicó un cambio de portafolio desde depósitos líquidos, siendo el principal factor explicativo de la evolución del agregado M1’ (emisión en poder del público más depósitos a la vista más cajas de ahorro) por debajo de la pauta indicativa de crecimiento anunciada en el último Comité de Política Monetaria. El Comité de Política Monetaria (COPOM) entendió necesario mantener la instancia contractiva de la política monetaria con el objetivo de operar a través de los mecanismos de transmisión de la política monetaria, en particular el canal de las expectativas inflacionarias, y decidió fijar como pauta indicativa de crecimiento interanual de M1’ para el segundo trimestre de 2018 un rango entre 11% y 13%. La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, que tendrá lugar en el mes de julio de 2018. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de mantener la inflación y las expectativas lo más cercanas posible al centro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
29/12/2017
Comunicado del Comité de Política Monetaria
Al evaluar el contexto macroeconómico global, regional y doméstico, el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3% - 7% en el horizonte de política de los próximos 24 meses.  El panorama internacional continúa mostrando un alto grado de incertidumbre política y muy altos niveles de valuación de activos financieros, en un marco de crecimiento moderado en el mundo desarrollado. No deben subestimarse los riesgos implícitos de esta exuberancia de los mercados financieros, dado que el ajuste de precios de activos deberá darse de alguna manera. A nivel regional se observa un leve crecimiento no exento de riesgos, ya que los desequilibrios macroeconómicos siguen presentes y no está claro el sendero de su resolución.  Las fortalezas que el país ha venido construyendo en los últimos años le permiten enfrentar razonablemente eventuales shocks adversos. El nivel de actividad ha evolucionado favorablemente, lo que unido a la evolución moderada del gasto interno continúa generando un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos. Asimismo, la inflación se sigue manteniendo dentro del rango meta, destacándose el cambio estructural en la evolución de los precios de los bienes no transables de mercado, que se ubican actualmente por debajo de 8%. Este proceso es consecuencia en buena medida de la evolución a la baja de las expectativas de inflación, lo cual es necesario continuar consolidando.  Durante 2017 se observó un marcado proceso de cambio de portafolio favorable a la moneda nacional, junto a un perfil creciente de las tasas de los títulos nominales del Banco Central a lo largo del último trimestre. Esta remonetización de la economía ha llevado a la flexibilización de la pauta indicativa de crecimiento del agregado M1’ (emisión en poder del público más depósitos a la vista más cajas de ahorro), que llegó a 18,6% en su evolución interanual. En este período, el Banco Central ha adquirido alrededor de 3.500 millones de dólares (más del 6% del Producto Interno Bruto) a efectos de evitar que el cambio de portafolio resulte en presiones excesivas sobre el tipo de cambio que afecten el nivel de actividad y el empleo.  El Comité de Política Monetaria (COPOM) evaluó que, si bien la inflación continúa dentro del rango meta, es necesario mantener la instancia contractiva de la política monetaria a efectos de consolidar este logro, en particular actuando a través del canal de las expectativas inflacionarias. Tomando en consideración el proceso de remonetización de la economía y el aumento de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay decidió fijar como pauta indicativa de crecimiento interanual de M1’ para el primer trimestre de 2018 un rango entre 14% y 16%.  La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, que tendrá lugar en el mes de abril de 2018. Durante este período el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de mantener la inflación y las expectativas de inflación lo más cercanas posible al centro del rango meta.
Imagen Noticia
15/12/2017
Comunicado del Comité de Coordinación de Deuda Pública
El 7 de diciembre de 2017 se reunió el Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay y el Ministerio de Economía y Finanzas.   Durante la reunión se abordó la siguiente agenda: o Financiamiento del Gobierno en moneda local en el primer semestre del próximo año. El Ministerio de Economía y Finanzas publicará, durante la segunda mitad del presente mes, su calendario de emisiones en el mercado doméstico para el primer semestre de 2018. El calendario estará conformado por nuevas emisiones y reaperturas de Notas del Tesoro en moneda local. Con ello se busca continuar desarrollando los mercados domésticos en moneda nacional, tanto en liquidez, madurez y eficiencia en la formación de precios.   o Gestión integral de activos y pasivos del sector público. Se valoró positivamente el acuerdo firmado recientemente entre ANCAP y el Banco Central del Uruguay (BCU) para la compra-venta de dólares a futuro, el cual permitirá reducir la exposición a las fluctuaciones del tipo de cambio en los resultados financieros de ambas instituciones. Los términos y características de esta transacción están en línea con las condiciones vigentes en el mercado. Este contrato es por un valor nocional de 480 millones de dólares y se extiende por un plazo de 24 meses.   Asimismo, los directorios de UTE y el BCU han aprobado los términos y condiciones para celebrar una nueva operación de compra-venta de dólares a futuro por un valor nominal de 1.260 millones de dólares─ también con el fin de lograr una menor exposición al riesgo cambiario de ambas instituciones y así dotar de mayor estabilidad a sus resultados financieros. Esta cobertura se extenderá por un plazo de 36 meses desde el momento de vigencia del contrato.   Es relevante notar que los balances financieros del BCU, y de ANCAP y UTE, reflejan exposiciones opuestas con relación al dólar. El BCU mantiene una significativa posición comprada en dólares (activos mayores que los pasivos en dicha moneda) al tiempo que ANCAP y UTE mantienen una posición vendida en dólares (pasivos mayores que los activos en dicha moneda) Por tanto, dichas operaciones financieras permiten continuar avanzando en una gestión de riesgos integral del sector público consolidado, a través de la redistribución del tipo de riesgo cambiario entre instituciones que tienen mejor capacidad para absorberlo. La próxima reunión del Comité tendrá lugar en marzo del 2018.
Imagen Noticia
06/10/2017
Comunicado del Comité de Política Monetaria
Al evaluar el contexto macroeconómico global, regional y doméstico, el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) decidió ratificar el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de los próximos 24 meses.   El panorama internacional sigue caracterizado por un alto grado de incertidumbre política y de política económica y muy elevados niveles de valuación de activos financieros, a pesar de que el crecimiento en el mundo desarrollado es apenas moderado. No deben subestimarse los riesgos implícitos que esta exuberancia de los mercados financieros pueden traer aparejados.   Se evaluaron las fortalezas que el país ha venido construyendo en los últimos años y que le permiten enfrentar eventuales shocks adversos: desdolarización y ampliación de plazos de la deuda pública, disminución de descalces financieros en el sector privado, elevado nivel de reservas internacionales, diversificación del comercio exterior, flexibilidad cambiaria, entre otras.   El nivel de actividad y los equilibrios macroeconómicos evolucionan favorablemente, siendo de destacar el superávit alcanzado en la cuenta corriente de la balanza de pagos, fruto de la evolución moderada del gasto interno, y la permanencia de la inflación dentro del rango meta. Se debe notar el cambio estructural que se verifica en la evolución de los precios de los bienes no transables, los cuales, luego de más de diez años de crecimiento relativamente estable por encima del 10% se encuentran en una senda de desaceleración que los ubica en el entorno del 8%. Este proceso es consecuencia, en buena medida, de la saludable evolución a la baja que han experimentado las expectativas de inflación y que es necesario consolidar.   El continuo cambio de portafolio favorable a la moneda nacional ha llevado en lo que va del año a la flexibilización de la pauta indicativa de crecimiento del agregado M1’ (emisión en poder del público más depósitos a la vista más cajas de ahorro). En ese lapso, el Banco Central del Uruguay ha adquirido mediante diferentes modalidades una cifra superior a los 3.000 millones de dólares a efectos de evitar que el referido cambio de portafolio resulte en presiones excesivas sobre el tipo de cambio que afecten el nivel de actividad y el empleo.   Por su parte, el Comité de Política Monetaria (COPOM) evaluó que si bien la inflación continúa dentro del rango meta, igual es necesario mantener la instancia contractiva de la política monetaria a efectos de consolidar este logro, en particular actuando a través del canal de las expectativas inflacionarias. Tomando en consideración el proceso de remonetización de la economía y el aumento de la demanda de dinero, el Banco Central del Uruguay decidió fijar como pauta indicativa de crecimiento interanual de M1’ para el último trimestre del año un rango entre 13% y 15%.   La situación global y doméstica continuará siendo monitoreada hasta el próximo COPOM, que tendrá lugar a fines de diciembre de este año. Durante este período el Banco Central del Uruguay utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de mantener la inflación y las expectativas de inflación lo más cercanas posible al centro del rango meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional al mercado doméstico.    
Imagen Noticia
03/10/2017
Comunicado del Comité de Coordinación de Deuda Pública
El 27 de setiembre de 2017 se reunió el Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay (BCU) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).     Durante la reunión se abordó la siguiente agenda:     -Evaluación de las recientes emisiones globales de bonos en pesos nominales de la República. Se valoró de manera positiva la secuencia de dos emisiones globales del Gobierno en pesos nominales a 5 y 10 años realizadas en junio y setiembre, respectivamente. Ambas emisiones contribuyeron a mejorar la estructura por monedas y plazos de la deuda pública, así como reducir los costos de financiamiento del gobierno central. Con ello se busca también establecer tasas indicativas para financiamiento bancario en pesos a plazos más largos para el resto de los agentes económicos, contribuyendo a la desdolarización de la economía. Asimismo, contribuye al desarrollo del mercado de capitales, al extender la estructura temporal de tasas de interés de referencia para los proyectos privados. En otro orden, la extensión en la duración de la curva de rendimientos soberana a tasas nominales, permite extraer información de mercado sobre la evolución de las expectativas de inflación a mediano plazo.     -Evolución de las tasas de interés de los títulos públicos en moneda local. El Comité analizó el descenso generalizado, desde la última reunión, en el nivel de las tasas de interés de los instrumentos del BCU y del MEF en moneda local a distintos plazos, tanto nominal como real. Esta evolución es explicada en gran parte por el descenso de la inflación y las expectativas inflacionarias, la estabilidad del tipo de cambio y la recuperación de la economía uruguaya─ así como el sostenido interés de inversores extranjeros por activos denominados en moneda local de países emergentes. El proceso de reducción de tasas se benefició de la inclusión de ambos bonos recientemente emitidos en el índice global de referencia para deuda soberana emergente en moneda local (JP Morgan Global Bond Index-Emerging Markets, GBI-EM), lo que permitió ampliar y diversificar la base inversora internacional.     -El Comité reafirmó su interés y objetivo de establecer sistemas de compensación y liquidación global de valores en Uruguay. En este caso, el BCU actuaría como sub-custodio de los depositarios internacionales de valores utilizados por los inversores extranjeros, generando la infraestructura financiera para facilitar el acceso, la compensación y liquidación global de títulos públicos y privados emitidos bajo jurisdicción local.     -Gestión de riesgos financieros y financiamiento de empresas públicas. Se hizo un resumen de las instancias de reunión y coordinación entre el MEF, BCU y varias de las empresas públicas, para intercambiar ideas sobre las distintas estrategias e instrumentos de mercado disponible en materia de cobertura cambiaria de sus balances. Al respecto, se destaca el acuerdo suscrito recientemente por ANCAP y el Banco Central para la compra-venta de dólares a futuro, el cual permitirá mitigar el impacto de las fluctuaciones cambiarias en los resultados financieros de ambas instituciones. Cabe destacar que los términos y condiciones de esta transacción serán determinados en función de los precios vigentes en el mercado.     Asimismo, el Comité analizó mecanismos para fomentar la participación de las empresas públicas y de otros agentes en los mercados formales de derivados del tipo de cambio, con el objetivo de generar una mayor eficiencia en los mismos. Hacia el futuro, se espera contar con información más acabada sobre el volumen y precios de las transacciones que se realizan fuera del circuito formal, propendiendo a canalizar este tipo de operaciones a través de los mercados formales electrónicos.     Por otro lado, se valoró positivamente los resultados obtenidos por OSE en su primera emisión de títulos de deuda de un fideicomiso financiero, logrando una tasa de rendimiento equiparable a la del soberano, y con un volumen de demanda tres veces superior a lo licitado. El acceso a opciones de financiamiento en el mercado de capitales le da más flexibilidad a la empresa para gestionar sus pasivos y flujo de fondos asociados, optimizando sus costos de financiamiento, y le permite seguir mejorando su perfil crediticio.     -Desarrollo de instrumentos de mercado que permitan a las empresas aseguradoras en el mercado de rentas vitalicias una mejor gestión de sus riesgos financieros. Se actualizó el estado de situación del proyecto de ley presentado a consideración del Parlamento referido a la creación de una nueva unidad de cuenta (Unidad Previsional). Con ello, el MEF busca impulsar el desarrollo de instrumentos financieros que permitan a las empresas aseguradoras públicas y privadas, así como a las cajas paraestatales de profesionales, un mejor calce de monedas y plazos entre sus activos y obligaciones. En el desarrollo de estos instrumentos se tomará en cuenta la estrategia de deuda del gobierno central, la importancia de desarrollar el mercado de seguros previsionales y la necesidad de evitar la fragmentación del mercado financiero en moneda nacional.     La próxima reunión del Comité tendrá lugar en diciembre del 2017.  
Imagen Noticia
08/09/2017
El Banco Central del Uruguay y ANCAP celebran contrato para dotar de mayor estabilidad los resultados financieros de ambas instituciones
El Directorio del Banco Central del Uruguay (BCU) ha aprobado una resolución para suscribir con la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) un contrato de cobertura cambiaria que permitirá dotar de mayor estabilidad los resultados financieros de ambas instituciones y así contribuir al objetivo de preservar su solidez financiera.   Los estados de situación del BCU y de ANCAP reflejan exposiciones opuestas con relación al dólar estadounidense –de ahora en más “el dólar”- , dado que el BCU mantiene una posición comprada (activos mayores que los pasivos) en dólares y ANCAP mantiene una posición vendida (pasivos mayores que los activos). Esto permite lograr una menor exposición al riesgo cambiario de ambas instituciones, a través de un contrato de compraventa de dólares a futuro.   El acuerdo celebrado entre ambas instituciones, establece la venta del BCU a ANCAP de 20 millones de dólares mensuales. El monto total de la transacción asciende a 480 millones de dólares distribuidos en 24 meses.   Este contrato permitirá reducir las exposiciones al riesgo cambiario y  mejorará la planificación financiera de ambas instituciones pues evitará que las fluctuaciones cambiarias impacten en sus resultados financieros.   Al ser liquidada, a transacción se reflejará en dos indicadores que el BCU publica diariamente: la posición en moneda extranjera (al vender dólares a plazo se genera un pasivo en dicha moneda que reduce la posición), y los activos de reserva sin contrapartidas de los sectores público y financiero (se genera un pasivo en dólares con ANCAP que reduce los activos sin contrapartida).   Por último, cabe destacar que el contrato establece una venta a plazo bajo la modalidad “con entrega”. Esto significa que mensualmente el BCU entrega 20 millones de dólares a ANCAP a cambio de pesos al tipo de cambio fijado en el contrato y que los activos de reserva se reducen en oportunidad de cada intercambio.
Imagen Noticia
13/07/2017
Comunicado del Comité de Coordinación de Deuda Pública
El 30 de junio de 2017 se reunió el Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay y el Ministerio de Economía y Finanzas.Durante la reunión se abordó la siguiente agenda: - Evaluación de la reciente emisión global en pesos nominales de la República. Se valoró de manera positiva la nueva operación, la cual confirmó la confianza de inversores locales e internacionales en la fortaleza macroeconómica e institucional del país, y en su política económica. Se destacó el hito que supone haber emitido en pesos nominales a tasa fija a escala y volumen global por primera vez en la historia.Asimismo, las características del bono emitido permiten que pueda ser eventualmente considerado para su inclusión en uno de los índicesinternacionales de referencia existentes para deuda soberana emergente en moneda local (denominado Global Bond Index-Emerging Markets, GBI-EM). Este índice desempeña un papel importante en las decisiones de portafolio de los fondos de inversión internacional de renta fija.- Evolución de las tasas de interés de los títulos públicos en moneda local y su impacto fiscal positivo. El Comité analizó el descenso en los últimos meses en el nivel de las tasas de interés de los instrumentos en moneda local, tanto nominal como real, en línea con el significativo descenso de la inflación y la mejora en las perspectivas económicas. En particular, y tras la emisión del bono global a 5 años, se observó una compresión adicional de rendimientos a lo largo de toda la curva de plazos, tanto para los títulos del gobierno emitidos en moneda nacional corriente e indexados a la inflación, así como para las Letras emitidas por el Banco Central.Es de destacar que tanto el descenso de la inflación como de las tasas de interés contribuyen a reducir el servicio de deuda del sector público, contribuyendo a la consolidación fiscal.- Financiamiento del Gobierno en moneda local en el segundo semestre del año. El Ministerio de Economía y Finanzas presentó en junio su calendario de emisiones en el mercado doméstico para los siguientes seis meses, en consonancia con la estrategia de financiamiento presentada en la Rendición de Cuentas del 2017. El calendario esta conformado por la reapertura de emisiones de Notas del Tesoro en Unidades Indexadas de corto y mediano plazo, de manera de continuar facilitando la liquidez y formación eficiente de precios. Asimismo, y sujeto a condiciones de mercado y necesidades de financiamiento, es intención del Gobierno seguir desarrollando también la madurez y profundidad del mercado en pesos a tasa fija nominal a nivel internacional. La próxima reunión del Comité tendrá lugar en octubre del 2017.
Imagen Noticia
10/07/2017
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) evaluó el contexto macroeconómico global y doméstico y ratificó el rango objetivo para la inflación de 3 % - 7 % en el horizonte de política de 24 meses.   El panorama internacional, si bien continúa caracterizado por la incertidumbre, tanto en aspectos políticos como económicos, ha mostrado en lo que va del año una evolución levemente favorable para los países emergentes. En 2016 la actividad económica global creció 3.1 %, estimándose para este año un crecimiento de 3.5 %. A nivel regional es donde se pueden identificar riesgos que impacten sobre el funcionamiento de la economía uruguaya, si bien la plataforma de estabilidad y la estrategia de diversificación implementada en los últimos años ya han mostrado su eficacia para mitigar los mismos.  En el ámbito interno parece consolidarse una senda de moderado crecimiento de la economía, acompañado por un equilibrio de la cuenta corriente de la Balanza de Pagos y la continuación de un proceso de adecuación de las cuentas públicas.  A su vez, la inflación ha mantenido la tendencia decreciente observada en los últimos meses, situándose en el entorno del centro del rango meta establecido por el CCM. Si bien en esta coyuntura ha sido cuantitativamente determinante la evolución descendente que ha tenido el crecimiento de precios de los bienes y servicios transables – fruto de la evolución del tipo de cambio y la caída de los precios internacionales relevantes para Uruguay – también es de hacer notar como un hecho cualitativo de especial importancia el ritmo decreciente que vienen experimentando los precios de los bienes  y servicios no transables. En este desarrollo ha influido la tendencia a la baja que han tenido las expectativas de inflación para diferentes horizontes temporales, lo que se ha transmitido a los mecanismos de formación de precios en la economía uruguaya.  La demanda de dinero ha seguido incrementándose por encima de lo esperado como  fruto de un mayor crecimiento del nivel de actividad respecto al proyectado y de la continuación del cambio de portafolio que se viene verificando en los últimos meses.  Esta mayor demanda de dinero fue convalidada por un mayor crecimiento de la cantidad de dinero en relación a la referencia indicativa.  Como resultado de ello, el M1’ definido como referencia (suma de emisión de dinero en poder del público, depósitos a la vista y cajas de ahorro del público en el sistema bancario), tuvo un incremento interanual de alrededor del 15 %.  En un contexto en el que las expectativas inflacionarias de los agentes vienen disminuyendo sistemáticamente, uno de los principales desafíos de la política monetaria consiste en consolidar esta tendencia decreciente, contribuyendo así a quebrar la inercia inflacionaria. En función de este diagnóstico el Banco Central ha decidido mantener el sesgo contractivo de la política, fijando la referencia indicativa de crecimiento de M1’ para el trimestre julio-setiembre en el rango 11 % - 13 %. Cabe consignar que este guarismo se compara con un dato del mismo trimestre del año anterior que resultó inusualmente bajo.  La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a principios de octubre de 2017, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la incertidumbre y la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
05/04/2017
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) evaluó el contexto macroeconómico global y doméstico y ratificó el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de 24 meses.   En el ámbito global persiste incertidumbre referida a aspectos económicos y políticos. En Estados Unidos la política fiscal esperada, así como la buena performance de la economía y mayores expectativas de inflación, han alentado en los mercados expectativas de dos subas adicionales de tasas de interés por parte de la Reserva Federal en lo que queda del año. En ese contexto es de esperar un fortalecimiento gradual del dólar a nivel mundial y una recuperación en el precio de los commodities. Los anuncios sobre medidas restrictivas al comercio internacional agregan incertidumbre sobre la evolución de la productividad y el crecimiento mundial a mediano y largo plazo. En relación a la región se espera, asimismo, una lenta recuperación para 2017.   En el ámbito interno, el crecimiento económico ha mostrado guarismos alentadores, mientras continúa la reducción de la inflación y la adecuación de las cuentas públicas. Las fortalezas construidas en el país en los años precedentes siguen dando sus frutos en el sentido de mantener los equilibrios macroeconómicos fundamentales que aseguren la sostenibilidad de la evolución económica.   Tanto la inflación explícita como la subyacente han sido decrecientes, ingresando ambas en el rango objetivo. A ello contribuyó no sólo la evolución de precios de los bienes transables internacionalmente sino también la de los precios de los bienes y servicios no transables, lo que no ocurría desde hace varios años. Adicionalmente, ha seguido incrementándose la demanda de dinero fruto de un nivel de actividad mayor al esperado y del cambio de portafolio de los agentes hacia la moneda nacional. La convalidación de esta mayor demanda fue acompañada por el mantenimiento de una política monetaria contractiva, lo que se ha visto reflejado en la estructura temporal de tasas de interés. El agregado M1’ definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) tuvo un crecimiento interanual de algo más del 10%, superior al rango definido en ocasión del COPOM anterior (3%-5%), aunque consistente con la evolución de la demanda mencionada.   Las expectativas inflacionarias de los agentes ya han comenzado a reaccionar a la baja y es previsible que ese proceso se consolide en los próximos meses, contribuyendo a mantener los guarismos de inflación dentro del rango deseado.   A partir de este diagnóstico, el Banco Central del Uruguay (BCU) decidió mantener la instancia contractiva de la política monetaria de forma de contribuir a consolidar los logros obtenidos en materia de reducción del ritmo inflacionario. Para el trimestre abril-junio de 2017 se fijó un rango de referencia indicativo del crecimiento promedio de los medios de pago que va del 9% al 11% interanual. Cabe recalcar que esta pauta indicativa, sensiblemente mayor a las de períodos precedentes, constituye una variación calculada con respecto a un trimestre del año anterior en que el agregado monetario estaba inusualmente bajo, como consecuencia de la caída de la demanda de dinero verificada en aquella oportunidad, la cual se ha venido revirtiendo en los últimos meses.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a principios de julio de 2017, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
29/12/2016
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM) evaluó el contexto macroeconómico global y doméstico y ratificó el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de 24 meses.   El CCM analizó la creciente incertidumbre y volatilidad de la situación económica y financiera global, alimentadas por procesos como el brexit y el resultado electoral en los Estados Unidos. En particular, en la potencia norteamericana tanto la política fiscal esperada como los mejores indicadores de crecimiento y las mayores previsiones de inflación han alentado en los mercados expectativas de un ritmo más rápido en la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal. Es factible esperar entonces un fortalecimiento del dólar a nivel mundial y un contexto financiero menos favorable a los países emergentes. Los anuncios sobre medidas restrictivas al comercio agregan incertidumbre sobre la evolución a mediano y largo plazo de la productividad y el crecimiento mundial. Con relación a la región se presume una recuperación para 2017, aunque a un ritmo más lento del que se anticipaba en el trimestre anterior, en un marco en que han aumentado los riesgos que harían más dificultosa la recuperación de las economías de Argentina y Brasil.   En el ámbito interno, si bien los focos principales de preocupación de la política macroeconómica (el crecimiento económico, la reducción de la inflación y la adecuación de las cuentas públicas) han mostrado mejoras en el último trimestre, se deberá profundizar la orientación definida a efectos de consolidar dichos procesos. El nivel de actividad, en contraste con lo que ocurre en el resto de la región, continuó exhibiendo síntomas de recuperación. Por otra parte, las fortalezas construidas en el país en los años precedentes continúan dando sus frutos en el sentido de mantener los equilibrios macroeconómicos fundamentales que aseguren la sostenibilidad de la evolución económica. En particular, la reciente mejora en las cuentas fiscales junto con la entrada en vigencia de las medidas de consolidación fiscal para 2017, contribuyen a asegurar una senda de sostenibilidad de las finanzas públicas sin afectar en forma negativa la actividad económica.   Por otro lado, tanto la inflación (explícita y subyacente) como las expectativas de los agentes en el horizonte de política continúan en una tendencia decreciente, si bien todavía se ubican por fuera del rango objetivo. Adicionalmente en los últimos meses se ha producido un importante incremento de la demanda de dinero fruto de un nivel de actividad mayor al esperado y de un cambio de portafolio de los agentes favorable a la moneda nacional.   Por su parte, el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay evaluó la marcha de la política monetaria en el último trimestre y definió los lineamientos de ésta para los próximos meses. La saludable recuperación de la demanda de dinero planteó, sin embargo, un desafío adicional al manejo de la política monetaria que debió adecuar la pauta de crecimiento de los agregados monetarios. Así, el agregado M1’ definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) tuvo un crecimiento interanual de prácticamente de 6.4%, por encima del rango definido en ocasión del COPOM anterior.   A partir de este diagnóstico, se decidió mantener la instancia contractiva de la política monetaria, fijando para el trimestre enero-marzo de 2017 un rango de referencia indicativo del crecimiento promedio de los medios de pago que va del 3% al 5% interanual. Esta evolución de los agregados monetarios debería llevar a la economía a una senda gradual de convergencia hacia el rango meta de inflación, sin generar efectos indeseados sobre el nivel de actividad y el empleo y es además consistente con el mayor nivel de la demanda de dinero señalado anteriormente. No hay que descartar que la mayor volatilidad prevista en los mercados financieros internacionales se traslade a la demanda de dinero, por lo cual parece pertinente recalcar el carácter de referencia indicativa de la pauta de crecimiento de los agregados. Por lo tanto, la operativa de la política monetaria deberá incorporar los datos de la realidad de verificarse una reversión de la remonetización de la economía derivada de los procesos financieros globales.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a principios de abril de 2017, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
20/12/2016
Comunicado del Comité de Coordinación de Deuda Pública
El 14 de diciembre de 2016 se reunió el Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay y el Ministerio de Economía y Finanzas.   Durante la reunión se abordó la siguiente agenda:   • Avances en líneas de acción conjuntas para: (i) fortalecer y actualizar el marco regulatorio del mercado de seguros de renta previsional, y (ii) promover el desarrollo de instrumentos de mercado que permitan a las empresas aseguradoras una mejor gestión de sus riesgos financieros.   En ese sentido, el Banco Central pondrá próximamente a consulta pública la adecuación de las tablas de mortalidad y demás parámetros de pensiones, así como la metodología para la fijación de la tasa de interés técnica en base a variables observables en el mercado.   Por otro lado, el Ministerio de Economía impulsará el desarrollo de instrumentos financieros que permitan a las empresas aseguradoras públicas y privadas un mejor calce de monedas y plazos entre sus activos y obligaciones. Para esto, se evalúa la emisión recurrente de títulos del gobierno en el mercado local indexados a la evolución de los salarios. Con ello se busca también promover el desarrollo del mercado asegurador, incentivando la participación de empresas privadas que operan en dicho ámbito.   • Trabajo de coordinación con las empresas públicas para el manejo de riesgos cambiarios y de tasa de interés, incluyendo el uso de derivados financieros. Asimismo, se analizó las distintas opciones de financiamiento disponibles para dichas empresas en el mercado de capitales.   • Análisis del contexto financiero local e internacional tras el resultado de las elecciones en Estados Unidos y el reciente anuncio de suba de tasas de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Se valoró positivamente la robustez de la demanda recibida en emisiones recientes en moneda doméstica de ambas instituciones, destacándose un descenso en las tasas de interés de los instrumentos a menor plazo, en línea con el descenso de la inflación.   La próxima reunión del Comité tendrá lugar en marzo del 2017.  
Imagen Noticia
13/10/2016
Comunicado del Comité de Coordinación de Deuda Pública
El 28 de setiembre de 2016 se reunió el Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay y el Ministerio de Economía y Finanzas.   Durante la reunión se abordó la siguiente agenda:   • Análisis del contexto financiero local e internacional y cambios en las preferencias por moneda y plazo de los inversores, y su efecto sobre los costos esperados y matriz de riesgos asociados a la administración de deuda del sector público. En este sentido, se analizó la implementación de las estrategias de emisión de deuda de cada institución para los próximos meses en el mercado local, de manera tal de propender al logro conjunto de los objetivos en materia de política monetaria, financiamiento del Gobierno y desarrollo del mercado financiero doméstico.   • Impacto de la maduración del régimen mixto previsional y dinámica del mercado de rentas vitalicias en el descalce de monedas y plazos en las empresas aseguradoras, evaluando mecanismos de mercado para mitigar dichos descalces.   • Análisis de alternativas financieras para la cobertura cambiaria del endeudamiento de empresas públicas, en línea con el objetivo estratégico de las mismas de mitigar riesgos financieros y dotar de mayor previsibilidad a sus resultados.   La próxima reunión del comité tendrá lugar a principios de diciembre del presente año.  
Imagen Noticia
12/10/2016
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria (COPOM) analizó el contexto macroeconómico global y doméstico, evaluó la marcha de la política monetaria, y ratificó el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de 24 meses, definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM).   El CCM examinó la evolución de la economía doméstica y los impactos de un contexto externo, que luce levemente más favorable, aun cuando persiste la situación de desaceleración económica, volatilidad y fragilidad financiera. En este sentido han incidido diversos factores, entre los que se destaca el comportamiento más laxo en materia de política monetaria que han adoptado las economías avanzadas. Se prevé que el ritmo de aumento de tasas por parte de la Reserva Federal sea aún más gradual, mientras que a nivel de la región, más allá de que la coyuntura sigue siendo compleja, tanto Brasil como Argentina insinúan perspectivas no tan negativas.   El nivel de actividad económica comienza a mostrar síntomas incipientes de recuperación con un razonable desempeño con relación a la región. La naturaleza y el impacto de los shocks externos han permitido exhibir las fortalezas construidas en la economía uruguaya en los años precedentes. El crecimiento económico,  la reducción de la inflación y la adecuación de las cuentas públicas continúan siendo los focos de  preocupación principal de la política económica. La aprobación parlamentaria de la Rendición de Cuentas, que incluye medidas de consolidación fiscal, asegura una senda de sostenibilidad de las finanzas públicas sin afectar en forma negativa  la actividad económica. En los últimos meses se ha verificado una mayor estabilidad en la demanda de dinero al revertirse parcialmente el proceso de cambio de portafolio de los agentes. En un contexto en el cual los capitales parecen estar retornando a la región, se ha experimentado una cierta apreciación del peso uruguayo, en línea con lo que viene ocurriendo con las otras monedas de la región.   Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo, pero en el último trimestre se ha producido un significativo  descenso en el ritmo de crecimiento de los precios, tanto en lo referido a la inflación explícita como a la inflación subyacente. Esto ha sido acompañado por un descenso en las expectativas de inflación por parte de los agentes.   Por su parte, el Comité de Política Monetaria del Banco Central del Uruguay evaluó la marcha de la política monetaria en el último trimestre, apreciando que el agregado definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) tuvo un crecimiento interanual prácticamente de 2.2%, en línea con el rango indicativo definido en el COPOM anterior.   A partir de este diagnóstico, se decidió mantener la instancia contractiva de la política monetaria, fijando para el trimestre octubre-diciembre de 2016 un rango de referencia indicativo del crecimiento promedio de los medios de pago que va del 1% al 3% interanual. Esta evolución de los agregados monetarios debería llevar a la economía a una senda gradual de convergencia hacia el rango meta de inflación, sin generar efectos indeseados sobre el nivel de actividad y el empleo.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a fines de diciembre de 2016, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.  
Imagen Noticia
07/07/2016
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, en el marco de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de 24 meses, definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM).  El CCM examinó la evolución de la economía doméstica y los impactos de un contexto externo que se mantiene complicado. En la región, a pesar de las tensiones macroeconómicas subyacentes de la economía argentina, algunas medidas de corto plazo parecen tener efectos positivos sobre nuestro país, a la vez que experimenta un proceso significativo de apreciación cambiaria. En el caso de Brasil, en alguna medida se han calmado las turbulencias si bien no se aprecia una resolución clara de la situación política que ha retroalimentado las dificultades en el terreno productivo y financiero. También en el país norteño, la moneda se ha apreciado fuertemente en las últimas semanas. Por otra parte, la reserva Federal de los Estados Unidos ha mantenido las tasas de interés, quitándole impulso al fortalecimiento del dólar a nivel internacional. Adicionalmente, no se prevé una desaceleración importante del nivel de actividad en China, en un marco de enlentecimiento de la economía global. La situación en Europa, sacudida por la decisión de salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha transmitido volatilidad a los mercados, si bien aparentemente esos efectos se estarían suavizando en el corto plazo. De todas maneras, parece haberse abierto una puerta a un proceso que puede incorporar mayor incertidumbre en los próximos meses.   La producción doméstica se desaceleró significativamente, aunque con un razonable desempeño con relación a la región. La naturaleza y el impacto del shock externo han permitido exhibir las fortalezas construidas en la economía uruguaya. La adecuación de las cuentas públicas y la reducción de la inflación continúan siendo los focos de preocupación principal. Las medidas de consolidación fiscal incluidas en el proyecto de Rendición de Cuentas procuran garantizar una senda de sostenibilidad de los indicadores financieros, sin que las correcciones propuestas generen presiones recesivas sobre la actividad económica. Asimismo, se sigue procesando la gradual adecuación de precios relativos de la economía uruguaya, lo cual se traduce en una reducción saludable del déficit de la cuenta corrienteen el contexto de desaceleración descrito.     Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo, en el marco de un empuje inflacionario que llevó el guarismo por encima del 10%, si bien se está absorbiendo un impacto notorio de la depreciación cambiaria experimentada en el período. Asimismo esta suba del registro inflacionario se ha visto agravada por factores de oferta, relacionados con los recientes fenómenos climáticos que ha sufrido el país y que han repercutido en los precios de algunos rubros alimenticios. En ese sentido, cabe señalar que se comienza a verificar una leve reducción de la inflación subyacente.     El Comité de Política Monetaria del Banco Central del Uruguay evaluó la marcha de la política monetaria en el último trimestre, apreciando que el agregado definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) tuvo un crecimiento interanual prácticamente nulo, notoriamente por debajo de la pauta indicativa anunciada en la instancia precedente. A ello contribuyó la caída significativa de la demanda de dinero, asociada a un menor dinamismo de la economía y al cambio de portafolio de los agentes económicos.     A partir de este diagnóstico, se decidió mantener la instancia contractiva de la política monetaria, fijando para el trimestre julio-setiembre de 2016 un rango de referencia indicativo del crecimiento promedio de los medios de pago que va del 1% al 3% interanual. Esta evolución de los agregados, así como una menor presión por el lado de la demanda debido al enlentecimiento de la economía, deberían llevar a la economía a una senda gradual de convergencia hacia el rango meta de inflación en el horizonte de política, sin generar efectos indeseados sobre el nivel de actividad y el empleo.     La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a principios de octubre de 2016, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.  
Imagen Noticia
07/04/2016
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria (COPOM) analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, en el marco de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de 24 meses, definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM).   El CCM evaluó la situación macroeconómica doméstica y los impactos de un contexto externo que se ha deteriorado significativamente en los últimos meses, fundamentalmente por la situación imperante en la región. Por otra parte, es dable esperar un enlentecimiento en la normalización de la política monetaria de los Estados Unidos, por lo que el dólar continuaría fortaleciéndose a un ritmo menor. Adicionalmente, no se prevé una desaceleración importante del nivel de actividad en China, en un marco de enlentecimiento de la economía global.   La producción doméstica se ha desacelerado significativamente, aunque con un razonable desempeño con relación a la región. La naturaleza y el impacto del shock externo han permitido exhibir las fortalezas construidas en la economía uruguaya. En ese contexto, se identifican como objetivos relevantes la adecuación de las cuentas públicas y la reducción de la inflación. El comportamiento fiscal procurará garantizar una senda de sostenibilidad de los indicadores financieros, sin que las eventuales correcciones generen presiones recesivas sobre la actividad económica. La acumulación de reservas internacionales, así como una gestión adecuada de la deuda pública y la solidez que presenta el sistema financiero dan al Estado la holgura necesaria como para no incurrir en políticas macroeconómicas procíclicas. En tal sentido, el CCM destacó los avances logrados en materia de coordinación de la gestión de la deuda del gobierno y la del BCU, formalizándose la creación del Comité de Coordinación de la Deuda Pública entre ambos organismos. Asimismo, la gradual adecuación de precios relativos de la economía uruguaya se sigue procesando en el contexto del fortalecimiento del dólar a nivel global.   Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo, en el marco de un empuje inflacionario que llevó el guarismo por encima del 10%, si bien se está absorbiendo un impacto notorio de la depreciación cambiaria experimentada en el período.   El Comité de Política Monetaria del Banco Central del Uruguay evaluó la marcha de la política monetaria en el último trimestre del año, apreciando que el agregado definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) creció en el orden 2.7% interanual, notoriamente por debajo de la pauta indicativa anunciada en la instancia precedente. A ello ha contribuido la caída significativa de la demanda de dinero, asociada a un menor dinamismo de la economía y al cambio de portafolio de los agentes económicos.   A partir de este diagnóstico, se decidió profundizar la instancia contractiva de la política monetaria, fijando para el trimestre abril-junio de 2016 un rango de referencia indicativo del crecimiento promedio de los medios de pago que va del 4% al 6% interanual. Esta magnitud es consistente con la previsión de una trayectoria convergente con la meta de inflación, el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo y los cambios en el grado de monetización de la economía.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a principios de julio de 2016, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.  
Imagen Noticia
30/12/2015
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, en el marco de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política de 24 meses, definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM).  El CCM evaluó los posibles impactos de un contexto externo que se ha vuelto más complejo, fundamentalmente por la situación en la región y la profundización de la incertidumbre y la volatilidad en el escenario global. En efecto, se verifica un deterioro mayor al esperado en la situación en Brasil, donde coexisten problemas económico-financieros (elevado déficit fiscal, pérdida del grado inversor, caída del nivel de actividad, aceleración de la inflación) con factores de índole política. En Argentina, por su parte, el proceso de adecuación macroeconómica no permite avizorar un crecimiento sensible en el nivel de actividad en el corto plazo, más allá de algunas medidas que revierten decisiones previas que afectaban el comercio de bienes y servicios con el país vecino. Asimismo, el aumento de la tasa de interés de referencia de la Reserva Federal de los Estados Unidos, como un paso adicional hacia la normalización de su política monetaria, ha sido acompañado de señales claras con respecto a su gradualidad, haciendo prever la continuidad del fortalecimiento del dólar a nivel global.   Por su parte, aunque con un desempeño mejor que el de la región, la economía uruguaya ha continuado desacelerándose, lo cual obliga a extremar cuidados a fin de balancear equilibradamente los diversos objetivos de la política económica. La estabilidad macroeconómica es imprescindible para alcanzar los objetivos de crecimiento y empleo. La defensa de la competitividad, que incluye la estabilidad de precios como requisito relevante, debe procesarse en el marco de la adecuación fiscal consistente con la moderación del crecimiento. La demanda doméstica ha comenzado a crecer por debajo del nivel de actividad, lo cual, de mantenerse en el tiempo, contribuirá a mitigar las presiones inflacionarias, si bien aún no se ha manifestado en la evolución de los precios de los bienes y servicios no transables internacionalmente.  La reducción de los precios internacionales de las exportaciones uruguayas viene siendo en buena medida compensada por la depreciación cambiaria. La gradual adecuación de precios relativos de la economía uruguaya se viene procesando en el contexto del fortalecimiento del dólar a nivel global. Durante el último trimestre el Banco Central ha mantenido la estrategia de utilizar los instrumentos monetarios, cambiarios y de gestión de deuda de manera de moderar la volatilidad de la evolución del tipo de cambio y evitar fluctuaciones bruscas de la divisa que no tengan soportes estructurales. En tal sentido, se ratifican los criterios de participación en los mercados domésticos, dejando en claro que los mismos no implican apartarse del rumbo que marcan sus fundamentos a nivel local, regional y global. Una economía pequeña y abierta como la uruguaya no tiene la capacidad de ir en contra de tales fundamentos y la flexibilidad cambiaria permite absorber los shocks externos, suavizando los movimientos del tipo de cambio a efectos de contribuir con las expectativas de estabilidad de la economía en su conjunto. La estrategia mencionada permitió reducir el stock de la deuda de corto plazo del BCU de manera mucho más significativa que el de los activos de reserva correspondientes. Este proceso implicó deshacer parcialmente el costoso mecanismo de esterilizar el ingreso de capitales con la emisión de deuda del BCU ocurrido hasta 2013, generando un importante fortalecimiento patrimonial de la institución y una reducción significativa del déficit parafiscal que contribuirá sustancialmente a la adecuación de las cuentas públicas en los próximos dos años.   Asimismo, el CCM destacó los avances logrados en materia de coordinación de la gestión de la deuda del gobierno y la del BCU, manifestados en varias operaciones realizadas de manera conjunta en el correr de 2015, apuntando a una creciente institucionalización de un enfoque y un accionar consistentes en la materia.  Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen sensiblemente por encima del rango objetivo. A partir de este diagnóstico, el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay evaluó la marcha de la política monetaria en el último trimestre del año, apreciando que el agregado definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) creció en el orden 6.7% interanual, levemente por debajo de la pauta indicativa anunciada en ocasión del COPOM anterior. Esto ha ocurrido debido a la caída que se ha verificado en la demanda de dinero, ocasionada por el menor dinamismo de la economía y un sensible cambio de portafolio de los agentes económicos.   En atención a lo expuesto, se decidió ratificar la instancia contractiva de la política monetaria y mantener para el trimestre enero-marzo de 2016 un rango de referencia indicativo de crecimiento promedio de los medios de pago que va del 7% al 9% interanual. Esta magnitud es consistente con la previsión de una trayectoria convergente con la meta de inflación, el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo y los cambios en la monetización de la economía.  La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar a principios de abril de 2016, período durante el cual el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles tendientes a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
18/11/2015
Nuevo Reglamento de Operadores Primarios
El Banco Central del Uruguay (BCU) aprobó un nuevo Reglamento de Operadores Primarios para emisiones de valores. El mismo constituye un ajuste del aplicado hasta la pasada semana, manteniendo los lineamientos sustanciales que dieron origen oportunamente a su aprobación. Los objetivos del Programa de Operadores Primarios son: • Mejorar la eficiencia de los mecanismos de transmisión de la política monetaria. • Dinamizar la negociación de Títulos de Deuda Pública en el Mercado Secundario, procurando una mayor profundidad y liquidez de estos instrumentos. • Fortalecer la referencia dada por la curva de rendimientos del mercado secundario. • Propender al desarrollo de un mercado de capitales eficiente en moneda local. • Propender al desarrollo de mercados de cobertura de riesgos que requieren un mercado de títulos eficiente. El nuevo Reglamento forma parte de los esfuerzos que el Banco Central del Uruguay ha venido realizando en los últimos años en pos de cumplir con los objetivos que le asigna su Carta Orgánica.   Se adjunta Resolución de Directorio del BCU  Acceder a la Circular con el Nuevo Reglamento de Operadores Primarios.
Imagen Noticia
01/10/2015
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité  de Política  Monetaria  (COPOM) analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política  monetaria, teniendo  en cuenta la ratificación del rango objetivo  para la inflación  de 3%-7% en el horizonte  de política  relevante de 24 meses, definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM).   El CCM evaluó los posibles impactos que acarrea un contexto global y regional crecientemente complejo. A la desaceleración de las economías emergentes se suma el deterioro significativo de la situación en Brasil (en donde interactúan desafíos económico-financieros con condicionantes de índole política) y una mayor aversión al riesgo en los mercados financieros internacionales. Estos factores agregan impulso a la incertidumbre y la volatilidad  que ya caracterizaban al entorno global, las cuales no fueron mitigadas por las noticias de recuperación  de  la  economía  estadounidense y la cautela de la Reserva Federal en no iniciar  aún la suba de las tasas de interés.   Por su parte, la economía uruguaya acompaña la tónica de desaceleración del crecimiento de mundo emergente, con tasas que se espera continúen por encima del promedio regional, no obstante la evolución verificada en el segundo trimestre del año, fuertemente influida por la sequía que afectara al país.   El CCM mantiene la necesidad de balancear equilibradamente los diversos objetivos de la política económica que contribuyen de manera integral a la estabilidad macroeconómica imprescindible. La defensa de la competitividad, que incluye la estabilidad de precios como requisito relevante, debe procesarse en el marco de la adecuación fiscal consistente con la moderación  del crecimiento.   La reducción de algunos precios internacionales ha sido, en buena medida, compensada por la depreciación cambiaria, proceso que sigue lo que está ocurriendo con la divisa estadounidense a nivel global. A su vez, la demanda doméstica mantiene firmeza, lo cual contribuye a dificultar el combate a los impulsos inflacionarios al ritmo deseado. Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo.   En los meses de agosto y setiembre, el Banco Central del Uruguay ha manejado la política monetaria, su participación en el mercado de cambios y la gestión de su deuda de corto plazo de manera de mitigar el traslado a la economía doméstica de las fuertes oscilaciones verificadas en los mercados globales y regionales, así como de facilitar la reasignación de portafolio de agentes residentes que necesitaban acudir a los mercados globales para comprar bonos emitidos por el Estado uruguayo denominados en Unidades Indexadas. De esta manera se evitaron distorsiones circunstanciales en la evolución cambiaria que se derivaban de factores no asociados a los fundamentos de largo plazo. Cabe destacar que se mantiene la estrategia de que el régimen de flexibilidad cambiaria transmita el previsible fortalecimiento del dólar basado en factores estructurales, tal como está procesándose a nivel internacional.   El Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay  evaluó la marcha de la política  monetaria  en el tercer trimestre del año, apreciando que el agregado definido  como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro  del público  en el sistema bancario) creció en el orden del 7.2% interanual, en línea con lo comprometido en ocasión del COPOM anterior. El Banco Central del Uruguay decidió, por lo tanto, ratificar la  instancia  contractiva   de  la  política monetaria  y mantener  para el trimestre octubre-diciembre un rango de referencia indicativo de crecimiento promedio  de los medios  de pago que va del 7% al 9% interanual. Esta magnitud es consistente con la previsión de una trayectoria  convergente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima  reunión  del COPOM que tendrá  lugar  en el mes de enero de 2016, período durante el cual el Banco Central utilizará  todos los instrumentos que coadyuven a reducir el ritmo  de crecimiento de los precios y a mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.         Descargar foto     Descargar video    
Imagen Noticia
29/09/2015
Resultado de la recompra de Letras de Regulación Monetaria y Notas (LRM) emitidas por el BCU
  En el día de ayer culminó la recepción de propuestas para la recompra de Letras de Regulación Monetaria y Notas (LRM) emitidas por el Banco Central del Uruguay (BCU) en pesos uruguayos o Unidades Indexadas, pagaderas en dólares estadounidenses, que fuera anunciada según Comunicación No. 2015/174.     De un total de instrumentos elegibles por un valor nominal aproximado de $ 130.000 millones se recibieron ofertas por alrededor de $ 23.000 millones (17.7%), cuya composición por agente se detalla en el gráfico a continuación.       El Banco Central del Uruguay decidió aceptar propuestas por un monto aproximado de $19.000 millones de valor efectivo, lo que equivale a un pago de alrededor de U$S 654,5 millones, adjudicados según el detalle que se expone en el gráfico siguiente.       Como se puede apreciar, el mayor volumen de ofertas ha provenido de las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP), las que estarían llevando a cabo una reasignación de sus portafolios, otorgando un mayor peso relativo a los bonos globales del Estado uruguayo denominados en Unidades Indexadas. Dado que la adquisición de los mismos en los mercados internacionales debe efectuarse en dólares estadounidenses, dichas entidades han constituido una de las principales fuentes de demanda de dicha moneda en el mercado cambiario doméstico.     La lectura de los datos estaría sugiriendo que esa demanda tiene por objeto consideraciones esencialmente instrumentales (a efectos de viabilizar esas transacciones) y no la decisión de cambios de portafolio en perjuicio de instrumentos del Estado uruguayo ni de la moneda nacional.     Otro aspecto destacable lo constituye la relativamente baja participación de agentes no residentes, a pesar de que el stock de LRM en manos de los mismos es significativo. La operación de recompra será liquidada el 2 de octubre de 2015.   La operación se considera exitosa, en la medida en que satisface los objetivos que la motivaron: (a) evitar que shocks externos se transmitan inadecuadamente, de manera directa o indirecta, a los mercados de dinero y de cambios; (b) facilitar el cambio de portafolio, principalmente de inversores institucionales residentes, brindando liquidez en el mercado secundario de títulos del BCU; y (c) reducir el déficit parafiscal y mejorar el perfil de riesgo de la institución al cancelar deuda de corto plazo, disminuyendo así su riesgo de renovación.   29 de setiembre de 2015
Imagen Noticia
17/09/2015
Comunicado del Banco Central del Uruguay
En virtud de los eventos de volatilidad registrados en los mercados financieros internacionales en los últimos meses, el Ministerio de Economía y Finanzas y el Banco Central del Uruguay han estado implementando medidas que permitan mitigar el impacto de éstos sobre el mercado doméstico. En este sentido, el pasado mes de agosto, se culminó la operación conjunta de emisión y canje de títulos de deuda locales entre ambos organismos. Esta operación permitió consolidar la política de pre-financiamiento del Gobierno Central a la luz de la perspectiva de suba de tasas de interés en Estados Unidos, afirmar la estrategia de desdolarización de la deuda del Gobierno y ratificar la confianza de los inversores en la solidez crediticia de la República. Desde el punto de vista del Banco Central del Uruguay, la operación contribuyó a disminuir el déficit parafiscal y mejorar el perfil de riesgo de la institución. El Banco Central del Uruguay ha enfatizado en reiteradas oportunidades que utilizará en su gestión de política monetaria y de deuda todos los instrumentos disponibles a efectos de que los shocks externos no se transmitan inadecuadamente a los mercados de dinero y de cambios. En ese sentido, el Banco Central del Uruguay ha decidido efectuar una operación de recompra de Letras de Regulación Monetaria en pesos y en unidades indexadas con vencimientos no mayores al 31/10/2016 por un monto de 500 millones de dólares, eventualmente ampliable en función de las condiciones financieras de las ofertas que se presenten. Los agentes que participen de la operación efectivizarán el cobro de los títulos vendidos al Banco Central en dólares estadounidenses. El plazo de recepción de las ofertas será del 23 de setiembre al 28 de setiembre de 2015. Los resultados de la operación se darán a conocer el 30 de setiembre de 2015 y la liquidación se hará el 2 de octubre de 2015. En los próximos días se emitirá la comunicación que regulará los aspectos operativos de la transacción.
Imagen Noticia
07/07/2015
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria (COPOM) analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, teniendo en cuenta la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política relevante de 24 meses, definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica (CCM).   La incertidumbre y la volatilidad han recrudecido en la economía global a partir de la situación en la zona Euro, a la vez que son claros los signos de desaceleración en las economías emergentes, con un especial énfasis en el enfriamiento de los países de la región. Asimismo, la recuperación en la economía estadounidense parece continuar, aunque aún no permite iniciar la suba de las tasas de interés relevantes.   Por su parte, la economía uruguaya ha continuado creciendo a tasas razonables, aunque menores que en el pasado reciente, con una evolución de la demanda doméstica que sigue mostrando firmeza, y que dificulta mitigar los impulsos inflacionarios al ritmo deseado. A nivel externo, la reducción de algunos precios internacionales ha sido, en buena medida, compensada con la depreciación cambiaria, proceso que sigue lo que está ocurriendo con la divisa estadounidense a nivel global. En ese sentido, tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen sensiblemente por encima del rango objetivo.   El contexto obliga una vez más a balancear equilibradamente: (a) las preocupaciones inflacionarias, (b) los objetivos planteados por el gobierno para la adecuación fiscal en un contexto de moderación del crecimiento y (c) las dificultades planteadas en la colocación de productos uruguayos en algunos mercados, reafirmando la necesidad de continuar el manejo responsable de la constelación de políticas macroeconómicas.   A partir de este diagnóstico, el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay evaluó la marcha de la política monetaria en el segundo trimestre del año, apreciando que el agregado definido como referencia (la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) creció en el orden del 8.5% interanual, en línea con lo comprometido en ocasión del COPOM anterior.   En atención a lo expuesto, se decidió ratificar la instancia contractiva de la política monetaria y mantener para el trimestre julio-setiembre un rango de referencia indicativo de crecimiento promedio de los medios de pago que va del 7% al 9% interanual. Esta magnitud es consistente con la previsión de una trayectoria convergente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar en el mes de octubre de 2015, período durante el cual el Banco Central utilizará todos los instrumentos que coadyuven a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y a mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.   Descargar video con imágenes del COPOM   Descargar foto del COPOM
Imagen Noticia
29/06/2015
Próxima reunión del Comité de Política Monetaria
El Banco Central del Uruguay informa que el Comité de Política Monetaria (COPOM) se reunirá el martes 7 de julio de 2015.
Imagen Noticia
08/04/2015
Comunicado del Comité de Coordinación Macroeconómica
En su reunión ordinaria del día de hoy, el Comité de Coordinación Macroeconómica analizó tanto el contexto global y regional, así como la evolución reciente de la economía uruguaya.Se evaluó positivamente el proceso de crecimiento del nivel de actividad del año 2014 (pautando un aumento del Producto Interno Bruto del 3,5%), en el marco de una economía global más compleja y con riesgos crecientes y de un entorno regional caracterizado por la falta de crecimiento y una mayor incertidumbre. En ese sentido, se valoró el hecho de que la economía doméstica está experimentando una menor exposición a los vaivenes de los países de la región, en una suerte de desacople relativo de la misma, derivado, entre otros factores, de las fortalezas construidas en materia productiva, financiera y macroeconómica en general.Se visualizan desafíos asociados a la desaceleración global y al retroceso regional, así como a la continuidad (aunque a ritmo pausado) del desmantelamiento de la política monetaria expansiva de Estados Unidos, en un contexto de repunte de su economía. Este proceso ha implicado un fortalecimiento de la divisa estadounidense a nivel internacional, que se prevé continúe en el próximo período. En este marco se espera que en los próximos meses continúe la depreciación del peso uruguayo evitando desalineamientos cambiarios que podrían afectar la evolución del nivel de actividad y el empleo.La necesidad de mantener el balance de los objetivos de la política económica, que incluyen la estabilidad de precios (desafiada por sistemáticas presiones inflacionarias), la sustentabilidad de las cuentas públicas y la competitividad global de la producción doméstica, obliga a asegurar la consistencia de las herramientas de la estrategia macroeconómica, particularmente las políticas fiscal, monetaria y de ingresos.A partir del análisis efectuado el Comité de Coordinación Macroeconómica entendió conveniente mantener el rango objetivo para la inflación del 3% al 7% en el horizonte de política de 24 meses.
Imagen Noticia
08/04/2015
Comunicado del Comité de Política Monetaria
En el día de hoy tuvo lugar la reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM). Hubo consenso en que los mayores riesgos provienen de la incertidumbre del entorno internacional, en particular del enlentecimiento en el nivel de actividad en la región. En ese marco la economía uruguaya presenta tasas crecimiento económico que siguen estando por encima de las del promedio de la región y que tienden a converger a las del producto potencial. Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes han experimentado un descenso, no obstante se mantienen por encima del rango objetivo, por lo que la inflación continúa en el centro de las preocupaciones de la política económica, en un contexto en el cual además la reducción de aquélla contribuirá a preservar la capacidad de competencia de la economía. El agregado definido como referencia de la política monetaria (M1’: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) creció en el orden del 8.3% interanual en promedio en el primer trimestre de 2015, en línea con la referencia fijada en ocasión del anterior COPOM. En atención a lo expuesto, se decidió ratificar la instancia contractiva de la política monetaria y mantener para el trimestre abril-junio un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1 ́promedio trimestral de 7-9% interanual. Esta referencia implica que los agregados monetarios continúen en una trayectoria convergente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo. La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar en la última semana de junio de 2015, período durante el cual el Banco Central utilizará todos los instrumentos que coadyuven a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y a mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
06/04/2015
Próxima reunión del Comité de Política Monetaria
El Banco Central del Uruguay informa que la próxima reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM) se realizará este miércoles 8 de abril de 2015.
Imagen Noticia
30/12/2014
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica se reunió en la jornada de hoy y resolvió mantener el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política, a la vez que analizó tanto el contexto macroeconómico global como el doméstico.  Por su parte, en la reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM), al analizarse los riesgos provenientes de la situación internacional, hubo consenso en que la región tendrá un crecimiento modesto. Las perspectivas lucen más auspiciosas para Estados Unidos, pero ni para Europa ni para Japón se prevé una dinamización de sus economías, mientras que se espera que China consolide una tendencia de cierta desaceleración. Ese contexto, así como la baja tasa de inflación de Estados Unidos, le saca presión a la Reserva Federal para ajustar su política monetaria en el corto plazo.  En ese marco la economía uruguaya presenta tasas de actividad que siguen estando por encima de las del promedio de la región y que tienden a converger al producto potencial. Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes – si bien ambas han experimentado un descenso – se mantienen por encima del rango objetivo, por lo que la inflación continúa en el centro de las preocupaciones de la política económica.  De acuerdo a los datos disponibles a la fecha, el agregado definido como referencia de la política monetaria (M1’: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) habría crecido en el orden del 7.2% interanual en promedio en el trimestre octubre-diciembre, ratificándose así el carácter contractivo de la política monetaria adoptada. Esta tasa ha estado por debajo de la referencia indicativa, debido fundamentalmente a una serie de cambios ocurridos en la demanda de dinero que han determinado un crecimiento de ésta por debajo de lo esperado. Cabe señalar en este sentido, que la entrada en vigencia de la Ley de Inclusión Financiera ha provocado modificaciones en la conducta del público, con un notorio incremento en el uso de tarjetas de débito y crédito en detrimento del circulante.  En atención a lo expuesto, el COPOM decidió ratificar la instancia contractiva de la política monetaria y fijó para el trimestre enero-marzo un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1´promedio trimestral de 7-9% interanual. Esta referencia implica continuar en una trayectoria convergente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del COPOM que tendrá lugar en la última semana hábil de marzo de 2015, período durante el cual el Banco Central utilizará todos los instrumentos que coadyuven a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y a mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
23/12/2014
Próxima reunión del Comité de Política Monetaria
El Banco Central del Uruguay informa que la próxima reunión del Comité de Política Monetaria se realizará el martes 30 de diciembre de 2014.
Imagen Noticia
30/09/2014
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Coordinación Macroeconómica se reunió en la jornada de hoy y, luego de analizar tanto el contexto macroeconómico global como el doméstico, resolvió mantener el rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política. Asimismo, decidió respecto de los títulos de deuda pública emitidos localmente en poder de no residentes, reducir la obligación de mantener fondos inmovilizados a 0% en el caso de los emitidos por el Gobierno y al 30% para los del Banco Central del Uruguay.   Por su parte, en la reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM) se estimó que las economías de los países de la región continuarán verificando bajas tasas de crecimiento,  mientras que es esperable que Estados Unidos consolide la reversión de los estímulos cuantitativos, en un marco de mejora de sus indicadores macroeconómicos. En la zona Euro, ante el riesgo de deflación, el Banco Central Europeo ha adoptado medidas monetarias expansivas; al igual que el Banco Central de Japón. Finalmente, se espera una leve moderación de crecimiento de la economía china.   La economía uruguaya, en el referido marco de bajo crecimiento regional,  presenta tasas de actividad que están por encima del promedio de la región. En ese sentido, la tasa de crecimiento de la economía tiende a acercarse a la de su producto potencial, en un contexto en el cual tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo, determinando que la inflación se sitúe en el centro de las preocupaciones de la política económica.   De acuerdo a los datos disponibles a la fecha, el agregado definido como referencia de la política monetaria (M1’: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) habría crecido en el orden del 6.8 % interanual en promedio en el trimestre julio-setiembre, ratificándose así el carácter contractivo de la política monetaria adoptada. Esta tasa se ha mantenido por debajo del rango indicativo en atención a indicadores que revelan un crecimiento de la demanda de dinero menor al esperado para el período en cuestión.    En atención a lo expuesto, el Comité de Política Monetaria decidió ratificar la instancia contractiva de la política monetaria y fijó – para el trimestre setiembre-diciembre - un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1’ promedio trimestral de  8-10% interanual. Esta referencia implica continuar en una trayectoria convergente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial en el mediano plazo.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del Comité de Política Monetaria, que tendrá lugar a fines de diciembre de 2014, período durante el cual el Banco Central utilizará todos los instrumentos que coadyuven a reducir el ritmo de crecimiento de los precios y a mitigar el traspaso de la volatilidad financiera internacional al mercado doméstico.
Imagen Noticia
24/09/2014
Próxima reunión del COPOM
El Banco Central del Uruguay anuncia que la próxima reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM) se realizará el martes 30 de setiembre de 2014.
Imagen Noticia
10/07/2014
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, a partir de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica.   En el contexto internacional se confirman las señales de enlentecimiento en algunos países de la región. En Estados Unidos continúa avanzándose en la reversión del proceso de expansión de los agregados monetarios mientras que tanto la zona Euro como Japón mantienen sus incertidumbres respecto al desempeño de sus economías. También se espera una moderación de crecimiento de la economía china.   La economía uruguaya – si bien experimenta un enlentecimiento en su crecimiento- presenta tasas que están por encima de las del promedio de la región. En ese sentido se está verificando una convergencia a la tasa de crecimiento del producto potencial. En este contexto persisten presiones inflacionarias a la vez que la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo por lo que la inflación continúa siendo tema central en las preocupaciones de la política económica.Por ese motivo, la política monetaria ha mantenido un claro carácter contractivo. De acuerdo a datos preliminares, el agregado definido como referencia de la política monetaria (M1 ampliado: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) habría crecido en el orden del 10.4 % interanual en el trimestre abril-junio, dentro del rango indicativo definido en el COPOM del mes de abril (10-13%).   Por todo lo expuesto el COPOM decidió ratificar la instancia contractiva y fijó – para el trimestre julio-setiembre- un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1 ampliado de 9%- 12% interanual. Esta referencia implica continuar en una trayectoria convergente hacia el 8% en el horizonte de política, tasa consistente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial. El Banco Central continuará manejando esta trayectoria de los agregados monetarios con la gradualidad necesaria a efectos de no afectar otros equilibrios.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del Comité de Política Monetaria, que tendrá lugar a principios de octubre de 2014.
Imagen Noticia
01/07/2014
Reunión del Comité de Política Monetaria
El Banco Central del Uruguay anuncia que la próxima reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM) se realizará el jueves 10 de julio de 2014.
Imagen Noticia
08/04/2014
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, a partir de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política relevante definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica. En el contexto internacional parecen confirmarse las señales de enlentecimiento en algunos países de la región. En Estados Unidos continúa avanzándose en la reversión del proceso de expansión de los agregados monetarios mientras que tanto la zona Euro como Japón mantienen sus incertidumbres respecto al desempeño de sus economías. La economía uruguaya – si bien continúa moderando su crecimiento – ha crecido nuevamente por encima de lo previsto. La brecha del producto continúa siendo positiva, persistiendo presiones inflacionarias tanto del lado de la demanda como de la oferta. En ese sentido, tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen notoriamente por encima del rango objetivo. En un contexto macroeconómico equilibrado la inflación continúa siendo tema central en las preocupaciones de la política económica.Por ese motivo la política monetaria ha mantenido un claro carácter contractivo. De acuerdo a datos preliminares, el agregado definido como referencia de la política monetaria (M1 ampliado: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) habría crecido en el orden del 11.5 % interanual en el trimestre enero-marzo, por debajo del rango indicativo definido en el COPOM del mes de enero (13-15%). La desaceleración de los medios de pago es coherente con una trayectoria gradual hacia el 8% en el horizonte de política, tasa consistente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial. La convergencia paulatina es deseable de forma de no generar desequilibrios macroeconómicos que alteren la consolidación de una evolución virtuosa de crecimiento con equidad. Por todo lo expuesto el COPOM decidió ratificar la instancia contractiva y fijó – para el trimestre abril-junio - un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1 ampliado de 10%-13% interanual. Esta referencia continúa ubicando al agregado monetario en una trayectoria convergente hacia el 8% en el horizonte de política. La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del Comité de Política Monetaria, que tendrá lugar a principios de julio de 2014.
Imagen Noticia
01/04/2014
Reunión del Comité de Política Monetaria
La próxima reunión del Comité de Política Monetaria se realizará el martes 8 de abril de 2014.
Imagen Noticia
01/04/2014
Emisión de Notas de Tesorería en Unidades Reajustables
La República Oriental del Uruguay (R.O.U) emitió en el mercado local Notas de Tesorería en Unidades Reajustables a 30 años (Serie 1) por el equivalente a 1.025 millones de dólares (U.R. 32.276.939). La nueva Nota tiene vencimiento final en 2044, amortizará su capital en cuotas anuales iguales y consecutivas a partir del 2040 al vencimiento, y paga un cupón de 2.25% anual. La integración de la misma se realizó mediante títulos locales emitidos por el Banco Central del Uruguay (B.C.U) y la R.O.U en poder del Banco de Seguros del Estado (B.S.E). El principal objetivo de la transacción fue ofrecer instrumentos que contribuyan a solucionar la situación creada en la operativa de seguros previsionales del B.S.E, en lo relativo al calce de moneda y tasa de interés requerida preceptivamente para el cálculo del pasivo. Adicionalmente, mediante esta transacción el Gobierno Central logra obtener financiamiento a largo plazo extendiendo en el tiempo los vencimientos de deuda pública, en línea con el objetivo de disminuir el riesgo de refinanciamiento. Asimismo, permite continuar avanzando en el proceso de desdolarización de la deuda.
Imagen Noticia
10/01/2014
COMUNICADO DEL COMITÉ DE POLÍTICA MONETARIA
El Comité de Política Monetaria analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, a partir de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política relevante definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica.   En el ámbito internacional la novedad más importante es el anuncio de la Reserva Federal en el sentido de comenzar a desandar lentamente el proceso de compra de activos financieros. En la zona Euro se muestran signos incipientes de recuperación en algunos países.  No obstante ello, el desempleo se mantiene en niveles elevados. Se espera que continúe la desaceleración de los países emergentes. Pese a ello se estima que la economía china continúe siendo un factor importante de crecimiento global. En particular es de hacer notar las señales de enlentecimiento en Argentina  y Brasil.   La economía uruguaya – si bien continúa moderando su crecimiento – lo ha hecho por encima de lo previsto. La brecha del producto continúa siendo positiva,  persistiendo por tanto  presiones inflacionarias del lado de la demanda. En ese sentido, tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen por encima del rango objetivo. En un contexto macroeconómico equilibrado, la inflación continúa siendo central en las preocupaciones de la política  económica. Por ese motivo la política monetaria  ha mantenido un claro carácter contractivo. De acuerdo a datos preliminares, el agregado definido como referencia de la política monetaria (M1 ampliado: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) habría crecido – de acuerdo a cifras preliminares - en el orden del 13.5% interanual en el trimestre octubre-diciembre, por debajo del rango indicativo definido en el COPOM del mes de octubre (15-17%).   Cabe recordar que el COPOM establece una referencia indicativa trimestral y no una meta per se en relación al agregado M1 ampliado ya que ésta no  constituye una variable de manejo directo de la Autoridad Monetaria. Asimismo, las estimaciones indicativas se realizan asumiendo una determinada demanda de dinero (principalmente por motivos transaccionales) y cierta estabilidad en el multiplicador monetario.   En el período en consideración el sistema financiero aumentó su demanda por liquidez, lo cual redundó en valores más bajos del multiplicador monetario, lo que constituye una explicación de una tasa de crecimiento del agregado monetario por debajo de su valor de referencia.   La desaceleración de los medios de pago – que se viene verificando en los dos trimestres en que se ha venido utilizando el nuevo instrumento - es coherente con una trayectoria gradual hacia el 8% en el horizonte de política, tasa consistente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial. La convergencia paulatina es deseable de forma de no generar desequilibrios macroeconómicos que alteren la consolidación de una evolución virtuosa de crecimiento con equidad.   El COPOM decidió ratificar la instancia contractiva y fijó – para el trimestre enero-marzo - un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1 ampliado de 13%-15% interanual. Esta referencia continúa ubicando al agregado monetario en una trayectoria convergente hacia el 8% en el horizonte de política.   La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del Comité de Política Monetaria, que tendrá lugar a principios del mes de abril de 2014.        
Imagen Noticia
07/10/2013
Comunicado del Comité de Política Monetaria
El Comité de Política Monetaria analizó el contexto macroeconómico global y doméstico y evaluó la marcha de la política monetaria, en el marco del cambio de instrumento decidido en el mes de junio próximo pasado y a partir de la ratificación del rango objetivo para la inflación de 3%-7% en el horizonte de política relevante definido por el Comité de Coordinación Macroeconómica. Nuevamente han sido características de este período la incertidumbre y la volatilidad en la economía y en los mercados financieros internacionales, principalmente a raíz de las marchas y contramarchas de la Reserva Federal de EEUU con relación a la orientación de los agregados monetarios en ese país. A su vez, se mantiene la debilidad en la zona del Euro y en Japón, subsistiendo señales de desaceleración en los países emergentes, especialmente en el caso de Brasil. La economía uruguaya ha crecido por encima de lo previsto, persistiendo las presiones inflacionarias del lado de la demanda en un contexto de depreciación cambiaria. De hecho, el crecimiento del Producto Interno Bruto sorprendió al alza en aproximadamente dos puntos porcentuales, considerando tanto las estimaciones oficiales como las expectativas de los analistas del sector privado. Asimismo, factores climáticos y de restricciones de oferta han coadyuvado al encarecimiento de algunos rubros componentes de la canasta relevante de consumo. En ese sentido, tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen notoriamente por encima del rango objetivo, volviendo a colocar al tema inflacionario en el centro de las preocupaciones de la política económica. Con referencia a la performance de la política monetaria, la misma ha tenido un claro carácter contractivo. De acuerdo a datos preliminares, el agregado definido como referencia de la política monetaria (M1 ampliado: suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario) habría crecido en el orden del 14.8% interanual en el trimestre julio-setiembre, levemente por encima del rango indicativo definido en el COPOM del mes de junio (12.5%-13%). Cabe recordar que el COPOM establece una referencia indicativa trimestral (no mensual) y no una meta per se, dado que si bien cuenta con herramientas para incidir en su trayectoria, no constituye una variable de manejo directo de la Autoridad Monetaria. Asimismo, las estimaciones indicativas se realizan asumiendo una determinada demanda de dinero (principalmente por motivos transaccionales) y cierta estabilidad en el multiplicador monetario. A efectos de entender el leve desvío en la tasa de crecimiento del agregado, debe considerarse que el nivel de actividad estaba alrededor de dos puntos por encima del previsto (pautando una demanda de dinero mayor a la estimada) y que el multiplicador monetario mostró una considerable volatilidad durante el trimestre. Incorporando estos factores, los resultados ex post indican que la política monetaria fue tan contractiva como había sido definida en el COPOM precedente. Debe tenerse en cuenta que fue el primer trimestre en que la política monetaria operó con un nuevo instrumento y que, por lo tanto, hay un proceso de aprendizaje y de adaptación, tanto para la Autoridad Monetaria como para los agentes del mercado. En ese sentido, se notaron ciertos desajustes propios de la transición del uso del nuevo instrumento, sobre todo en el primer mes de operación. Es así que el tono contractivo de la política se fue profundizando a medida que avanzaba el trimestre, estimándose el crecimiento interanual al mes de setiembre en el orden del 12.7%. El análisis de la política con agregados monetarios requiere considerar no sólo un indicador, sino una batería de ellos, que ayudan a entender el talante de la misma. Por ejemplo, si se considera la tasa anualizada de crecimiento del agregado en el último trimestre en términos de tendencia ciclo, se aprecia que ésta ha revertido la tendencia ascendente que manifestaba anteriormente, pasando de 20% a 17%. Este guarismo reafirma la instancia contractiva de la política monetaria, tal como lo evidenció el fuerte incremento ocurrido en las tasas de interés de instrumentos de regulación monetaria. La desaceleración de los medios de pago es coherente con una trayectoria gradual hacia el 8% en el horizonte de política, tasa consistente con la meta de inflación y el crecimiento del producto potencial. La convergencia paulatina es deseable de forma de no generar desequilibrios macroeconómicos que alteren la consolidación de una evolución virtuosa de crecimiento con equidad. El COPOM decidió ratificar la instancia contractiva y, en línea con la trayectoria hacia el 8% en el horizonte de política, fijar un rango de referencia indicativo de crecimiento del agregado M1 ampliado de 15%-17% interanual para el trimestre octubre-diciembre de 2013. Cabe hacer notar que el hecho de que la tasa de crecimiento interanual del agregado sea mayor a la del trimestre anterior no implica una instancia menos contractiva, ya que dicha tasa está influida por un valor inusualmente bajo de dicho agregado en diciembre de 2012. En particular, el rango de referencia definido implicaría un nuevo descenso del ritmo de crecimiento del agregado en el trimestre en términos de tendencia ciclo, pasando del 17% al 13% anualizado. La situación global y doméstica seguirá siendo monitoreada en el lapso que medie hasta la próxima reunión del Comité de Política Monetaria, que tendrá lugar a principios del mes de enero de 2014.
Imagen Noticia
01/10/2013
Cambio en el Informe Diario de Pasivos Monetarios (PM) y Activos de Reserva (AR)
El Banco Central del Uruguay publicó en la presente jornada el Informe Diario de Pasivos Monetarios (PM) y Activos de Reserva (AR) bajo un nuevo formato. Es por esto que a partir de hoy esta información se presenta en un formato de planilla electrónica y con un diseño que ha sido revisado a fin de asegurar la consistencia con otras estadísticas monetarias que están siendo difundidas y buscando facilitar el acceso y el uso de esta información por parte de los usuarios. Este Informe se difundirá diariamente agregando en cada una de las hojas que lo componen una columna para cada día que contendrá la información correspondiente al día previo, compilando la información detallada del mes en curso en un único archivo al que podrá accederse en el menú existente en la derecha de la página web. De esta forma en la hoja “Pasivos Monetarios” se dispondrá de toda la explicación sobre las razones detrás de la variación del saldo diario de Pasivos Monetarios que se difunde en la fecha, así como datos acumulados para enmarcar ese comportamiento en el resto del año. Por su parte, en la hoja “Activos de Reserva” se explicarán las razones detrás de la variación experimentada por dicha variable. Finalmente, en la  hoja Indicadores Financieros se proporcionará la evolución registrada por una serie de variables que ha sido escogida en función de su relevancia para analizar el comportamiento del mercado monetario y cambiario en Uruguay.  Adicionalmente a la información del mes en curso podrá accederse a la información histórica de este Informe, la cual se encuentra disponible desde el 10 de diciembre de 2004 clasificada dentro de Moneda y Crédito en el link de Estadísticas y Estudios.  La difusión de este Informe se enmarca dentro de las Metas de Mejora que el BCU tiene definidas para el presente año, en particular en aquella que consiste en alinear las estadísticas monetarias oficiales a los estándares internacionales. La misma tiene como uno de sus objetivos centrales facilitar el acceso a los usuarios a este tipo de información, en el entendido de que brindar estadísticas confiables y oportunas es un aporte que la autoridad monetaria debe realizar al proceso de toma de decisiones del conjunto de la sociedad.   Acceda al Informe en el siguiente link: http://www.bcu.gub.uy/Estadisticas-e-Indicadores/Paginas/Informe-Diario-Pasivos-Monetarios.aspx   
Imagen Noticia
29/08/2013
Gerente de Política Económica y Mercados, Alberto Graña expone en II Seminario de Abogados de Bancos Centrales y Entidades Multilaterales de América Latina
El Ec. Alberto Graña Gerente de Política Económica y Mercados participará como expositor en el II Seminario de Abogados de Bancos Centrales y Entidades Multilaterales de América Latina, denominado “Administración de reservas internacionales y fondos soberanos: una perspectiva legal de los desafíos actuales y de la visión hacia el futuro”.(...) El Seminario de Abogados tiene como propósito reunir a técnicos y expertos de fondos soberanos y Bancos Centrales de la región latinoamericana, así como de organismos internacionales, para debatir acerca de los regímenes de inversiones actuales y los regímenes de responsabilidad de los empleados públicos, entre otros temas. En la oportunidad, Alberto Graña participa de la mesa redonda: Administración de Reservas Internacionales en América Latina: regímenes de responsabilidad de los funcionarios públicos. El evento que está organizado por el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y el Banco de Desarrollo de America Latina (CAF), se desarrolla entre los días 29 y 30 de agosto de 2013 en la ciudad de Bogotá, Colombia.
Imagen Noticia
31/07/2013
Publicación del Informe de Política Monetaria
Se publicó en esta jornada el último Informe de Política Monetaria. El mismo incluye una evaluación del contexto macroeconómico, un análisis de inflación, los fundamentos y metas de Política Monetaria, así como la evaluación de la gestión monetaria en función de las metas proyectadas. Se trata de un documento que se publica cuatro veces al año, en cumplimiento del Art. 42 de la Carta Orgánica. Para acceder al Informe: http://www.bcu.gub.uy/Politica-Economica-y-Mercados/Paginas/Reportes-de-Politica-Monetaria.aspx