Un sistema financiero sólido que contribuye al crecimiento.

SSF.gif Uno de los propósitos fundamentales del BCU es velar por la estabilidad, solvencia y funcionamiento adecuado de las instituciones del sistema financiero.

​Para ello la Superintendencia de Servicios Financieros tiene a su cargo la supervisión y regulación del sistema financiero, así como la responsabilidad de divulgar información financiera de las entidades controladas.​

Publicaciones

Noticias del Sistema Financiero

26 de octubre de 2020
La Superintendencia de Servicios Financieros adhiere a la cuarta edición de la World Investor Week
​​​​​​​​​​​​​​​​​​​La SSF apoya, con recomendaciones para la toma de decisiones al momento de invertir, las distintas iniciativas promovidas por los países y organismos participantes.La Superintendencia de Servicios Financieros del Banco Central del Uruguay (BCU) adhiere a la Semana Mundial del Inversor (WIW, por su sigla en inglés) en su cuarta edición y apoya las distintas iniciativas promovidas por los países y organismos participantes.La cuarta Semana Mundial del Inversor es organizada por la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO, por su sigla en inglés) con el interés de promover la protección y educación del inversor.En esta ocasión, la SSF contribuye con acciones de sensibilización de educación y protección al inversor a través de la difusión de los mensajes clave que contribuyan a la adecuada toma de decisiones en inversiones financieras.Durante esta instancia, reguladores de valores, bolsas de valores, organizaciones internacionales, asociaciones de inversionistas y otras partes interesadas de unos 100 países ofrecen una variedad de actividades para crear conciencia sobre la importancia de la educación y protección de los inversionistas en sus propias jurisdicciones, particularmente durante la pandemia del COVID-19.Un objetivo clave de la WIW es alentar a los miembros de IOSCO, las organizaciones internacionales y otras partes relevantes, a coordinar sus actividades para promover la educación y protección de los inversionistas, al mismo tiempo que transmiten mensajes clave para todos los inversionistas para ayudarlos a tomar decisiones acertadas de inversión. Parte de la campaña de este año está enfocada en advertir a los inversores que eviten invertir en productos de riesgo mediante información engañosa.IOSCO es el principal foro internacional de políticas para reguladores de valores y es reconocido como el emisor de normas globales para la regulación de valores. La membresía de la organización regula más del 95% de los mercados de valores del mundo en más de 115 jurisdicciones.Comunicado de la WIW ​Sitio web de la Semana Mundial del Inversor​​
20 de octubre de 2020
Comunicado del Comité de Estabilidad Financiera
​El Comité de Estabilidad Financiera se reunió en el día de la fecha para analizar la situación del sistema financiero y evaluar los potenciales riesgos que podrían afectarle. Se concluyó que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y en condiciones de procesar los riesgos, en particular aquellos relacionados con los impactos de la propagación del COVID-19. Los miembros del Comité ratifican su decisión de realizar un seguimiento constante de la situación, así como de continuar coordinando las acciones que se entiendan necesarias.  Durante la reunión se consideró que la persistencia y profundización, tanto a nivel global como doméstico, de los efectos del COVID-19 representan la principal fuente de riesgos en la actual coyuntura. A nivel global, la propagación del COVID-19 ha resultado en una abrupta desaceleración de la economía en el primer semestre del año. La economía china se viene recuperando rápidamente luego de una fuerte desaceleración en el primer trimestre y las proyecciones de crecimiento para este año se han revisado al alza. Si bien la actividad mundial comenzó a repuntar en junio de 2020, rebrotes, nuevas olas de contagio y medidas cada vez más estrictas de distanciamiento social y restricciones a la movilidad en algunos países imponen cierto freno a la recuperación observada en los últimos meses.  En un contexto de mayor vulnerabilidad general, los principales índices accionarios han aumentado luego de la caída inicial ocasionada por el COVID-19 y alcanzan valores similares a los observados antes de la pandemia. La volatilidad, en tanto, sigue siendo elevada y la incertidumbre acerca de la política económica creció fuertemente en el primer semestre del año. La situación global y la llegada del COVID-19 ha impactado fuertemente la actividad en países de la región, complicando los procesos de corrección de desequilibrios macroeconómicos.  La economía uruguaya también viene siendo afectada por los efectos del COVID-19. La propagación del virus, la incertidumbre acerca de su evolución futura, así como las medidas de distanciamiento social necesarias para su contención tuvieron impactos negativos en la actividad en el primer semestre del año afectando el ingreso y el empleo. Ante esta situación, las autoridades vienen adoptando medidas tanto sanitarias como económicas para procesar de la mejor manera estos efectos.  En este contexto, el sistema financiero doméstico ha venido contribuyendo a procesar el choque ocasionado por el COVID-19 y a canalizar las medidas adoptadas por las autoridades. Los indicadores de solvencia y liquidez del sistema bancario son adecuados, pese a que la calidad de su cartera crediticia podría haberse visto afectada negativamente por la caída transitoria en el nivel de actividad y la incertidumbre con respecto a la evolución de la pandemia. Las medidas económicas adoptadas en el marco de la emergencia sanitaria han apoyado la provisión de liquidez y crédito a empresas y hogares y no se han identificado dificultades en el funcionamiento de la cadena de pagos. La evolución de la situación de los usuarios de crédito y la cadena de pagos seguirán siendo monitoreados por las autoridades a efectos de tomar las medidas de política que se entiendan necesarias.  Para evaluar la estabilidad del sistema financiero se realizaron pruebas de tensión a la cartera de crédito afectada por el COVID-19. Los resultados indican que las instituciones bancarias se verán afectadas negativamente, pero están en condiciones de procesar el riesgo. Además, el sistema financiero cuenta con capacidades para facilitar la gestión de estos riesgos: su fortaleza institucional, la flexibilidad cambiaria, la disminución de descalces financieros en el sector privado, el nivel de reservas internacionales, la estructura de endeudamiento, las líneas de crédito precautorio en el sector público, entre otras.  Del análisis realizado se concluye que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y en condiciones de procesar los riesgos, en particular aquellos relacionados con los impactos del avance y la profundización del COVID-19. Las propias capacidades del sistema, dentro de las que se destacan sus niveles de solvencia y liquidez, así como las medidas de política que vienen siendo implementadas determinan que el sistema financiero esté en condiciones de contribuir al procesamiento de los riesgos, facilitando de esta manera al desempeño presente y futuro de la economía. De todas maneras, los miembros del Comité ratifican su decisión de realizar un seguimiento constante de la situación, así como de continuar coordinando las acciones que se entiendan necesarias, en el lapso que medie hasta su próxima reunión ordinaria.

SSF - Calendario de Publicaciones