Un sistema financiero sólido que contribuye al crecimiento.

SSF.gif

Uno de los propósitos fundamentales del BCU es velar por la estabilidad, solvencia y funcionamiento adecuado de las instituciones del sistema financiero.

​Para ello la Superintendencia de Servicios Financieros tiene a su cargo la supervisión y regulación del sistema financiero, así como la responsabilidad de divulgar información financiera de las entidades controladas.


  

Noticias del Sistema Financiero

26 de diciembre de 2017
Comunicado del Comité de Estabilidad Financiera
El Comité de Estabilidad Financiera evaluó la situación del sistema financiero y los potenciales riesgos que podrían afectarle. Se concluye que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y operando con normalidad. En este sentido, luce apto para facilitar el desempeño presente y futuro de la economía, al tiempo que cuenta con capacidades para gestionar los riesgos a los que se encuentra expuesto.   Luego de su evaluación, el Comité identificó algunos factores como potenciales detonantes de una volatilidad mayor que la anticipada en los mercados financieros globales. Los indicadores bursátiles de las economías avanzadas muestran crecimientos muy significativos, que parecen estar desacoplados del moderado dinamismo económico de estas economías y que tampoco pueden explicarse completamente por la reciente baja en las expectativas de endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos. La volatilidad en los mercados ha sido sumamente baja, lo que contrasta con la elevada incertidumbre sobre el curso de la política económica y el aumento de los riesgos geopolíticos. El apetito por el riesgo ha aumentado en un entorno de creciente apalancamiento y dificultades para cubrir los servicios de deuda en el sector corporativo no-financiero, tanto de economías emergentes como de avanzadas. Por su parte, las vulnerabilidades macro-financieras de algunas de las principales economías emergentes podrían determinar un menor dinamismo económico en estas economías, con fuerte repercusión global. En tanto, la situación regional muestra una modesta recuperación, pero no exenta de riesgos.   La economía uruguaya continúa creciendo y se proyecta que lo siga haciendo a un ritmo similar al actual. Los factores de riesgo que podrían derivar en un deterioro de la situación macroeconómica doméstica se mantienen acotados. No obstante lo anterior, las autoridades económicas continúan trabajando para mantener una senda de sostenibilidad de los indicadores financieros que complemente otras capacidades para la gestión de riesgos, tales como la flexibilidad cambiaria, el nivel de reservas internacionales, la estructura de endeudamiento del sector público y la disminución de descalces financieros en el sector privado.   Los indicadores de los usuarios de crédito y del sector bancario se mantienen en niveles adecuados. El crédito se contrae levemente desde mayo tanto por factores de oferta como de demanda y su dinámica amerita un monitoreo constante. Los indicadores de solvencia, liquidez, riesgo de tipo de cambio implícito y morosidad del sector bancario son buenos. Este último se ha estabilizado luego de haber desmejorado levemente durante 2016 y la primera parte de este año. La ciberseguridad cobra creciente importancia ante la rápida digitalización de actividades financieras.   Una vez evaluados los factores de riesgo se concluyó que su materialización no tendría impactos significativos sobre la estabilidad del sistema financiero doméstico. Esto se debe a la solidez del propio sector financiero, a su baja exposición a los riesgos identificados, así como a la naturaleza de los mismos y a las capacidades de la economía uruguaya para su gestión.   En síntesis, el mapa de riesgos para la estabilidad financiera en Uruguay no muestra señales de alerta ya que por su naturaleza, probabilidad de ocurrencia, impacto potencial y capacidades de gestión, los riesgos identificados podrían ser procesados por el propio sistema financiero sin ocasionar perturbaciones de carácter sistémico.   La situación del sistema financiero doméstico y los riesgos para su estabilidad continuará siendo monitoreada por el Comité en el lapso que medie hasta su próxima reunión, fijada para el mes de abril de 2018.
10 de octubre de 2017
Comunicado de la Superintendencia de Servicios Financieros
La Superintendencia de Servicios Financieros comunica que se han aprobado cambios normativos vinculados a rentas previsionales, mediante las resoluciones comunicadas por las Circulares 2.287 y 2.288.   Luego de 20 años de introducido el pilar de ahorro individual en el sistema de pasividades - período en el cual los trabajadores estuvieron en la etapa de acumulación de ahorro- se abre ahora una nueva etapa. En efecto, a partir de los últimos dos años las generaciones que llegan a la edad de retiro comenzaron a ser más importantes en número, lo que se incrementará de manera exponencial en los próximos años, por lo que el funcionamiento del mercado de rentas previsionales pasa a ser clave para un número significativo de afiliados, quienes deben recurrir obligatoriamente a contratar su renta vitalicia previsional.   Dicho advenimiento motivó que la Superintendencia de Servicios Financieros y el Banco Central del Uruguay consideraran en sus planes estratégicos una evaluación del funcionamiento de ese mercado incipiente. Del diagnóstico realizado se extrajeron algunas conclusiones relevantes:   a) Dado que las prestaciones (que son las obligaciones que asumen las aseguradoras con los jubilados) deben estar indexadas al Índice Medio de Salarios Nominal (IMSN) pero no existe un mercado de activos financieros denominados en una moneda atada a los salarios, las empresas de seguros que incursionan en este mercado deben asumir riesgos de descalce de impacto relevante en sus hojas de balance.   b) Debido a que los parámetros de actualización actuarial son muy relevantes a la hora de fijar la renta inicial (probabilidad de sobrevivencia, probabilidad de dejar beneficiarios y tasa de interés de referencia, entre otros), es conveniente que el arreglo institucional provea a largo plazo un marco de estabilidad y previsibilidad a la hora de fijar dichos parámetros de manera realista.   c) En la práctica la fijación de los parámetros de actualización actuarial fue asignada al Banco Central del Uruguay y ello dio origen a la regulación aún vigente, en la que se optó por definir tablas con prestaciones mínimas. Dichas prestaciones mínimas hoy en día están calculadas en base a información desactualizada de esperanza de vida y con una tasa de interés de referencia que se ha actualizado sólo esporádicamente, en la que debe incluirse necesariamente un margen para cubrir los costos de administración de las empresas.   En base al diagnóstico precedente, la Superintendencia de Servicios Financieros y el Banco Central del Uruguay se plantearon como meta para 2016 elaborar una propuesta de modificación normativa que atendiera fundamentalmente los aspectos b) y c) mencionados, ya que son aquellos que están dentro de su órbita de competencia. La propuesta de cambio normativo fue puesta a consulta pública en el mes de diciembre de dicho año, y tras la recepción de comentarios de distintas entidades y un exhaustivo análisis de los mismos, se arribó a los cambios normativos aprobados en esta instancia.   En esencia, dichos cambios procuran reducir la incertidumbre que generan las características del sistema, tanto para empresas aseguradoras como para los usuarios, adecuando los parámetros de actualización actuarial de manera dinámica y previsible. Se espera que la nueva normativa favorezca la entrada de nuevos proveedores al mercado y de esa manera incida positivamente en los montos de las prestaciones.   En ese sentido, se actualizan las tablas de mortalidad, las que son elaboradas por el Banco de Previsión Social. Dichas tablas son dinámicas a los efectos de incorporar el aumento -lento pero constante- que se ha observado de la esperanza de vida, lo que le permite a la Superintendencia actualizar dichas tablas todos los años. Además se incluye una nueva tabla de probabilidad de dejar beneficiarios, elaborada también con información actualizada del referido organismo de previsión social.   En cuanto a la tasa de interés de referencia, se optó por incluir en el cálculo el rendimiento financiero de activos del gobierno indexados al Índice Medio de Salarios Nominales (IMSN), de modo que el factor de actualización estuviera técnicamente mejor definido. Además, se incorporaron diferentes horizontes de referencia para la tasa atendiendo al hecho de que ello permite un cálculo más preciso de dicha actualización. En la medida en que a la fecha todavía no existen títulos que estén indexados al IMSN, la curva de tasas de referencia se estimó a partir de la homónima denominada en Unidades Indexadas (a la inflación), asumiendo un arbitraje teórico a salarios reales en función de la evolución esperada de la productividad del trabajo a largo plazo, la que se estimó en 1,7% anual.   Otro cambio relevante que incluye la nueva normativa es la introducción del cálculo de lo que se denomina Renta Teórica Pura, realizado en base a los parámetros actuales actuariales antes definidos. Esta renta sería la que teóricamente podría obtener una persona que administrara su propia jubilación invirtiendo exclusivamente en títulos de mínimo riesgo. La Renta Teórica Pura será el nuevo parámetro regulatorio que permitirá a los usuarios - de manera estandarizada y sencilla - mensurar el impacto del costo de gestión de las aseguradoras en la renta inicial.   Por su parte, la Resolución comunicada por Circular 2.288 fijó un tope máximo para el margen que las empresas pueden deducir para el cálculo de la tasa que ofrecen a los usuarios del sistema, de 0,75%, quedando así definida la tasa de interés mínima que debe fijar el Banco Central del Uruguay de acuerdo a la normativa vigente.   Al solo efecto de estimar el potencial impacto de los cambios normativos aprobados sobre las rentas iniciales que se pagan en la actualidad, se hicieron simulaciones suponiendo que las empresas utilizaran el margen máximo antes mencionado. Dichas simulaciones indican que el impacto sobre la renta inicial para el promedio de edades de entre 60 y 65 años de hombres y mujeres es prácticamente nulo al momento de entrada en vigencia de estas modificaciones.Por último, y a los efectos de que los cambios sean eficaces, se entendió oportuno dar un tiempo prudente al mercado para que los internalice y para que cada empresa haga los estudios necesarios, lo que se espera redunde en un mercado con un mayor número de oferentes compitiendo en función de mejorar las prestaciones para los afiliados. Por esa razón se estableció que las modificaciones entren en vigencia a partir del 1° de enero de 2018.    
Publicaciones
​​
 
 

  
  

 

SSF - Calendario de Publicaciones