23 de julio de 2020

El BCU presentó los productos y el calendario de difusión de Cuentas Nacionales - PLAE

​​El Banco Central del Uruguay (BCU) presentó el Plan de Adecuación a Estándares Internacionales de las Cuentas Nacionales. Analistas, académicos, autoridades especializadas y periodistas fueron informados de una iniciativa de largo plazo que planteó entre sus objetivos la adopción de las más recientes recomendaciones internacionales en materia de compilación de las estadísticas de Cuentas Nacionales (CN), Balanza de Pagos (BP) y Posición de Inversión Internacional (PII).

En el año 2013 el Banco Central del Uruguay incorporó en su Plan Estratégico el “Plan de Adecuación a Estándares internacionales (PLAE)”, Este último, fue llevado a cabo por el Área de Estadísticas Económicas (AEE) del BCU, se basó en cuatro pilares fundamentales: el fortalecimiento del marco institucional para la generación de estadísticas básicas, la adopción del Sistema de Cuentas Nacionales 2008 (SCN 2008) y del Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional 6ª edición (MBP6), la ampliación del alcance actual y la construcción de un nuevo año de referencia.

Los productos, cuyo calendario de publicación se presenta en el día de hoy, son el resultado del trabajo de los últimos 7 años del equipo del AEE del BCU con el asesoramiento técnico de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Estos resultados recogen asimismo el esfuerzo de todos aquellos que trabajaron en la elaboración de las estadísticas básicas. Se destaca la colaboración del Instituto Nacional de Estadística (INE) como rector del Sistema estadístico nacional, así como la de sus integrantes.

El desarrollo del PLAE contó con el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la ejecución del plan y la compilación de la Balanza de Pagos y la Posición de Inversión Internacional, y con el apoyo del Instituto de Estadística (IESTA) y el Instituto de Economía (IECON) de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA) de la UDELAR. Asimismo contó con acuerdos o convenios de cooperación interinstitucional con el Ministerio de Turismo (MINTUR), la Oficina de Estadísticas Agropecuarias del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (DIEA), la Oficina de Programación y Políticas Agropecuarias (OPYPA), la Dirección de Zona Franca (DZF), el Banco de Previsión Social (BPS), y la Dirección General Impositiva (DGI), entre otros, y la colaboración de organismos públicos como UTE, ANTEL, OSE, AIN, ANI, y de sociedades financieras y sociedades no financieras del sector privado que brindaron información en el proceso. 

En lo que respecta a las estadísticas de Cuentas Nacionales (CN), al compilarse el nuevo año base, se actualizaron las clasificaciones, se revisaron las metodologías utilizadas, se incorporaron nuevas estadísticas de base y como ya se mencionó se incorporaron las más recientes recomendaciones internacionales.  En lo que respecta a la ampliación del alcance se destaca la publicación de las Cuentas por sectores institucionales.

La información comprendida en estos dos sistemas (Cuentas Nacionales, y Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional) constituye la base fundamental para el análisis de los fenómenos económicos y la elaboración de políticas.

Productos y calendario de difusión

En setiembre del año 2017 se realizó la publicación del primer producto del PLAE, la Balanza de Pagos (BP) y la Posición de Inversión Internacional (PII) desde 2012. En este año 2020 está prevista la publicación de nuevos productos referentes a la compilación de las Cuentas nacionales, así como de la BP y PII con la completa armonización de ambos sistemas. Estos resultados, acompañados de las correspondientes notas metodológicas se difundirán de acuerdo al siguiente cronograma.

Octubre 2020
​• Cuadro de oferta y utilización para año de referencia 2012 y nueva base 2016.
• Cuentas por Sectores Institucionales para los años 2012 y 2016.
• La Balanza de Pagos para los años 2012 y 2016 armonizados con los Cuentas Nacionales.

Diciembre 2020 
• Cuentas nacionales trimestrales – compilación de seguimiento base 2016.


30 de diciembre de 2020
El nivel del Colchón de Capital Contracíclico se fijó en cero
La Superintendencia de Servicios Financieros (SSF) puso en práctica el 28 de diciembre de 2020 la normativa sobre el Colchón de Capital Contracíclico (CCC) aprobada el 11 de junio del corriente año (circular 2.350/2020). Más allá de que en esta oportunidad se dispuso que el capital adicional por este concepto sea nulo (valor del parámetro λ=0) a partir del 1° de enero de 2021 y para un horizonte esperable de un año, razón por la cual no se modificarán en ese horizonte los requerimientos de capital para las instituciones bancarias, vale la pena resaltar dos aspectos relevantes.El primero de ellos y el más general, es que con esta disposición se completó una larga lista de modificaciones normativas tendientes a que el sistema bancario local alcance los más altos estándares internacionales en la materia dictados por el Comité de Basilea y a los que se comprometió a instrumentar esta Superintendencia en lo que se denominó la Hoja de Ruta a Basilea III.El segundo aspecto más específico, es que con esta primera determinación del valor del CCC la Superintendencia da inicio a un proceso de largo aliento que implica una revisión semestral de las condiciones que a futuro determinarán eventualmente la necesidad de acumular un colchón de capital en épocas de bonanza. Este colchón de capital contracíclico (o CCC) podrá ser utilizado más adelante una vez que la economía y las instituciones deban enfrentar períodos de dificultades. Ello contribuye a preservar la solvencia del sistema y, por su intermedio, a la estabilidad del acceso al crédito a empresas y familias, sobre todo en tiempos difíciles en los que dicho acceso es más necesario que en tiempos de calma.Asimismo, los incrementos de nivel del Colchón de Capital Contracíclico entrarán en vigencia al año de haber sido publicados, lo que unido a la publicación en todos los casos de un informe detallado elaborado con metodología conocida​ contribuyen a la transparencia de la función de regulación financiera así como a la conveniente previsibilidad de sus disposiciones.
23 de diciembre de 2020
El BCU resolvió reducción de encajes en moneda doméstica
​​En el marco del proceso de desdolarización y reconstrucción de los mercados en pesos, del cual la rebaja de la inflación y el nuevo marco de política monetaria son pilar fundamental, el BCU ha resuelto en la sesión del Directorio del día de hoy un calendario de reducción de encajes en moneda nacional.Esta reducción permanente de encajes está en línea con las mejores prácticas en materia de Política Monetaria, que sugieren que no es recomendable hacer un uso intensivo de la normativa de encajes como variable de política, sino que se recomienda darle al sistema bancario una mayor estabilidad en este aspecto.Se incluye en la propuesta llevar a niveles muy reducidos las alícuotas para los depósitos a mayor plazo, fomentando la captación de esta clase de depósitos. El sistema muestra una marcada liquidez de los depósitos, lo que dificulta la posibilidad de los bancos de otorgar crédito en moneda nacional a mayor plazo.De acuerdo con la medida aprobada, los encajes en moneda doméstica que se aplicarán a partir de enero de 2021 se modifican de acuerdo a la pauta descrita en el cuadro siguiente:​P​​ropuesta    TramoHasta dic-20A partir de ene-21A partir de  jul-21A partir de ​dic-21Plazo menor a 30 días22%20%17%15%Plazo entre 30 y  90 días11%9%5%3%Plazo entre 180 y 365 días7%5%3%2%Plazo mayor a 3655%3%2%1%Para aquellos bancos que al 1 de julio de 2021, la liberación de encajes sea menor a la reducción de encajes establecidos por la Circular 2344 del 24 de abril de 2020, se extenderá la vigencia de los mismos hasta el 31 de diciembre de 2021.La remuneración de los saldos de encaje en pesos uruguayos en el Banco Central será modificada, fijándose en relación de la Tasa de Política Monetaria.La remuneración de los saldos de encaje por los depósitos en Unidades Indexadas, se mantienen, siendo los mismos iguales a la variación de dicho indicador.Por último, la tasa de facilidad para depósitos se reduce de 2% a 1%.Una vez completada, esta medida representará una liberación total de fondos cercana a los $20.000 millones, lo que equivale a un 1% del PIB.Más detalles de la medida pueden verse en este link​.