Imagen de la noticia
El presidente del BCU expuso sobre coyuntura en foro económico de ACDE
19 de diciembre de 2019
​​​​​​El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Alberto Graña, expuso este jueves 19 de diciembre en el Foro Económico de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE).La conferencia repasó varios aspectos relacionados con el Banco Central, en particular a partir del entorno internacional desafiante que se ha manifestado en los últimos años. Desde ese punto de partida, Graña se refirió a la política monetario-cambiaria, la dinámica inflacionaria, la estabilidad financiera y los desafíos pendientes.Las reflexiones del presidente comenzaron a partir del contexto global donde sostuvo que la guerra comercial entre China y EEUU ha provocado una disminución persistente de las expectativas de crecimiento mundial, a la vez que los continuos anuncios sobre la guerra comercial también determinaron una alta volatilidad global, tanto del dólar como de los mercados financieros.Asimismo, el entorno regional está marcado por una elevada incertidumbre con múltiples riesgos en Argentina, donde se observó un deterioro muy importante en las condiciones económicas y financieras, así como en Brasil, que ha tenido altibajos junto a bajas tasas de crecimiento y recientes episodios de volatilidad que forzaron al Banco Central de Brasil a intervenir en el mercado de cambios. A esto se añade la situación de Chile, donde luego de la inestabilidad social, el Banco Central de Chile también tuvo que intervenir ante fuertes presiones sobre el tipo de cambio.En este escenario global y regional desafiante, el presidente del Banco Central resaltó que la percepción de los mercados sobre Uruguay es positiva, lo que se refleja en una prima por riesgo soberano estable en línea con otros países con grado inversor en América Latina.El contexto internacional y regional tuvo impactos importantes en el mercado de cambios, en particular, por el rápido cambio de moneda en los portafolios administrados por los fondos de pensión. En ese sentido, la magnitud de los fondos involucrados motivó la intervención del BCU a efectos de evitar movimientos bruscos en el tipo de cambio, recordó el economista Alberto Graña.“Las intervenciones permitieron procesar un ajuste del tipo de cambio sin eventos de alta volatilidad, en particular en comparación con los principales países de la región así como con países competidores de nuestros productos y mercados”, sostuvo en su presentación.Esto fue posible debido a que la acumulación de reservas en el periodo 2009-2014 y en 2017 fruto de las compras de divisas en el mercado de cambios permitió un manejo anticíclico de la hoja de balance del BCU, dijo.Graña recordó que las intervenciones en el mercado de cambio generan impactos en espejo en el stock de Letras de Regulación Monetaria (LRM) y en el déficit del Banco Central. En este aspecto resaltó que el actual ciclo de ventas contribuye a reducir el déficit parafiscal.“En este contexto, aún no se observa un traspaso relevante de tipo de cambio a precios, ni efectos de segunda vuelta sobre el resto de los precios”, dijo Graña. Añadió que la política monetaria ha mantenido un carácter moderadamente contractivo, consistente con la actual fase del ciclo económico lo que también se ha reflejado en la evolución reciente de las tasas de las Letras.Entre los desafíos a futuro, destacó como relevante continuar el proceso de desdolarización como política de largo plazo; proseguir los avances en el desarrollo de los mercados domésticos en moneda local; la construcción del mercado de futuros del tipo de cambio; el desarrollo del proyecto de e-Peso y el monitoreo del desarrollo de las finTech; así como aportar la discusión de aspectos financieros a la reforma del sistema de pensiones.Ver la presentación​
ÚLTIMAS PUBLICACIONES
COTIZACIONES
US$ Billete 38,064
U$S Prom. Fdo. 38,064
Euro 41,0958
Peso 0,508
Real 9,194
19/02/2020 4,4108

CALENDARIO DE PUBLICACIONES

Agenda