Hoja de ruta: líneas de acción del BCU hasta el año 2022

Hacia un Sistema de Pagos sólido, innovador y accesible en Uruguay

​​En un contexto donde la forma en que se realizan transacciones de pago está cambiando de manera constante en la actualidad y en el mundo, y se incorporan nuevas modalidades y tecnologías innovadoras vertiginosamente, el Banco Central del Uruguay tiene la vocación de emitir señales claras sobre los nuevos enfoques de política que regirán para todos los actores involucrados: los actuales y los que seguramente se incorporen. 

Por ello, en el día de hoy, 21 de octubre de 2020, realizó una reunion con modalidad en línea dirigida a los actores clave del sistema de pagos, con el objetivo de presentar su hoja de ruta de las líneas de acción hasta el año 2022. 

El BCU está trabajando en crear las condiciones para que los actores cuenten con incentivos para innovar, incorporar mejores prácticas y desarrollar nuevas operativas dentro de un sistema de pagos más moderno: sólido, seguro, con altos estándares de eficiencia, accesibilidad y libertad de elección. 

Con respecto a nuevos agentes, se promoverán condiciones que faciliten los procesos de ingreso, dentro del cumplimiento de los estándares preestablecidos para el funcionamiento del sistema. El nuevo enfoque de política se orienta a evitar barreras a la competencia que provoquen que el sistema en su conjunto resulte ineficiente, excesivamente oneroso o inaccesible para distintos estratos de la sociedad. 

Para promover el desarrollo del sistema de pagos el BCU se enfoca en una estrategia que tiene dos pilares básicos. Por un lado, el trabajo en conjunto con los agentes de la industria, asumiendo un rol de liderazgo en el proceso y fomentando las mejores prácticas. Por otro, la promoción de la competencia, apertura e inclusión de nuevos instrumentos y agentes, permitiendo el desarrollo de nuevos emprendimientos y promoviendo la innovación. 

En el informe sobre la hoja de ruta del Sistema de Pagos en Uruguay, se destaca, en particular, el compromiso del BCU en elaborar y comunicar su agenda de trabajo anual donde la anunciará con la debida antelación a usuarios y agentes económicos y especificará las medidas y productos concretos a alcanzar y sus correspondientes cronogramas de desarrollo. 


14 de mayo de 2021
El Banco Central del Uruguay ratifica la tasa de interés de referencia en 4,5% manteniendo la instancia expansiva de la política monetaria en la coyuntura actual
​​El Banco Central del Uruguay (BCU), luego de la reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM), decidió mantener la tasa de interés de referencia (TPM) en 4,5% acompañando la situación económica ante la pandemia generada por el COVID-19. Una vez superada la misma, la actual instancia expansiva de la política monetaria comenzará un proceso gradual de aumento de tasas de interés para consolidar la actual convergencia de la inflación y las expectativas al objetivo de inflación.El escenario internacional presenta una mayor recuperación a la esperada, liderada por China y Estados Unidos, la cual es acompañada por un aumento del precio de los commodities. En Estados Unidos se destaca asimismo el incremento de la inflación, con sus respectivas consecuencias en las bolsas de valores. Por otra parte, las economías de la región siguieron presentando vulnerabilidades ante la crisis sanitaria junto a los desequilibrios macroeconómicos existentes. Luego de la recuperación más dinámica de los primeros meses del año, Uruguay -como resultado de las medidas de restricción de movilidad- presentó durante abril un enlentecimiento en el ritmo de dicha recuperación. De acuerdo a la expectativa de alcanzar inmunidad de rebaño hacia el tercer trimestre, la recuperación comenzaría  con mayor vigor desde dicho momento y por el resto del año. La inflación interanual mostró en abril un fuerte descenso, en línea con lo esperado, ubicándose en 6,76% e ingresando al rango meta por primera vez en tres años. Las proyecciones de inflación para los próximos meses muestran una senda consistente con el rango meta tanto para la inflación corriente como para la inflación subyacente de exclusión.  Las expectativas de la inflación de los distintos agentes siguen  mostrando un leve descenso, aunque aún no se encuentran en el rango meta. El Banco Central está proyectando una inflación de 6,3% al cierre de 2021 y de 5,2% al cierre de 2022.La tasa de colocaciones a un día (T1D) se mantiene en el entorno del 4,5% anual anunciado como valor de referencia de la Tasa de Política Monetaria (TPM), en un mercado de dinero que ha mostrado una preferencia por la liquidez ante la incertidumbre tanto global, causada por un panorama de recuperación rápida, como local, determinada por los efectos de la pandemia. Las tasas de interés de los instrumentos de regulación monetaria se mantuvieron estables durante abril y la primera mitad de mayo, en niveles bajos acorde a la tónica de la liquidez imperante y con la actual fase expansiva de la política monetaria. Asimismo, fueron acompañadas de un nuevo descenso de la tasa activa a grandes empresas.