Expertos analizaron “riesgos, desafíos y oportunidades para la economía uruguaya”

El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, analizó junto a expertos de organismos multilaterales el escenario actual de la economía nacional en el marco de una conferencia organizada por la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana en la Torre 4 del Word Trade Center de Montevideo. 

Para Bergara “la geopolítica está plagada de incertidumbres, que a su vez generan riesgos y oportunidades”. 

“Con el accionar del BCU procuramos dar estabilidad a una variable fundamental como lo es el tipo de cambio. Buscamos dar señales de confianza en ambos sentidos, a exportadores y ciudadanía en general", añadió. 

Sostuvo que los intentos realizados por el gobierno uruguayo para suavizar las turbulencias y mantener el orden macroeconómico son percibidos por las calificadoras de riesgo, los organismos multilaterales de crédito y los inversores.

La calidad institucional, la seguridad jurídica y la estabilidad macroeconómica constituyen el soporte para enfrentar las crecientes incertidumbres, sumado a que “ha habido un fructífero aprendizaje en el manejo de las turbulencias”, destacó.

En este contexto, señaló que la economía uruguaya continúa creciendo a partir de la demanda doméstica, las exportaciones y un superávit consistente de la cuenta corriente de la balanza de pagos. 

Entre los desafíos estableció la necesidad de reactivar el proceso inversor, trasladar el crecimiento a mejoras en los niveles de empleo, generar una trayectoria descendente del déficit fiscal y resolver algunos problemas sectoriales de rentabilidad. 

A su vez, Bergara se refirió a la dinámica tecnológica que también genera incertidumbre y cambió de manera drástica las lógicas de negocio, tributarias y de las relaciones laborales.

“El impacto tecnológico lo vemos todos los días y Uruguay tiene las bases para aprovechar las oportunidades que se generan en este mundo”, sostuvo. 

El panel de expertos que participó del encuentro de esta mañana, contó también con la participación de la representante residente en Uruguay del Banco Mundial (BM), Matilde Bordón; el representante del Banco Interamericana de Desarrollo (BID), Morgan Doyle; y el director representante del Banco de Desarrollo de América Latina – CAF, Germán Ríos.

Todos ellos coincidieron en ciertos aspectos que juegan a favor del Uruguay en un contexto global desafiante: baja percepción de la corrupción, reducción de la pobreza, política fiscal prudente, desacoplamiento económico con la región, reducción de la inflación y diversificación de mercados. 

Pero coincidieron también en ciertos aspectos que aún restan por resolver: sostenibilidad financiera del modelo social, déficit educativo y de habilidades, infraestructura inadecuada y brecha de productividad. ​