5 de abril de 2019

Alberto Graña: “En este entorno turbulento, Uruguay cuenta con fortalezas financieras”

​El ciclo Línea de Encuentro organizado por Somos Uruguay en el Hotel Sheraton Montevideo contó el pasado martes con la exposición del presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Alberto Graña. La disertación se tituló “Uruguay en el contexto global y regional”. 

El presidente del BCU explicó que la situación económica global se caracteriza por una desaceleración de las principales economías y un creciente peso de factores geopolíticos en el clima de negocios global (guerra comercial entre EEUU y China, Brexit, etc.). 

En ese sentido, Graña señaló que Uruguay no está ajeno a esta situación. A su vez el entorno regional presenta, según Graña, “un escenario muy complejo”.

En lo que refiere a la Argentina, remarcó que “ha habido bruscas caídas del nivel de actividad en el marco de la crisis macroeconómica” que sufre ese país desde el año pasado. 

En el caso de Brasil, sostuvo que “se viene verificando en los últimos años tasas de crecimiento anuales bajas, con períodos en los que ha estado técnicamente en recesión económica”. 

Graña hizo referencia a algunas de las principales variables macroeconómicas en ambos países, que por cierto no presentan un escenario muy auspicioso, fundamentalmente en el caso de la Argentina. 

Añadió que en el caso del país norteño la reciente negativa del Congreso a impulsar una reforma del sistema previsional pretendida por las autoridades económicas brasileñas, “abre un manto de incertidumbre dada la situación de las finanzas públicas en ese país”.

No obstante, para Graña “en este entorno turbulento, Uruguay cuenta con fortalezas financieras”. Explicó que el incremento de las reservas de unos cuantos años a esta parte se ha debido principalmente a intervenciones del BCU en el mercado de cambios, a efectos “de evitar una indebida apreciación del peso frente al dólar”, en un contexto en el que hasta no hace mucho a raíz de la crisis financiera de 2008-2009 y las políticas monetarias expansivas en EEUU y Europa hubo importante flujos hacia los países emergentes, incluido Uruguay. 

Afirmó que el esfuerzo de la adquisición de divisas “ha sido justificado y de ser necesario hacerlo, será nuevamente justificado”, en virtud de la atención al sector real de la economía y la contribución que el BCU debe hacer a través de la estabilidad de precios al crecimiento económico. 

Graña se refirió también a la desaceleración de la actividad económica de nuestro país en los últimos trimestres, que junto al combate a la inflación debe marcar las respuestas de política monetaria del BCU. 

Asimismo, sostuvo que el deterioro del mercado laboral es el reflejo de la desaceleración económica. En relación a la política monetaria, destacó que se mantendrá “moderadamente contractiva”, lo que deja en claro la importancia que el BCU le otorga en esta fase del ciclo al nivel de actividad económica. 

En lo que refiere al tipo de cambio destacó que “ha seguido su evolución a nivel global”, y que respecto de los principales competidores de Uruguay por mercados en el mundo el tipo de cambio real se encuentra a niveles razonables.

El presidente del BCU aprovechó la ocasión también para mencionar que el BCU es el primer organismo público con certificación institucional de todos sus procesos bajo un mismo sistema de gestión de calidad (Norma ISO 9001:2015 por parte de LSQA S.A y Quality Austria). 

Por último, anunció algunas de las iniciativas estratégicas del Banco previstas para 2019, entre las cuales se destaca la evaluación de las Fintech, con el objetivo de “generar una regulación adecuada que permita mitigar riesgos, pero también permitir el espacio de crecimiento de algo que llegó para quedarse”.