19 de mayo

La transparencia como nueva clave de inserción internacional

En el ciclo de “Desayunos Útiles” organizado por la revista Somos Uruguay, el presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, realizó este miércoles 19 de mayo en el Hotel Sheraton de Montevideo, una presentación denominada “Los Panamá Papers y el largo camino a la transparencia”
 
En el inicio de la presentación, Bergara realizó un repaso de los aspectos fundamentales de la crisis financiera internacional, a partir de la cual se genera una nueva demanda de transparencia y mayores estándares de control.
 
El presidente del BCU sostuvo al respecto, que “Uruguay ha pasado de un enfoque de opacidad hacia uno de transparencia” y que el país debe insertarse en el mundo “en base a reputación”, lo que se consigue “mediante acciones concretas de cooperación”.
 
Bergara hizo referencia al “avance significativo en normativa, institucionalidad y resultados específicos” en materia de lavado de activos. Con números que así lo demuestran, algo similar a lo que sucede con relación a las recomendaciones para el combate al financiamiento del terrorismo.
 
Señaló que “entre 2006 y 2009 se avanzó mucho en las recomendaciones del GAFI”, teniendo nuestro país una “mejor evaluación que 17 de 19 países del G20”.  Enumeró el listado de los acuerdos de cooperación alcanzados con otros países y destacó el fortalecimiento de la inteligencia financiera.
 
Subrayó que el BCU ha fortalecido a la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF), generándose cada año un aumento sostenido de los reportes de operaciones sospechosas. No obstante “la inmensa mayoría de los reportes han sido realizadas por los bancos, y esa conciencia deben tenerla también otros agentes, profesionales y entidades financieras”, agregó.
 
Bergara también se refirió al secreto bancario como una ventaja del “Uruguay plaza financiera”, que pertenece al pasado. Sostuvo que “se ha iniciado un proceso de flexibilización del secreto bancario”, en el que “vamos camino a la minimización” del mismo y “los agentes deben internalizarlo ya que se trata de un cambio cultural”.
 
Por último, señaló que “el mundo reconoce que vamos en la dirección correcta, ya que en la actualidad el Foro de Transparencia Global nos otorga un sello similar al grado inversor”.
 
Bergara reconoció igualmente la necesidad de incorporar el delito de evasión fiscal como precedente del lavado de activos. “Es un paso que hay que dar”, concluyó.