Una Política Monetaria orientada a la estabilidad.

PM-Web.jpg

¿QUÉ ES LA POLÍTICA MONETARIA?

Una de las finalidades fundamentales del Banco Central es la estabilidad de precios, como forma de preservar el valor d​e la moneda, o sea la capacidad de compra del peso uruguayo.

Para lograrlo, nuestra institución implementa un régimen de metas de inflación, por el cual se compromete a efectuar todos los esfuerzos necesarios para que la inflación se mantenga dentro del rango objetivo establecido por el Comité de Coordinación Macroeconómica.

​Una moneda estable contribuye, entre otras cosas, al crecimiento de la producción, al desarrollo económico y social, a la generación de empleo y a mantener el valor de los ingresos de los ciudadanos. Un entorno de baja inflación permite a los agentes económicos prever el futuro con menor incerti​​dumbre y tomar mejores decisiones en los aspectos económicos y financieros (ahorro, inversión y consumo, etc.). Una alta inflación se traduce en un “impuesto” a la sociedad, que perjudica principalmente a aquellos que no pueden “protegerse” del mismo, generando más desigualdad social.​

La política monetaria refiere al conjunto de acciones que lidera el Banco Centra​l del Uruguay orientadas al cumplimiento del objetivo de inflación. Las principales decisiones en la materia son tomadas por el Directorio del Banco Central del Uruguay, a través del Comité de Política Monetaria (COPOM) y en coordinación con el Comité de Coordinación Macroeconómica.​


¿CÓMO FUNCIONA?

La actual política monetaria en Uruguay puede definirse como un esquema de metas de inflación basado en tasas de interés. En este  arreglo monetario, la variable principal de referencia es la tasa del mercado de dinero interbancario a 1 día de plazo. 

La política monetaria busca que esta tasa transmita su señal al resto de las tasas de interé​s de la economía consistente con el objetivo de inflación.




Publicaciones

Noticias sobre Política Monetaria

05 de noviembre de 2020
El COPOM mantiene la Tasa de Política Monetaria en 4,5% continuando con la política monetaria expansiva
El Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay (BCU) acordó continuar con la política monetaria expansiva, que mantiene el foco en la actual situación sanitaria, dejando la tasa de interés de referencia (TPM) en 4,5%.Para esta decisión se evaluó la incertidumbre que aún se mantiene en el desempeño económico global, regional y local como consecuencia de la pandemia generada por el COVID-19, así como el comportamiento de la inflación y sus expectativas, dado el rango establecido para los próximos 24 meses.El entorno económico internacional evidencia una recuperación a distintas velocidades entre Europa y Estados Unidos, donde se presentan nuevas medidas de confinamiento en Europa ante rebrotes del COVID-19. En las economías emergentes se destaca el ritmo de crecimiento de la economía China. En la región, el escenario macroeconómico sigue siendo tensionado por la persistencia de la crisis sanitaria.Con relación a la evolución de la actividad económica local, se confirma que se observa una recuperación de la misma, aunque a ritmo más lento que los presentados en los meses de junio y julio, a lo que se debe incorporar el dato del cierre de fronteras durante la temporada turística.En el año móvil cerrado a octubre de 2020 la inflación mostró un descenso consistente con los anuncios de política monetaria realizados, quedando en 9,7%. Se desaceleraron los componentes transables de exclusión, que alcanzaron a 11,1% desde su máximo de 16% en abril; mientras tanto, los no transables de mercado se mantuvieron estables en el entorno del 8,0%. Como resultado, la inflación subyacente de exclusión muestra un descenso para ubicarse en 9,6%. Asimismo, las expectativas de la inflación se mantienen estables en 7,05%, aunque aún fuera del rango objetivo para el horizonte de 24 meses.El Comité mantiene su evaluación positiva de los primeros meses de implementación del cambio de instrumento de política monetaria, manteniéndose la tasa de colocaciones a un día (T1D) en el entorno del 4,5% anual anunciado como valor de referencia de la Tasa de Política Monetaria (TPM) y observándose mayor fluidez en los mercados interbancarios de moneda nacional.Tanto el actual ritmo de recuperación de la actividad económica como la confirmación del cierre sanitario de fronteras para la próxima temporada turística, en un contexto internacional pautado por la incertidumbre, llevan a evaluar como necesario continuar con una política monetaria que acompañe la situación, comprometida con asegurar la liquidez. Los miembros del Comité evalúan que este sesgo se mantendrá al menos hasta finalizar la temporada de verano de 2021.Montevideo, 5 de noviembre de 2020​​
25 de septiembre de 2020
El BCU valora positivamente el inicio de la implementación del nuevo instrumento de Política Monetaria y mantiene la instancia expansiva de la misma
El Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay (BCU) llevó a cabo su reunión el 24 de setiembre de 2020, evaluando la coyuntura de este tercer trimestre del año, que ha estado pautada por el comienzo de la recuperación en el ritmo de actividad sobre las consecuencias económicas de la pandemia generada por el COVID-19.  Se analizó el desempeño económico global, regional y local, y en particular el comportamiento de la inflación y sus expectativas, dado el rango establecido para los próximos 24 meses.El entorno económico internacional evidencia una recuperación más lenta y de mayor duración de la esperada ante rebrotes del COVID-19, con proyecciones que siguen revisándose a la baja. Las economías desarrolladas han mantenido e incluso aumentado sus medidas expansivas para el combate de la recesión, mientras que los mercados financieros globales han tendido a estabilizarse a niveles previos a la crisis sanitaria.En las economías emergentes se ven signos de lenta recuperación, destacándose el ritmo de crecimiento de la economía de China. En la región el escenario macroeconómico permanece incambiado respecto de la última reunión.Con relación a la evolución de la actividad económica local, se confirma que luego de la caída registrada hasta abril, se ha comenzado a observar una recuperación de la misma.En el año móvil cerrado a agosto de 2020 la inflación mostró un descenso, quedando en 9,8%, desacelerándose los componentes transables que alcanzaron a 12,5%, mientras que los no transables de mercado tuvieron una leve suba llegando a 8,0%.  Asimismo, se evidencia un descenso en las expectativas de la inflación, las que en el horizonte de 24 meses descienden a 7,05%.El Comité realizó una evaluación positiva de las primeras semanas de implementación del cambio de instrumento de política monetaria, establecido en la reunión del 4 de setiembre del corriente, manteniéndose la tasa de colocaciones a un día (T1D) en el entorno del 4,5% anual anunciado como valor de la Tasa de Política Monetaria.La actividad económica muestra incipientes signos de recuperación, pero que no parece que se puedan dar por consolidados en lo que queda del año, fundamentalmente por incertidumbres que provienen del contexto internacional, tanto por la situación de la región como por rebrotes del COVID-19 ocurridos en varias zonas, lo que lleva a evaluar como necesario continuar con una política monetaria que acompañe la situación, comprometida con asegurar la liquidez.No obstante, se ratifica que cuando se observen condiciones en el ritmo de actividad que así lo ameriten, y en función de la trayectoria esperada de los precios y expectativas para el horizonte de política, se irá paulatinamente hacia a una instancia contractiva de la política monetaria.Tomando en consideración estos factores, el Banco Central del Uruguay decidió mantener la Tasa de Política Monetaria (TPM) como tasa de referencia para las colocaciones a un día de plazo (T1D) en el 4,5% anual. Esta pauta es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta de 3%-7% durante los próximos 24 meses y con el rango meta de 3%-6% determinado a partir de setiembre de 2022.