IV Conferencia Internacional de Inversiones

El presidente del BCU explicó a inversores la lógica de Uruguay ante “la normalización de las condiciones financieras”

El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, aseguró ante inversores latinoamericanos que Uruguay está bien preparado para enfrentar el ciclo económico actual debido al enfoque de administración de riesgos que la política económica aplicó en la última década.
 
En ese sentido, mostró cuáles son los dos desafíos actuales para las autoridades: la volatilidad internacional y los procesos derivados del ciclo económico.
 
“Las condiciones actuales se viven como un proceso de normalización de las condiciones económicas a nivel internacional”, explicó Bergara ante 200 empresarios reunidos en la IV Conferencia Internacional de Inversiones que se realizó en el Hotel Casino Carrasco de Montevideo.
 
En este escenario, el presidente del BCU razonó que la política económica preparó las circunstancias para navegar ese cambio en la situación global y regional.
 
“Mucho de lo que pasa no lo vemos como que se viene el mundo abajo, lo vemos como un proceso de normalización de condiciones financieras”, enfatizó el presidente del BCU.
 
Ante este nuevo contexto, Bergara repasó las fortalezas de la flotación libre del dólar, que permite acompasar su tendencia internacional, en contraposición con lo que sucedió en décadas pasadas cuando la ruptura de los esquemas de paridad cambiaria terminó con hiperinflación.
 
“La inflación actual del 10% ya está procesando la depreciación cambiaria nominal del 35%”, ejemplificó Bergara y agregó que esa cifra representa una preocupación central de la política económica.
 
Las intervenciones en el mercado cambiario por parte del Banco Central son una de las acciones que suavizan las fluctuaciones del dólar y colaboran en la estabilidad de precios. Asimismo, estas intervenciones de los últimos meses tuvieron un efecto positivo en la gestión de la deuda del BCU, ya que la reducción de reservas por 4.000 millones de dólares implicó una disminución de la deuda del BCU en 6.000 millones de dólares.
 
Por otro lado, el presidente del Banco Central advirtió que la volatilidad internacional retroalimenta el ciclo económico y por ello recordó la necesidad de mantener un equilibrio en los objetivos de política económica.
 
Entre ellos mencionó la política fiscal, que en Uruguay mantiene una clara señal de adecuación del déficit según lo que muestra la Ley de Presupuesto aprobada.
 
Para Bergara, la política de administración de riesgos y el comportamiento de Uruguay permite mantener una percepción positiva por parte de inversores y calificadoras de riesgo.
 
“En un contexto donde muchos países pierden su calificación crediticia y el grado inversor, Uruguay tiene una posición sólida en cuanto a la calificación crediticia”, enfatizó.
 
De hecho, entre 2014 y 2015 Uruguay fue uno de los dos países en el mundo (junto con Eslovaquia) que mejoraron su calificación crediticia luego de obtener el grado inversor.
 
El presidente del BCU cerró recordando que esta plataforma adecuada y razonable permite navegar un “mundo turbulento”, generando condiciones de tranquilidad para quienes apuestan a Uruguay con inversión productiva y financiera.
 
“La historia de credibilidad, respeto de contratos y cumplimiento de obligaciones consolida y solidifica esa percepción de grado inversor que existe respecto a la economía uruguaya”, concluyó Bergara.
 
La IV Conferencia Internacional de Inversiones organizada por Compass Group analizó en Montevideo el comportamiento de los mercados latinoamericanos y globales y las perspectivas económicas para la región.