13 de junio de 2018

Mario Bergara: “Uruguay navega la volatilidad de forma razonable, pero no somos autocomplacientes”

Uruguay navega de forma razonable la volatilidad global, en un mundo que impone desafíos a la economía uruguaya, por lo cual “ni de cerca tenemos una tesitura autocomplaciente”, sostuvo el presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, ante empresarios reunidos en un desayuno de trabajo convocado por Somos Uruguay. 

Desde sus cometidos, el Banco Central ha actuado de manera contracíclica y con política monetaria flexible dados los movimientos del tipo de cambio en el país, donde resulta fácil pasar de una moneda a otra por montos significativos”, comentó. 

Según el presidente del BCU, la volatilidad del dólar a nivel global se explica por geopolítica y se refuerza por la lógica de las expectativas, con el contexto de la región como aditivo. 

En ese sentido, analizó que el marco político en Brasil es incierto, con dificultades para visualizar cómo saldrá de una situación compleja, entre otras razones por problemas de legitimación del sistema político. Asimismo, en el terreno económico ese país no ha dado señales de que vaya a tener un crecimiento que le permita sustentabilidad. 

En el caso de Argentina, el presidente del BCU subrayó que las expectativas de crecimiento de Argentina se volvieron a enfriar dado el desbalance económico y los problemas sociales. 

A juicio de Bergara, los shocks provenientes de la economía global ponen a prueba la plataforma y estrategia de manejo de riesgos que ha tenido Uruguay. “En el terreno comercial y financiero hay menor exposición a la región”, dijo. 

Entre los atributos que tiene la economía doméstica, el presidente del BCU enumeró el crecimiento económico a tasas decentes, la recuperación de la demanda doméstica, la saludable evolución de las exportaciones de bienes y servicios y superávit de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

También remarcó que el país cuenta con un marco fiscal ordenado, pautado por la necesidad de adecuación, pero “no desde el dramatismo”, sostuvo Mario Bergara en su conferencia denominada “Mundo incierto y región turbulenta: ¿y por casa cómo andamos?​”.

En el transcurso de la exposición recordó que el marco fiscal aparece como ordenado, pero pautado por necesidad de adecuación.

“Estamos a tiempo de hacer una adecuación aprovechando el crecimiento de la economía, manteniendo los objetivos explicitados por el gobierno en inversión y gasto público, pero adecuando el resultado para consolidar esa trayectoria sustentable de las cuentas públicas, lo cual ha sido explicitado en la formulación de la Rendición de Cuentas”, dijo. 

Del mismo modo, el presidente remarcó que el crecimiento aún no arrastra a mejoras en los niveles de empleo, por lo cual reiteró la necesidad que existe en el país de reactivar el proceso inversor.

En este sentido, recordó que Uruguay ha consolidado su grado de inversión a tal punto que si bien existen desafíos el país está bien posicionado y eso se refleja cuando el país hace colocaciones en los mercados financieros.

Desde el punto de vista comercial y financiero, el país tiene que insertarse en un mundo complejo y en el proceso, Uruguay tiene mucho para ganar, porque hoy se pagan cientos de millones de dólares de aranceles.

“Hay que hablar sobre acuerdos comerciales y luego decidir en base a los intereses del país; lo que no se puede hacer decir es de esto no hablo”, remarcó el presidente del BCU.