7 de diciembre de 2016

El presidente del BCU visualiza que los bancos tendrán capacidad de adaptarse a los desafíos que plantean las fintech

El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, vislumbra que los bancos tendrán capacidad de adaptarse a los desafíos que plantea el surgimiento de las plataformas financieras, conocidas como fintech.
 
Bergara expuso como invitado en la conferencia “Telecomunicaciones, el nuevo mundo de los medios de pago”, organizada por la Cámara Uruguaya de las Telecomunicaciones.
 
En la perspectiva del presidente del Banco Central, “las fintech (contracción de las palabras inglesas finance y technology) van a ser aprovechadas por las intuiciones actuales en el proceso de adaptación y, por lo tanto, estas plataformas no provocarán un desplazamiento drástico de los agentes en el sistema actual”.
 
No obstante, Bergara remarcó que existe un desafío, una reducción en oportunidades de rentabilidad, si bien por lógica, los bancos y otros agentes se adaptarán utilizando a las fintech con el objetivo de reducir sus costos.
 
El presidente del BCU reflexionó que la propia existencia de los bancos está dada por la existencia de asimetrías de información, que son desafiadas por las plataformas financieras.
 
Sin embargo, Bergara diferenció que estas plataformas tecnológicas apuntan al financiamiento de consumo o a la realización de transacciones de montos reducidos a nivel de familias y aún no han logrado establecerse como intermediarias en operaciones donde es necesaria una regulación contractual.
 
“El riesgo contractual de operaciones de este tipo es enorme y por más que se reduzcan los costos informacionales existe otra parte de asimetrías de información que este cambio tecnológico no logra sustituir”, dijo Bergara.
 
Asimismo, el presidente del Banco Central señaló que el otro desafío es el de la regulación, donde es necesario volver a entender por qué se regula y poner el foco donde realmente se necesita.
 
El regulador debe preocuparse de proteger al que no se puede informar y al mismo tiempo minimizar el riesgo sistémico del sistema bancario y financiero, concluyó el presidente del BCU.