Comunicado del Comité de Política Monetaria

El Banco Central del Uruguay resolvió continuar con la instancia expansiva de la política monetaria ante la coyuntura actual

​El Banco Central del Uruguay (BCU), luego de la reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM), ratificó la tasa de interés de referencia (TPM) de 4,5% de tal forma que la instancia de política monetaria permita seguir contribuyendo a la situación económica ante la pandemia generada por el COVID-19. Una vez superada esta emergencia, se comenzará un proceso gradual de aumento de tasas de interés para asegurar la convergencia de la inflación y las expectativas al objetivo de inflación.

Para la reunión realizada en el mes de marzo del año 2021, el escenario internacional presenta una recuperación más robusta de China y Estados Unidos. Estas perspectivas en Estados Unidos generaron un incremento de las expectativas de inflación ante un posible sobrecalentamiento de dicha economía; dada la posibilidad de un aumento de tasas por parte de la Reserva Federal (el Banco Central de los Estados Unidos) el dólar se apreció frente a las restantes monedas y se produjo una salida de capitales de las economías emergentes, junto a una mayor volatilidad de las bolsas de valores mundiales. Tras la no confirmación de estas expectativas al mantenerse la tasa de interés de referencia de la economía estadounidense estos efectos se fueron revirtiendo parcialmente. Asimismo, las economías de la región siguieron presentando vulnerabilidades ante la crisis sanitaria junto a los desequilibrios macroeconómicos existentes.

Uruguay no estuvo ajeno a dichas fluctuaciones. Asimismo, continúa superando los efectos económicos derivados de la situación sanitaria, particularmente el empleo sigue recuperándose, aunque a un ritmo lento. En el corto plazo se espera que la aplicación de nuevas medidas y la colaboración de la población sean efectivas para contener la curva de contagios. El gobierno ha manifestado que espera alcanzar inmunidad de rebaño hacia el tercer trimestre, lo que permitiría una apertura total de la economía y se podría esperar el comienzo de una recuperación más vigorosa que permita aprovechar las mejores perspectivas globales.

En los próximos meses se proyectan nuevos descensos en la medición interanual de la inflación consistente con los anuncios de política monetaria, desacelerándose los componentes transables de exclusión y aumentando levemente los no transables. También la inflación subyacente de exclusión siguió una senda descendente.

Como se viene señalando, este descenso de la inflación se da en un marco donde tanto los ajustes anuales de las tarifas públicas como las pautas de ajuste salarial han presentado un comportamiento consistente con una senda de inflación convergente al rango meta.

Asimismo, las expectativas de la inflación de los distintos agentes se han mantenido estables respecto a lo observado en el mes de febrero. El Banco Central está proyectando una inflación de 6,3% al cierre de 2021 y de 5,2% al final del horizonte de política monetaria. En atención al desarrollo de las expectativas, se continuará trabajando en mejorar los mecanismos de comunicación.

La tasa de colocaciones a un día (T1D) se mantiene en el entorno del 4,5% anual anunciado como valor de referencia de la Tasa de Política Monetaria (TPM), en un mercado de dinero que ha estado marcado por una tónica de liquidez desde la rebaja de las alícuotas de los encajes en moneda nacional de fin de 2020.

En este entorno se siguió observando un nuevo descenso de las tasas de interés de los instrumentos de regulación monetaria durante el mes de febrero que tendieron a estabilizarse en el mes de marzo, siendo nuevamente acompañadas por una caída de las tasas de interés activas.

Los miembros del comité entienden necesario mantener la instancia expansiva de la política monetaria de forma de evitar toda restricción de liquidez y proponen al Directorio ratificar la tasa de política monetaria de 4,5%. El Directorio del Banco Central convalidó esta recomendación entendiendo además que los cambios futuros de la política monetaria dependerán del desarrollo de la situación sanitaria. Se estima que el talante expansivo se mantendrá durante la primera mitad del año previendo que durante el segundo semestre se observarían signos más firmes en la actividad económica.

Montevideo, 26 de marzo de 2021
08 de abril de 2021
El Banco Central del Uruguay y el Ministerio del Interior acuerdan fortalecer la colaboración en la prevención y represión del lavado de activos
​​​​El Banco Central del Uruguay (BCU) y el Ministerio del Interior (MI) firmaron este miércoles 7 de abril un Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional que establece un ámbito de cooperación mutua y coordinación en actividades de interés común para ambas instituciones tales como la prevención y represión del lavado de activos y del financiamiento del terrorismo.El acuerdo fue firmado en representación del BCU por el presidente de la Institución, Diego Labat, y el secretario general, Jorge Christy; mientras que en nombre del Ministerio del Interior, el convenio fue rubricado por el ministro Jorge Larrañaga.A partir de este convenio marco ambas instituciones podrán avanzar luego en acuerdos específicos de colaboración para el fortalecimiento de las capacidades de detección de lavado de activos y de financiamiento del terrorismo.El trabajo conjunto permitirá fortalecer el intercambio entre la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) de la Superintendencia de Servicios Financieros (SSF) del BCU, el Departamento de Investigación Patrimonial de la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas (DGRTID) y la Sección Lavado de Activos de la Dirección General de Lucha Contra el Crimen Organizado e Interpol (DGLCCO e Interpol) del Ministerio del Interior.Luego de finalizado el acto donde se firmó el acuerdo, el presidente del BCU, Diego Labat, explicó que el convenio marco permitirá avanzar en otros acuerdos de carácter específico. “Los convenios específicos prevén desde capacitaciones hasta ayudas técnicas con el objetivo de que, con los recursos ya disponibles, se mejore el cumplimiento de los objetivos de ambas instituciones”, subrayó Labat.Por su parte, el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, sostuvo que “esta Administración tiene el compromiso de luchar frontalmente contra el crimen organizado y, en particular, contra el narcotráfico. Una de la dimensiones donde hay que fortalecer la batalla es en el terreno patrimonial de la delincuencia y el objetivo es cortar el circuito de dinero que retroalimenta la actividad criminal”, dijo el ministro del Interior, Jorge Larrañaga. ​ Y agregó que “el convenio que firmamos hoy con el Banco Central del Uruguay permite potenciar las capacidades de detección de maniobras de lavado de activos y robustecer las capacidades tanto del Departamento de Investigación Patrimonial de la Dirección Nacional de Drogas como la Sección de Lavado de Activos de la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado”. “Es una acción más que adoptamos contra el Crimen Organizado como contra el narcotráfico”, finalizó el Ministro.A nivel del BCU, la UIAF tiene como cometido principal obtener, procesar, analizar y eventualmente remitir a la Justicia competente información sobre transacciones financieras y otras informaciones que se estime de utilidad para prevenir y sancionar los delitos de lavado de activos y financiamiento del terrorismo. En tanto en el Ministerio del Interior, el Departamento de Investigación Patrimonial de la DGRTID es el área a cargo de la investigación patrimonial y lavado de activos relacionados al patrimonio de personas sospechosas de narcotráfico, mientras que la Sección Lavado de Activos de la DGLCCO e Interpol está en lo operativo en investigaciones que pueden tener indicios de que haya lavado de activos.Ambos organismos públicos entienden que, dado que el Estado uruguayo propicia una cultura de responsabilidad, transparencia, integración, austeridad y mejor aprovechamiento de sus recursos, resulta necesario avanzar estratégicamente - respetando el marco legal que regula la actividad de cada institución - en diferentes dimensiones de cooperación interinstitucional como son, entre otras, la tecnológica, la simplificación de procesos, de normativa y de regulación, y de mejora de la gestión.