7 de diciembre

Presidente del BCU ante ejecutivos en el WTC: “El tipo de cambio está alineado con la tendencia internacional”

El tipo de cambio en Uruguay no está desalineado respecto al contexto internacional, sostuvo el presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, durante una disertación ante empresarios.
 
“No detectamos que haya desalineamientos significativos en materia cambiaria”, dijo Bergara frente a un grupo de altos ejecutivos reunidos en el complejo World Trade Center (WTC) de Montevideo.
 
Bergara reparó que esta variación de la unidad de medida ocurre en un momento de volatilidad internacional.
 
En ese sentido, explicó que el objetivo de la política monetaria es emitir las señales correctas a los miles de decisores descentralizados que incorporan información para operar.
 
El presidente del BCU recordó que hace algunos meses en la discusión pública se planteaba acompañar el comportamiento del tipo de cambio en Brasil cuando por algunos días llegó a cotizar a 4,25 reales para luego ubicarse en torno a los 3,80 reales por dólar.
 
“Con las intervenciones buscamos suavizar la volatilidad en el mercado cambiario por factores que no son de fundamentos”, afirmó y subrayó que esto permite que todos los agentes se adecuen al contexto.
 
La intervención del BCU ocurre mientras el dólar experimenta volatilidad internacional debido a la expectativa por la suba de tasas por parte de la Reserva Federal (FED, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, entre otros factores.
 
En este aspecto, Bergara dejó en claro que la reversión de la política monetaria de la FED será gradual rumbo a la normalización de las condiciones financieras internacionales.
 
Al realizar este análisis con foco en el interés empresarial, Bergara enfatizó que la competitividad es otro factor relevante y aseguró que, estructuralmente, el tipo de cambio incide poco.
 
En ese sentido, reiteró que la política económica atiende a todos los objetivos por igual: inflación bajo control en un entorno de flexibilidad cambiaria, preservación de la competitividad de las empresas uruguayas, trayectoria sustentable de las cuentas públicas y estabilidad financiera.
 
“Pensar que podemos concentrarnos en dos y olvidarnos de los otros es un facilismo y una irresponsabilidad”, sentenció.
 
La conferencia de Bergara denominada “Desafíos de política económica en un marco global y regional complejo” repasó las perspectivas económicas en Estados Unidos, Europa, China, Argentina y Brasil.
 
Sobre el contexto de desaceleración de la economía china, auguró que la demanda seguirá firme para los productos primarios que exporta Uruguay, debido a que ese país asiático crecerá 6,5%. “Sí afectará a los productores de minerales y metales por la caída en la inversión en China”, reparó Bergara.
 
También mencionó que Uruguay está preparado para fenómenos como la reciente subida del riesgo país en los países emergentes a raíz de los vaivenes en la Bolsa de Shangai.
 
“Cuando tenemos volatilidad, tanto desde el gobierno como desde las empresas, el enfoque está en la administración de los riesgos”, explicó.
 
En cuanto a la región, Bergara repasó que la caída de la economía de Brasil implica problemas para sectores puntuales que exportan a ese país. A su vez, también dijo que aparecen problemas estructurales que se arrastraban desde hace años en algunas empresas.
 
Al mismo tiempo, señaló que las consecuencias del proceso electoral en Argentina podrían implicar “buenas noticias” para Uruguay.
 
“Sin ser extremadamente eufórico, podrían venir buenas noticias como acercar los tipos de cambio, suavizar el cepo cambiario, reducir las restricciones a las importaciones o eliminar medidas administrativas en los puertos, todos elementos que afectaron negativamente a Uruguay”, resumió.
 
Bergara finalizó poniendo énfasis en que la economía uruguaya mantiene su fuente de crecimiento y tiene perspectivas razonables ante un mundo que presenta problemas, pero también, oportunidades.