XXXI Jornadas Anuales de Economía

El presidente del Banco Central de Argentina expuso en el BCU sobre la perspectiva macroeconómica de su país

Las Jornadas Anuales de Economía del Banco Central del Uruguay (BCU) recibieron al presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Federico Sturzenegger, con su conferencia denominada “Argentina: por qué esta vez será diferente”.
 
El presidente del BCU, Mario Bergara, introdujo la disertación de su colega argentino sosteniendo que “lo que pasa en la región sigue siendo muy importante para Uruguay” sobre todo en momentos que “Argentina y Brasil han tenido enorme volatilidad”. En ese sentido, opinó que la reversión de algunas medidas en Argentina ha tenido un impacto positivo sobre Uruguay. Entre ellas mencionó la unificación cambiaria y la eliminación del llamado “cepo”, que a su entender “facilita y resuelve la toma de decisiones”. Asimismo, entre estas medidas favorables citó que parece suavizarse la reducción a las restricciones a las importaciones, además de otras de carácter administrativo en el sector portuario.
 
Bergara estimó que la situación macroeconómica argentina presenta tensiones como la inflación extremadamente alta. “Esto además se retroalimentó en el corto plazo por procesos que apuntaban a resolver otra distorsión de muy alto déficit fiscal y falta de crecimiento”, dijo y auguró que “la resolución de estas tensiones necesita tiempo, para lo cual es necesario el financiamiento que los mercados parecen otorgarle” a ese país.
 
El presidente del BCU recordó también que Uruguay en los últimos años ha desarrollado una estrategia de diversificación de los riegos en el terreno comercial, de fuentes de inversión y financiamiento, que han reducido la exposición de la economía uruguaya con respecto a la región.
 
Por su parte, durante su exposición el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, repasó el punto actual en que se encuentra la economía del vecino país rioplatense a nivel macroeconómico.
 
En ese ámbito, destacó que la administración actual asumió con un escenario de “bajo endeudamiento externo que permitió el acceso al financiamiento”, al mismo tiempo que se resolvieron tensiones como el litigio con los fondos especulativos a partir del consenso político alcanzado en el Congreso entre la administración de Mauricio Macri y la oposición.
 
Del mismo modo, repasó algunas medidas tomadas por el gobierno actual como lo que llamó la desburocratización del sector financiero en el ámbito de la regulación.
 
Sturzenegger también se refirió a la potencialidad que presenta una economía sub-endeudada, la eliminación del denominado cepo cambiario, la baja de la presión tributaria, el establecimiento de una tasa de referencia y el establecimiento de metas de inflación que favorece la trayectoria descendente de ésta.
 
“Construir credibilidad en torno a una baja de inflación en base a metas y dejando el tipo de cambio flotar aún genera sorpresa y descreimiento en Argentina”, subrayó.
 
Esto se complementa con el incremento de la inversión extranjera directa y el ingreso de capitales favorecido por las señales dadas por la administración de Mauricio Macri.
 
No obstante, Sturzenegger comentó que “Argentina no ha cambiado todavía su patrón de moverse hacia el crecimiento desde el estancamiento estructural”.
 
Durante los comentarios finales, el presidente del BCU, Mario Bergara, señaló que hace muy bien poner el foco en la necesidad de diseñar, implementar y sostener políticas de largo plazo que en última instancia le da soporte a los procesos de inversión y de productividad.
 
“Tengamos claro que el soporte institucional y político es clave para entender los procesos y también para anticiparlos”, cerró Bergara.