Cabezal-Azul.jpg


La Superintendencia de Servicios Financieros (SSF) adoptó un conjunto de medidas orientadas a las instituciones de intermediación financiera, empresas de servicios financieros y administradoras de crédito.

​​Normativa

Comunicación 2020/179 Flexibilización reestructuraciones de créditos y clasificaciones de deudores en emergencia sanitaria

Comunicación 2020/049 INSTITUCIONES DE INTERMEDIACION FINANCIERA – EMPRESAS DE SERVICIOS FINANCIEROS y ADMINSTRADORAS DE CREDITO DE MAYORES ACTIVOS - Disposición transitoria para créditos Sector No Financiero afectados por Emergencia Sanitaria. – SUSTITUCION COMUNICACION Nº 2020/040.


Comunicación 2020/040 INSTITUCIONES DE INTERMEDIACION FINANCIERA – EMPRESAS DE SERVICIOS FINANCIEROS y ADMINSTRADORAS DE CREDITO DE MAYORES ACTIVOS - Disposición transitoria para créditos Sector No Financiero afectados por Emergencia Sanitaria.

Comunicación 2020/085​ Incremento del tope de riesgos crediticios de instituciones financieras con empresas administradoras de crédito de mayores activos y empresas que otorgan créditos al consumo declaradas conjunto económico con la institución.

Comunicación 2020/086​ - Extensión del periodo de gracia para la amortización del capital en restructuraciones de crédito problemáticas acordadas con clientes con anterioridad al 31 de agosto de 2020.

Preguntas frecuentes

¿En qué consiste la extensión de plazos de vencimiento de los créditos a plazo fijo, o amortizables?

Con fecha 27/03/2020 la Superintendencia emitió la Comunicación 2020/049 (https://www.bcu.gub.uy/Comunicados/seggco20049.pdf) en sustitución de la emitida el 19/03/2020 (https://www.bcu.gub.uy/Comunicados/seggco20040.pdf) y por la cual autoriza a las Instituciones de intermediación financiera, Empresas de Servicios Financieros y Administradoras de crédito de mayores activos, a extender  los plazos de vencimiento de los créditos  a plazo fijo o amortizables correspondientes a la cartera de créditos al Sector No Financiero, por hasta 180 días tanto del pago de capital como de intereses, sin modificaciones en la clasificación contable de las operaciones, ni en la clasificación en categorías de riesgos de los deudores. Estas extensiones de plazo se harán previo acuerdo con los clientes salvo cuando las mismas no generen intereses, en cuyo caso bastará la comunicación al deudor a efectos que pueda manifestar su negativa. La tasa de interés a aplicar durante la extensión del plazo no podrá ser mayor a la acordada en el crédito original.


¿Qué créditos abarca?

Lo dispuesto anteriormente puede ser considerado exclusivamente para los Créditos Vigentes al 29 de febrero de 2020 y aquellos que se hubiesen concretado entre el 1° y 19 de marzo de 2020, cuyos vencimientos se produzcan hasta el 31 de agosto de 2020, siempre que hayan sido otorgados a clientes afectados directa o indirectamente por la Emergencia Sanitaria declarada por el Poder Ejecutivo el día 13 de marzo de 2020.

 

¿Tengo un crédito y pedí a la entidad que me lo otorgó extender  los plazos de vencimiento y no accedió? ¿Es válido?

Cabe acotar que la Comunicación 2020/049 no obliga a las entidades a llevarlo adelante sino que las autoriza a poder hacerlo de así considerarlo. Es de conocimiento de esta SSF que las instituciones se encuentran trabajando en esa línea, algunas analizando caso por caso y otras con propuestas más generales dirigidas a determinados segmentos de clientes. Al respecto recomendamos atender las comunicaciones que dichas instituciones puedan estar haciendo en estos días en sus páginas web y/o ponerse en contacto con la institución de la cual es deudor para mantenerse informado.

 

¿Se van a generar intereses por la extensión del plazo?

Ello dependerá del criterio adoptado por cada entidad. La entidad puede aplicarlo y en ese caso la tasa de interés a aplicar durante la extensión del plazo no podrá ser mayor a la acordada en el crédito original.


¿Se va a deteriorar la categoría con la que estoy informado en la Central de Riesgos Crediticios? ¿Perjudica mi calidad de deudor?

La comunicación autoriza a que la extensión en los plazos pueda realizarse sin que afecte la clasificación en categorías de riesgos de los deudores, no obstante, ello no obliga a las entidades a mantenerla (siempre y cuando categoricen al cliente de acuerdo a las normas establecidas por el Banco Central del Uruguay al respecto).