28 de agosto de 2018

Bergara: “Alentar la posibilidad de perder el grado de inversión es una irresponsabilidad”

El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Mario Bergara, analizó los principales desafíos y oportunidades que tiene por delante la economía uruguaya en un contexto de turbulencia global y regional.

La región potencia el ruido, no solo porque los países vecinos están afectados por los precios internacionales y la fluctuación del valor del dólar, sino también porque se agregan problemas en el terreno económico y político, analizó Bergara en una exposición a la que asistió este martes 28 de agosto, invitado por la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores (ASCOMA).

En su conferencia, Bergara reflexionó respecto al crecimiento económico a tasas decentes, la recuperación de la demanda doméstica, la saludable evolución de las exportaciones de bienes y servicios y el superávit consistente de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

Esto se da en un marco fiscal ordenado, pautado por necesidad de adecuación, con crecimiento de la economía que aún no arrastra a mejoras en los niveles de empleo.

En ese sentido, Bergara remarcó los desafíos para el empleo que impone la dinámica tecnológica. “Ya existen robots que toman decisiones, leen radiografías o realizan reportes jurídicos. Esto no quiere decir que van a desaparecer esos profesionales, sino que van a realizar tareas que agreguen más valor”, analizó.

Lo mejor que puede pasar es que trabajadores y empleadores puedan sentarse a tiempo a dialogar sobre los procesos de recapacitación. El Estado en su momento generó instituciones como el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP), que puede colaborar en identificar los empleos amenazados y comenzar a recapacitar junto con las empresas a aquellos trabajadores cuyos puestos estén amenazados, añadió el presidente del Banco Central. Entre otros puntos, Bergara también remarcó la necesidad de reactivar el proceso inversor así como trabajar para bajar el déficit fiscal.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad de la deuda pública, remarcó que los niveles de endeudamiento y los intereses son manejables, pero se debe suavizar el déficit.

“Me parece muy irresponsable que en esta discusión acerca de corregir el déficit, donde no estamos parados al borde del precipicio ni mucho menos, donde aprovechamos fortalezas de la economía para manejarlo, se alienten temas que son muy caros para la sociedad uruguaya”, dijo en un tramo de su conferencia.

De esa manera, Bergara rechazó la posibilidad de que el país pierda el grado inversor y que eso represente un problema para las próximas administraciones de gobierno.

“Uruguay no está ni cerca de perder el grado inversor y (por lo tanto) hacer ruido respecto a que estamos al borde de perder el grado inversor nos parece extremadamente irresponsable e injusto. Y lo peor de todo es que se desconsidera lo que esto implica. Aunque la gente de a pie no sepa cómo le afecta, nosotros sí sabemos que afecta y mucho, porque significa si a uno le van a prestar o no, en qué condiciones y, por lo tanto, si tiene la posibilidad de sostener procesos en el terreno productivo y social. Es un tema demasiado importante como para jugar por cuestiones de política menor”, subrayó.

En ese terreno, Bergara aseguró que la visión de las agencias calificadoras descarta tal posibilidad. 


​​