Montevideo, 27 de agosto de 2020

Comité de Coordinacion Macroecónomica

​El jueves 27 de agosto de 2020, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 2 de la Ley número 18.401, de 24 de octubre de 2008, en la redacción dada por el art. 3 de la Ley número 18.670, de 20 de julio de 2010, el cual fue incorporado como artículo 41 al Texto Ordenado de la Carta Orgánica del Banco Central del Uruguay se reunió el Comité de Coordinación Macroeconómica.

Los miembros del comité, en representación del Ministerio de Economía y Finanzas y del Banco Central del Uruguay, intercambiaron información y puntos de vista sobre la situación económica general y, en particular, evaluaron la respuesta que se ha tenido frente a la crisis sanitaria que ha enfrentado el país desde marzo de este año y el efecto de las distintas medidas que se han puesto en práctica.

Se destacó la importancia de tener un alto grado de coherencia entre las diferentes políticas macroeconómicas: fiscal, monetaria - cambiaria y de ingresos, como forma de mantener un funcionamiento ordenado de la economía, ofreciendo a los agentes económicos un marco de referencia que permita tener señales claras y contribuya a la reconstrucción de la credibilidad necesaria.

La elaboración del Presupuesto por parte del equipo económico ha mostrado precisamente esa preocupación por la consistencia en la política fiscal, la monetaria y la de ingresos. Respecto a la inflación, se han considerados supuestos de una paulatina reducción de la misma en los próximos cinco años, acercándola a guarismos de largo plazo consistentes con los internacionales.

​En base a esto se resolvió reducir el rango objetivo para la inflación a partir de setiembre de 2022, el que estará entre 3% y 6%.

Adicionalmente, se estableció la necesidad de una agenda para avanzar en la desdolarización de la economía, liderada por el Banco Central pero llevada a cabo también por otros organismos públicos involucrados y con coordinación con el sector privado, como una línea de trabajo que busca potenciar la política monetaria a la vez que reduce la fragilidad financiera.

22 de septiembre de 2021
Uruguay opta por fondo de inversión en bonos verdes para diversificar su cartera de activos de reserva
El Banco Central del Uruguay (BCU) definió que una parte de los activos de reserva del Estado uruguayo que administra se destinen a inversiones y proyectos sustentables.Estos activos se han comenzado a invertir en un fondo nominado en dólares americanos, administrado por el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés), que tiene como objetivo invertir en bonos aplicados para financiar o refinanciar proyectos amigables con el medio ambiente como producción de energía renovable, eficiencia energética y otros proyectos sustentables.Este fondo implica para la cartera del BCU beneficios de diversificación debido a que la misma presenta una menor correlación con otros activos elegibles, con un riesgo de tipo de interés intermedio y un riesgo crediticio global relativamente bajo. Esto se debe a que su objetivo de duración de 5 años limita el riesgo de tasa de interés, mientras que su calificación crediticia mínima de A- / A3, según Standard & Poor's y Moody's, limita el riesgo crediticio.La inversión en este fondo forma parte de las acciones orientadas a promover las finanzas sostenibles que lleva adelante el BCU anunciadas oportunamente​. En esta línea de acción, en diciembre de 2020 el Banco Central se convirtió en miembro de la red internacional de instituciones oficiales que promueven la responsabilidad ambiental en el sector financiero, Network for Greening the Financial System (NGFS).