Montevideo, 30 de abril de 2020

Comunicado del Comité de Estabilidad Financiera

​El Comité de Estabilidad Financiera se reunió en el día de la fecha para analizar la situación del sistema financiero y evaluar los potenciales riesgos que podrían afectarle. Se concluyó que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y en condiciones de procesar los riesgos, en particular aquellos relacionados con los impactos del avance del COVID-19. Las propias capacidades del sistema, dentro de las que se destacan sus niveles de solvencia y liquidez, así como las medidas de política que vienen siendo implementadas determinan que el sistema financiero esté en condiciones de contribuir al procesamiento de los riesgos, contribuyendo de esta manera al desempeño presente y futuro de la economía. Los miembros del Comité ratifican su decisión de realizar un seguimiento constante de la situación, así como de continuar coordinando las acciones que se entiendan necesarias.

Durante la reunión se consideró que los impactos del avance del COVID-19, tanto a nivel global como doméstico, representan la principal fuente de riesgos en la actual coyuntura. A nivel global, la propagación del COVID-19 ha resultado en una abrupta desaceleración de la economía china en el primer trimestre de este año, la que se espera que durante 2020 crezca muy por debajo de lo observado en los últimos años. A su vez, las economías desarrolladas han visto fuertemente corregidas a la baja sus proyecciones de crecimiento. Los principales mercados financieros han mostrado alta volatilidad y un aumento de la demanda por activos seguros y de corta duración. La mayor aversión al riesgo por parte de los inversores ha determinado una salida de capitales desde las economías emergentes acompañada por una depreciación fuerte y generalizada de sus monedas frente al dólar americano. El precio del petróleo y, en menor medida, de otros productos básicos ha caído. La situación global ha impactado fuertemente la actividad en países de la región, complicando los procesos de corrección de desequilibrios macroeconómicos.

La economía uruguaya también viene siendo afectada por los efectos del COVID-19. La propagación del virus y las medidas de distanciamiento social necesarias para su contención tienen impactos negativos en la actividad, el ingreso y el empleo, afectando a empresas y hogares, especialmente a los más vulnerables. Ante esta situación, las autoridades vienen adoptando medidas tanto sanitarias como económicas para procesar de la mejor manera estos efectos.

En este contexto, el sistema financiero doméstico cuenta con buenos indicadores de solvencia y liquidez. A mediano plazo, sin embargo, la caída transitoria en el nivel de actividad y la incertidumbre con respecto a la evolución de la pandemia del COVID-19 impactará en la morosidad de los créditos a los sectores de actividad más afectados. Las medidas económicas adoptadas en el marco de la emergencia sanitaria (autorización de extensión de plazos de vencimientos de créditos, reducción de encajes bancarios, ampliación del fondo de garantías para créditos durante la emergencia y la apertura de líneas de crédito especiales por la banca pública) apoyan la provisión de liquidez y crédito a empresas y hogares, facilitando un procesamiento ordenado del riesgo de crédito por parte de las instituciones financieras. Estos indicadores seguirán siendo monitoreados por las autoridades a efectos de tomar las medidas de política que se entiendan necesarias.

Para evaluar la estabilidad del sistema financiero se realizaron pruebas de tensión en un hipotético escenario de riesgo caracterizado por una profundización y persistencia del choque provocado por el COVID-19. Los resultados indican que aún cuando las instituciones bancarias se verían afectadas, estarían en condiciones de procesar el riesgo. Además, varias capacidades facilitan la gestión de los riesgos: la fortaleza institucional del país, la flexibilidad cambiaria, la disminución de descalces financieros en el sector privado, el nivel de reservas internacionales, la estructura de endeudamiento y las líneas de crédito precautorio en el sector público, entre otras.

Del análisis realizado se concluye que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y en condiciones de procesar los riesgos, en particular aquellos relacionados con los impactos del avance del COVID-19. De todas maneras, los miembros del Comité ratifican su decisión de realizar un seguimiento constante de la situación, así como de continuar coordinando las acciones que se entiendan necesarias, en el lapso que medie hasta su próxima reunión ordinaria.


06 de agosto de 2020
El BCU mantiene su decisión de asegurar la liquidez durante la crisis sanitaria e inicia el proceso de modificación del instrumento de política monetaria
​El Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central del Uruguay (BCU) inició el proceso de modificación del instrumento de política monetaria desde los agregados monetarios hacia uno donde las señales se trasmitan a través de la tasa de interés, mientras se mantiene el foco en proveer la liquidez necesaria y evitar restricciones en el mercado de dinero ante la actual situación de emergencia sanitaria.En su reunión de seguimiento, el COPOM analizó lo ocurrido durante el primer mes del tercer trimestre del año. En el entorno económico generado durante la pandemia provocada por el COVID-19, se consideró la expansión de la demanda de dinero y el comportamiento de la inflación y sus expectativas, dado el rango meta establecido de entre 3%-7% para los próximos 24 meses.El entorno económico internacional presenta mercados financieros que han tendido a estabilizarse en niveles previos a la pandemia, mientras que las consecuencias negativas a nivel económico del COVID-19 se profundizan en América Latina.A nivel local, la actividad económica acentúa los signos de reactivación gradual que ha mostrado en algunos sectores a partir del mes de mayo.En el año cerrado a julio de 2020 la inflación alcanzó el 10,13%, por una menor dinámica en el sector transable a raíz de la variación del tipo de cambio, mientras que en los bienes no transables se da una recuperación en algunos sectores que habían sufrido baja de precios por efecto de la pandemia como el sector educación. En ese sentido, un foco de atención está en la expectativa de inflación de 7,8%, por encima del rango objetivo en el horizonte de política, expresada por los agentes económicos en la última edición de la Encuesta de Expectativas.Durante el mes de julio la demanda de dinero ha crecido de manera sostenida, por encima de los niveles esperados, principalmente guiada por un motivo de precaución ante la incertidumbre creada por la emergencia sanitaria. En este marco se verificó una variación interanual del agregado monetario M1' de 15,5% que excede las previsiones realizadas a finales del segundo trimestre. Dicha expansión ha tenido un correlato en la caída de las tasas de interés de los instrumentos de regulación monetaria de 130 puntos básicos. En ese sentido, la decisión de mantener una política monetaria expansiva es para que las condiciones monetarias no impliquen una restricción para la actividad económica.En función de la evolución de la actividad económica, de la inflación y sus expectativas, valoradas con preocupación por este Comité, y de acuerdo con la coyuntura y perspectivas macroeconómicas, el COPOM estimó necesario iniciar el proceso de modificación de su instrumento de política monetaria mientras mantiene el foco en proveer la liquidez necesaria y evitar restricciones en el mercado de dinero ante la actual situación de emergencia sanitaria.Basándose en estos factores y la evolución esperada de la demanda de dinero, el BCU decidió también mantener la referencia indicativa de crecimiento interanual de M1' para el tercer trimestre de 2020 en el entorno del 15%. Esta pauta es consistente con la convergencia de la inflación al rango meta de 3%-7% para los próximos 24 meses y la evolución de la actividad en línea con el producto potencial en el horizonte de política monetaria.Montevideo, 6 de agosto de 2020
23 de julio de 2020
El BCU presentó los productos y el calendario de difusión de Cuentas Nacionales - PLAE
​​El Banco Central del Uruguay (BCU) presentó el Plan de Adecuación a Estándares Internacionales de las Cuentas Nacionales. Analistas, académicos, autoridades especializadas y periodistas fueron informados de una iniciativa de largo plazo que planteó entre sus objetivos la adopción de las más recientes recomendaciones internacionales en materia de compilación de las estadísticas de Cuentas Nacionales (CN), Balanza de Pagos (BP) y Posición de Inversión Internacional (PII).En el año 2013 el Banco Central del Uruguay incorporó en su Plan Estratégico el “Plan de Adecuación a Estándares internacionales (PLAE)”, Este último, fue llevado a cabo por el Área de Estadísticas Económicas (AEE) del BCU, se basó en cuatro pilares fundamentales: el fortalecimiento del marco institucional para la generación de estadísticas básicas, la adopción del Sistema de Cuentas Nacionales 2008 (SCN 2008) y del Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional 6ª edición (MBP6), la ampliación del alcance actual y la construcción de un nuevo año de referencia.Los productos, cuyo calendario de publicación se presenta en el día de hoy, son el resultado del trabajo de los últimos 7 años del equipo del AEE del BCU con el asesoramiento técnico de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Estos resultados recogen asimismo el esfuerzo de todos aquellos que trabajaron en la elaboración de las estadísticas básicas. Se destaca la colaboración del Instituto Nacional de Estadística (INE) como rector del Sistema estadístico nacional, así como la de sus integrantes.El desarrollo del PLAE contó con el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la ejecución del plan y la compilación de la Balanza de Pagos y la Posición de Inversión Internacional, y con el apoyo del Instituto de Estadística (IESTA) y el Instituto de Economía (IECON) de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA) de la UDELAR. Asimismo contó con acuerdos o convenios de cooperación interinstitucional con el Ministerio de Turismo (MINTUR), la Oficina de Estadísticas Agropecuarias del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (DIEA), la Oficina de Programación y Políticas Agropecuarias (OPYPA), la Dirección de Zona Franca (DZF), el Banco de Previsión Social (BPS), y la Dirección General Impositiva (DGI), entre otros, y la colaboración de organismos públicos como UTE, ANTEL, OSE, AIN, ANI, y de sociedades financieras y sociedades no financieras del sector privado que brindaron información en el proceso. En lo que respecta a las estadísticas de Cuentas Nacionales (CN), al compilarse el nuevo año base, se actualizaron las clasificaciones, se revisaron las metodologías utilizadas, se incorporaron nuevas estadísticas de base y como ya se mencionó se incorporaron las más recientes recomendaciones internacionales.  En lo que respecta a la ampliación del alcance se destaca la publicación de las Cuentas por sectores institucionales.La información comprendida en estos dos sistemas (Cuentas Nacionales, y Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional) constituye la base fundamental para el análisis de los fenómenos económicos y la elaboración de políticas.Productos y calendario de difusiónEn setiembre del año 2017 se realizó la publicación del primer producto del PLAE, la Balanza de Pagos (BP) y la Posición de Inversión Internacional (PII) desde 2012. En este año 2020 está prevista la publicación de nuevos productos referentes a la compilación de las Cuentas nacionales, así como de la BP y PII con la completa armonización de ambos sistemas. Estos resultados, acompañados de las correspondientes notas metodológicas se difundirán de acuerdo al siguiente cronograma.Octubre 2020​• Cuadro de oferta y utilización para año de referencia 2012 y nueva base 2016.• Cuentas por Sectores Institucionales para los años 2012 y 2016.• La Balanza de Pagos para los años 2012 y 2016 armonizados con los Cuentas Nacionales.Diciembre 2020 • Cuentas nacionales trimestrales – compilación de seguimiento base 2016.Ver la presentación​